Oraciones a San José

Las Oraciones a San José nos enseñan la ejemplar vida de una de las figuras más cercanas a nuestro Señor Jesucristo. Vivió en humildad el privilegio de ser su padre y quizás murió antes del comienzo de la vida pública del Redentor.

Su imagen de San José permaneció en la sombra aun después de su muerte. Su culto se inició en el siglo IX, y con el las Oraciones a San José. A continuación, exponemos algunas de las oraciones a San José más emblemáticas del mundo católico.

Índice
  1. Oraciones a San José contra las Tribulaciones
    1. 1.- Oración a San José contra las Tribulaciones
    2. 2.- Oración a San José para la Protección
    3. 3.- Oración a San José Obrero
    4. 4.- Oración a San José antes de la comunión
    5. 5.- Oración por la Comunión Eucarística
    6. 6.- Oración a San José para todos los días
    7. 7.- Oración a San José contra los Pecados
    8. 7.- Oración a San José para el Auxilio Divino
    9. 8.- Oración a San José ante las Preocupaciones
  2. San José: Ejemplo de  Paternidad

Oraciones a San José contra las Tribulaciones

Oraciones a San José

1.- Oración a San José contra las Tribulaciones

 

(I)

A ti, Glorioso San José, acudimos por nuestra tribulación y le imploramos al auxilio de tu santísima esposa. Con la misericordia que te ató a la Virgen María, Madre de Dios, y por el paterno amor hacia Jesús, humildemente te pedimos que con la Sangre que adquirió nuestro Jesucristo y con tu poder y auxilio socorras nuestras necesidades. Protege, Oh magnánimo custodio de la divina Familia, la distinguida descendencia de Jesús; aleja de nosotros, oh padre amado, este flagelo de errores y vicios.

(II)

Asístenos adecuadamente desde el cielo, en esta lucha contra el poder de las sombras y las tinieblas; y como en otra época libraste de la muerte la vida del Niño Jesús, así ahora ampara a la santa Iglesia de Dios de las discrepantes insidias y de toda desgracia.

(III)

Y a cada uno de nosotros resguárdanos con tu firme patrocinio, para que, a ejemplo tuyo, y mantenidos por tu auxilio, logremos vivir y morir sacrosantamente y conseguir en los cielos la eterna bendición. Amén.

2.- Oración a San José para la Protección

 

(I)

Glorioso patriarca san José, cuyo poder hace posibles las cosas imposibles, ven en mi ayuda en estos momentos de angustia y dificultad. Toma bajo tu protección las situaciones tan graves y difíciles que te confío, para que tengan una buena solución. Mi amado Padre, toda mi intimidad y amistad está puesta en ti. Que no se diga que te haya invocado en vano y, como puedes hacer todo con Jesús y María, muéstrame que tu bondad es tan grande como tu poder.  Amén.

(II)

¡Oh San José! que los cantos de los coros celestiales alaben tus honores, que los cantos de todos los cristianos hagan resonar sus alabanzas. Glorioso ya por tus méritos, te uniste por una casta alianza / a la Augusta Virgen. Cuando sometido a la duda y la ansiedad, te asombras del estado en que se halla tu esposa / un Ángel viene a decirte que el Hijo que Ella ha concebido es del Espíritu Santo.

(III)

El Señor ha venido al mundo y lo estrechas en tu regazo; emprendes con Él camino hacia las alejadas playas de Egipto; / después de haberle extraviado en Jerusalén, le encuentras otra vez y así tus alegrías van mezcladas con tus sollozos.  Otros son vanagloriados luego de una santa muerte, y los que han merecido la palma son recibidos en el seno de la gloria; pero tú, por un admirable destino, similar a los Santos y aún más dichoso, gozas ya en esta vida de la presencia de Dios.

(IV)

¡Oh Trinidad Soberana! oye nuestras preces, concédenos el perdón; que las virtudes de José nos ayuden a subir al cielo, para que nos sea dado el don de cantar para siempre el cántico de acción de gracias, de extrema dicha y felicidad. Amén.

3.- Oración a San José Obrero

 

(I)

Nos dirigimos a ti, Oh Bendecido San José, nuestro protector en la tierra, como quien conoce el valor del trabajo y la respuesta a nuestro llamado. Mediante tu Santa Esposa, la Inmaculada Virgen Madre de Dios, y sabiendo el amor paternal que tuviste a nuestro Señor Jesús, te pedimos nos asistas en nuestras necesidades y fortalezcas en nuestros trabajos.

(II)

Por la ofrenda de realizar decentemente nuestras tareas diarias, líbranos de ceder al pecad de la avaricia de un corazón corrupto. Se tú el servicial guardián de nuestra labor, nuestro defensor y fortín contra la injusticia y el error. Seguimos tu ejemplo y buscamos tu auxilio. Socórrenos en nuestros humildes esfuerzos, para así poder obtener contigo la siesta eterna en el Cielo. Amén. 

4.- Oración a San José antes de la comunión

 

 

(I)

¡Oh dichoso varón, bienaventurado José, a quien le fue concedido no sólo ver y oír al Dios, el mismo que muchos reyes desearon ver y no lo vieron, oír y no lo oyeron; además de abrazarlo, besarlo, vestirlo y custodiarlo! Ruega por todos nosotros, amado San José, para que podamos ser dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

(II)

Oh Dios, que nos otorgaste el sacerdocio real; te pedimos que, así como San José mereció tratar y llevar en sus brazos con cariño a tu Hijo unigénito, nacido de la Santísima Virgen María, hagas que todos te sirvamos con el corazón limpio y con buenas obras, y así podamos recibir merecidamente el sacrosanto cuerpo y sangre de tu Hijo, y en el futuro merecer la gloria de la recompensa eterna. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

5.- Oración por la Comunión Eucarística

 

(I)

Oh padre celestial San José, guardia y padre de vírgenes, a cuyo fiel resguardo fueron confiadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen María: por estas dos amantísimas prendas, Jesús y María, te ruego y te imploro me alcances que, salvaguardado de toda corrupción, sirva siempre con mi espíritu limpio, mi corazón puro y mi cuerpo casto a Jesús y a María. Amén. 

6.- Oración a San José para todos los días

 

(I)

¡Glorioso Patriarca San José!, animado de una gran confianza en vuestro gran valimiento, a Vos acudo para que seáis mi protector durante los días de mi destierro en este valle de lágrimas. Vuestra altísima dignidad de Padre putativo de mi amante Jesús hace que nada se os niegue de cuanto pidáis en el cielo.

(II)

Sed mi abogado, especialísimamente en la hora de mi muerte, y alcanzadme la gracia de que mi alma, cuando se desprenda de la carne, vaya a descansar en las manos del Señor. Amén. Bondadoso San José, Esposo de María, protegednos; defended a la Iglesia y al Sumo Pontífice y amparad a mis parientes, amigos y bienhechores. Amen. 

7.- Oración a San José contra los Pecados

 

(I)

¡Oh casto esposo de la Virgen María, mi amadísimo protector San José! Cualquiera que implore tu protección experimenta tu anhelado consuelo. Se Vos mi auxilio y mi guía. Pídele al Señor por mí; líbrame del pecado, asísteme en las tentaciones y apártame del maligno pecado.

(II)

Consuélame por siempre en las angustias y aflicciones que atormentan mi alma. Sean mis ideas, pensamientos, palabras y obras fiel imitación de cuanto pueda ser fiel y agradable para alcanzar dignamente tu amparo en la vida y en la hora de la muerte. Amén. ¡Oh gloriosísimo San José! Haz que sea constante y firme en el bien; censura mis faltas y dame el perdón de mis pecados. Amen. 

7.- Oración a San José para el Auxilio Divino

 

(I)

San José, casto esposo de la Virgen María media por mi para obtener el don de la pureza. Tú que, a pesar de tus miedos personales, aceptaste dócilmente el Plan de Dios tan pronto lo conociste, ayúdame a tener esa misma posición para responder siempre positivamente en todo lugar, cuando el Señor me los pida.

(II)

Caballero sensato que no confías en la seguridad de los seres humanos, sino que siempre estuviste abierto y franco a responder a lo inesperado, dame el auxilio del Divino Espíritu para vivir también con prudencia ante las seguridades terrenales. Modelo de celo y de trabajo firme, de fidelidad sigilosa, dame esas bendiciones, para crecer más en ellas y así parecerme al modelo pleno: Jesucristo. Amen.

 

8.- Oración a San José ante las Preocupaciones

 

(I)

¡Oh Glorioso y amado San José, ¡Escucha esta palabra mía!… Yo me veo abrumada de angustias y cruces, y a veces lloro sin consuelo. Descuartizada bajo el deber de estas cruces, ya me siento desfallecer, ni fuerzas tengo para levantarme y aspiro que mi Bien me llame pronto.

(II)

En la calma, empero, comprendo que no es cosa difícil el morir… pero si el bien vivir. Por ello, acudiré a ti Padre Amado, que eres tan bueno, noble y querido, para recibir tu luz, tu consuelo y ayuda. A ti, pues, consagro toda mi vida, y en tus milagrosas manos pongo mis sufrimientos, mis cruces, los intereses de mi alma atormentada, de mi familia, incluso de los pecadores, para que luego de una vida tan sudorosa, podamos gozar para siempre contigo de la bienaventuranza del del anhelado Paraíso. Amén.

San José: Ejemplo de  Paternidad

Oraciones a San José

Al Patriarca San José podemos rezarle para que nos de su protección como padre. Como mi guía bajo su amparo , pongo mi cuerpo y mi espíritu, sin dejar de alabarlo con sus hermosas oraciones, llenas de un profundo amor. Si lo aceptas como tu Salvador siempre te cuidara de los peligros, emboscadas del enemigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir