Oraciones Poderosas a Santa Lucía

La visión es uno de los sentidos más apreciados por los seres humanos. Por eso, las Oraciones Poderosas a Santa Lucia son las más deseadas por los ciegos o las personas que sufren por problemas de la visión. De allí que esta Santa venerada como su patrona.

Se cuenta que cuando Lucía estaba en el tribunal, aun sin ojos, seguía observando todo a su alrededor. Por tal prodigio, es representada con una bandeja con dos ojos. A ella le oran en todo el mundo para pedirle su intercesión ante los problemas relacionados con la visión.

Su celebración se da todos los 13 de diciembre de cada año como mártir de la Iglesia católica, quien prefirió que le quitaran sus ojos antes de negar su amor a Cristo. Si tienes problemas de la vista, aquí te presentamos las siete (7) Oraciones Poderosas a Santa Lucía para que las clames y las hagas con fe.

Índice()

    Oraciones Poderosas a Santa Lucía

    Oraciones Poderosas a Santa Lucía

    1.- Oración Poderosa a Santa Lucía por la Visión

    ¡Oh bienaventurada y venerada Santa Lucía!, mundialmente reconocida por el pueblo cristiano como una de las santidades más poderosa contra las enfermedades de la visión; repletos de confianza y fe a ti suplicamos fervorosamente la gracia para que la nuestra se conserve sana y que la utilidad que hagamos de nuestros ojos sea por siempre beneficioso para nuestra alma, sin que por ello jamás se turbe nuestra mente, objetos o eventos peligrosos.

    Hermosa y sagrada Santa, te rogamos que todo lo santificado o religioso que (aquí se dice el nombre de la persona) vea se transforme en algo saludable y precioso motivo para amar cada día más a nuestro amado Creador y Redentor Jesucristo, a quien, por tu intervención, Oh protectora nuestra, esperamos contemplar y amar eternamente en la patria Celestial, por los siglos de los siglos. Amén.

    2.- Invocación Poderosa a Santa Lucía contra la Ceguera

    Magnánimo Dios Padre, tu que fuiste nuestro Creador y Redentor, oye nuestras plegarias con magnanimidad al venerar a tu sierva Santa Lucía, por los rayos de fe que has derramado sobre ella. Con tu infinita bondad, regálanos la capacidad de acrecentar y preservar esa misma luz en nuestras almas, para que podamos evitar el mal, hacer el bien y aborrecer la ceguera, producto del mal y del pecado.

    Confiando plenamente en Tu bondad, Oh Dios Padre amado, humildemente te suplicamos que permitas que Tu sierva Santa Lucía interceda, y que nos brindes la perfecta visión a nuestros ojos, y así podré servir a Tu honra y magnificencia, para la salvación de nuestra alma en este mundo hoy tan complejo y contaminado, para gozar de la luz perpetua del Cordero de Dios en el Paraíso celestial. Santa Lucía, Virgen y mártir mía, oye mis suplicas y no me abandones y me abandones, dejándome en la oscuridad. Atiende nuestras peticiones. por los siglos de los siglos. Amén.

    3.- Plegaria Poderosa a Santa Lucía contra el Pecado

    ¡Oh majestuosa y bondadosa Santa Lucía!, permite que la luz que recibiste en tu santo nombre me ilumine en este día, que estoy acudiendo confiadamente a tu poder sanador, para que me toques con esa luz celestial y me preserve del pecado y de las tinieblas del error.

    También quiero suplicarte que me conserves la luz de mis ojos, con una cuantiosa gracia para usarlos adecuadamente, según la voluntad de Dios Padre. Por favor, haz Santa Lucía que, después de ser venerada y agradecer este ruego, pueda definitivamente gozar en tu manto celestial de la luz eterna de Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

    4.- Oración Poderosa a Santa Lucía para la Salud

    ¡Oh Bienaventurada y adorada Virgen Santa Lucía, conocida universalmente por el pueblo cristiano como la benefactora abogada de los afligidos por las enfermedades de la visión! Hoy llenos de esperanzas y confianza acudimos a ti, para rogarte por (aquí se dice la persona por la que se pide) y pedirte la gracia de que preserves nuestra alma sana.

    Te clamamos también Santa milagrosa por la salvación de nuestra alma, sin pretender perturbar jamás nuestra mente ni la mente de nuestros hermanos. Que todo lo que puedan contemplar se transforme en salud y en un motivo valioso para amar y consagrarnos cada día más a nuestro redentor y creador Jesucristo, a quien, por tu intercesión, anhelamos ver y amar perpetuamente en su morada celestial, por los siglos de los siglos. Amén.

    5.- Invocación Matutina a Santa Lucía para Sanar la Vista

    Milagrosa Patrona Santa Lucía, con el corazón abierto y postrado ante tus pies, te ruego que le lleves estas palabras al Dios Padre, te suplico por mi salud física, y especialmente te entrego mis ojos, que padecen de (se describe el mal que se padece). Ten presente y considera en esta hora la insuficiencia que estoy aguantando y con la que sufro sin parar.

    Por eso pongo mi padecimiento en tus sagradas manos y espero pacientemente por la bondad generosa del Dios Padre Todopoderoso. Venerada Santa Lucía, escucha mis suplicas, pido tu poder y santidad, permite que pueda ver la luz del amanecer, déjame disfrutar plácidamente de los paisajes que son un obsequio del Creador.

    Pide prontamente por mí delicada salud y la sanación definitiva de mis ojos, retira del camino todo espíritu maligno de enfermedad, del que pueda provenir algún daño corporal. Concédeme la claridad que hoy requiero en mi vida y en mis apagados ojos para honrarte y darte siempre las gracias por tu clemencia y por tu amor.

    Observa amada Santa cuán restringido y humillado me encuentro ante mi imposibilidad de poder sanar el mal que hoy me aqueja y que ya no soporto prontamente esta humilde oración al Dios Padre. Sabemos que tus méritos y virtudes son grandes.

    Pero yo en cambio no las poseo, aunque confió que, por estar cerca de Él, encontraré la solución y recuperaré mi estado de salud, y así mis apreciados ojos logren por fin admirar la nobleza, majestuosidad y la belleza que el Creador me ha obsequiado. Amantísima y venerada Santa, no dejes de cuidar mis ojos y conserva intacta mi Fe. Amén.

    6.- Oración Vespertina a Santa Lucía para Sanar la Visión

    ¡Oh Santa Lucia milagrosa! Tú que tienes el poder de sanar la visión de los más afligidos y de quienes quieren contemplar la gloria del Dios Padre, del Altísimo, hoy me siento muy triste y desconsolado por los problemas que tengo y que están relacionados con mis ojos.

    Milagrosa Santidad, hijo de Siracusa, que preferiste que te sacaran tu dos bellos ojos por no renunciar ni claudicar ante la gloria del Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo, a ti te imploro con todo mi corazón y alma, para que me le devuelvas la salud a mis ojos, los cuales cada día se apagan más.

    No me abandones purísima Santa Lucia. Ocúpate de mí mal e intercede por mi ante nuestro Señor Jesucristo. Amén.

    7.- Plegaria Matutina a Santa Lucía para Sanar la Vista

    ¡Oh bienaventurada y amable Santa Lucía! Poderosa abogada de la vista; llenos de confianza a ti acudimos pidiéndote la gracia de que la nuestra se mantenga sana y que el uso que todos hagamos de nuestros ojos sea siempre para bien de nuestra alma y que todo lo sagrado o religioso que ellos vean se transforme en valioso motivo de amar cada día más a Jesucristo Redentor, a quien, por tu intercesión esperamos ver y amar eternamente en tu morada Celestial. Amén.

    ¡Oh milagrosa y amable Santa Lucía!, aquí estoy una vez más postrado ante tus pies y mirándote fijamente. He venido a suplicarte una vez más. No me cansaré de hacerlo hasta que no vea tu mano posarse en mis enfermos ojos que ya no soportan tanta oscuridad.

    Aquí estoy de hinojo ante tu altar, para suplicarte encarecidamente que atiendas mi fervoroso llamado, mi ruego, mi suplica, si solicitud, que es tan pura y tan sincera, que no hay verdad más grande que esta que siento por ti.

    ¡Oh Santísima y bondadosa Santa Lucia de Siracusa, que aun sin tus hermosos ojos podías ver la gloria y la grandeza del Dios Padre, considera mis letanías para solventar este amargo trance que me impide ver adecuadamente el mundo, a mis familiares y amigos, y me niega disfrutar y admirar todo lo bello que fue creado por el Dios Padre. Amén.

    Poderosa Santa Lucía: Patrona de los Ciegos

    Por su negativa a renegar del Dios Padre y desconocer a Jesucristo, el día 13 de diciembre del año 304, fue decapitada. Se cuenta que sumisa se arrodilló ante su verdugo preparada para su golpe mortal. Pero aún con la garganta cortada y ensangrentada, esta admirable Santa siguió exhortando a los fieles a amar a Dios.

    Su historia es muy conmovedora, ya que vivió las experiencias más tormentosas que le pueden ocurrir a una mujer en esos tiempos. De allí, que las Oraciones Poderosas a Santa Lucia sean tan aclamadas por la comunidad católica y por sus fieles devotos. No dejes de orarle, si tú o algún familiar padecen sufrimientos graves en la vista.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir