Salmos Para Expulsar Demonios

Paralelo a la existencia de los ángeles y arcángeles, que son los responsables celestiales de cumplir la voluntad de nuestro Dios Padre, existe también la de los demonios. A lo largo de toda la historia católica y cristiana nos hemos percatado de infinitos relatos que aseguran la revelación de estas entidades de la oscuridad. Por esta razón, hoy te mostraremos los más apreciados Salmos Para Expulsar Demonios de nuestras vidas y poder estar confiados.

Diversos e innumerables son los registros que nos demuestran que la Iglesia católica ha llevado a cabo minuciosamente ceremoniales o rituales buscando expulsar estas entidades malignas de los cuerpos humanos o de las casas; tanto así, que el mismo Jesucristo amado realizó las expulsiones de demonios en varias oportunidades. Por tanto, con la ayuda del Señor, nosotros también podemos hacer este tipo de procedimiento, que mejor que contar con los Salmos Para Expulsar Demonios, que a continuación detallamos.


Índice

    Salmos Para Expulsar Demonios

    Salmos Para Expulsar Demonios

    Salmo 18:2

    “Dios es tu protector, tu lugar de refugio, tu libertador, tu Dios, la roca que te protege, tu escudo, el poder que te salva, tu más alto escondite.”

    ¡Amado Padre! Que reconfortante es saber que esta bella promesa cristiana para todos nosotros está contenida en este salmo. Todos los días rememora estas palabras, porque siempre podrás contar con el apoyo del Dios Padre para que te ampare y te cuide de los demonios. En circunstancias difíciles este Salmo será como una madriguera donde puedes ir a orar para estar confiado y protegerte.

    Salmo 46.1

    ¨Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; nuestra ayuda en momentos de angustia¨.

    Este es un hermoso regalo inmerso en este Salmo, que de por sí puede potenciar tu fe y tu confianza en nuestro Dios Padre en contra de los demonios que intentan atormentar nuestras vidas. Con la fuerza y la fe en Cristo nuestro gran Maestro, podemos expulsar y echar al fuego al maligno que no cesa de atacarnos.

    Por ello, cuando lo necesites, no dudes es pedirle ayuda a nuestro Dios Padre y a nuestro Señor Jesucristo. Si lo haces el saldrá a tu encuentro y te ayudará a enfrentar cualquier demonio, en cualquiera de las angustias y dificultades.

    Él será tu guía y tu paz y podrás descansar en su regazo misericordioso, protegiéndote de esas almas perdidas. Dios te bendiga y te cuide y que cada día al levantarte lo hagas feliz, lleno de fuerza y mucha fe espiritual.

    Salmos Para Expulsar Demonios del Hogar

    Salmo 91:15-16

    “Él me invocará, y yo le responderé; estaré con él en momentos de angustia; lo libraré y lo llenaré de honores. Lo colmaré con muchos años de vida y le haré gozar de mi salvación.”

    Por medio de estos Salmos para Expulsar Demonios, podemos apreciar todo el amor de nuestro Dios Padre, quien puede obrar por nosotros en cada situación que enfrentemos relacionada con los ataques de los demonios; que intentan una y otra vez para ver si caemos rendidos a sus pies.

    Esto de la acción misericorde de nuestro Dios Padre no es una cuestión de un solo día. Si nos preocupamos por tenerlo en nuestros corazones y por cumplir sus mandamientos, cada día que transcurra será como una bendición, que nunca debemos minimizar, porque un solo día puede cambiar nuestras vidas. Pero nuestro Dios Padre puede colmarnos de muchas fuerzas, pues nada le cuesta echar los demonios y sacarlos de tu circulo amado.

    Salmos 22:19

    “Mas tú, Jehová, no te alejes; fortaleza mía, apresúrate a socorrerme.”

    En esos momentos donde los demonios nos acechan y quieren infringirnos daño y apoderarse de nuestro espíritu, es cuando debemos invocar a nuestro Dios Padre Jehová, porque él es nuestra mayor fortaleza para enfrentar a su gran enemigo Satanás.

    Y todos sabemos que el no nos va a abandonar en ese trance. Allí a nuestro lado siempre estará para socorrernos; pero nuestra fe y confianza deben estar intactas y seguras.

    Salmos Para Expulsar Demonios

    Salmo 28:7

    “El Señor es mi fuerza y mi escudo; mi corazón en él confía; de él recibo ayuda. Mi corazón salta de alegría, y con cánticos le daré gracias.”

    Siempre debemos confiar en nuestro Dios Padre, pues nos concedes la fuerza necesaria en medio de cualquier calamidad o problema. Nuestro Dios Padre es también un escudo protector contra las agresiones de los demonios malvados. Es probable que jamás lleguemos a saber con certeza de cuántos maleficios o malas intenciones Dios nos ha librado, pero lo que si es cierto que con su poder y su autoridad puede expulsar cualquier demonio.

    Con Él no estamos solos en medio de las dificultades. Él está siempre con nosotros ayudándonos y fortaleciéndonos, dándonos ánimos para seguir luchando y poder vencer los malos espíritus endemoniados. Por ese motivo, recordar que su presencia nos acompaña en cualquier lugar, debe ofrecernos la seguridad de que los ángeles caídos no podrán con su poder porque nuestros corazones están llenos de su fe, de gran regocijo y confianza.

    Salmo 116: 1-4, 8-9.

    “Amo a Jehová, pues ha oído mi voz y mis súplicas; porque ha inclinado a mí su oído; por tanto, le invocaré en todos mis días. Me rodearon ligaduras de muerte, me encontraron las angustias del Seol; angustia y dolor había yo hallado… Entonces invoqué el nombre de Jehová, diciendo: ¡Oh Jehová, libra ahora mi alma! Pues tú has librado mi alma de la muerte, mis ojos de lágrimas, y mis pies de resbalar. Andaré delante de Jehová en la tierra de los vivientes.”

    Estos Salmos para Expulsar Demonios nos revelan cuan grande es el poder de nuestro Dios Padre para enfrentarlos, y salvarnos de la muerte. Es este un verdadero Salmo de poder y de mucha energía que dirige su mirada al Señor, poniendo el alto su misericordia, su poder y protección en contra de todos esos seres de la oscuridad, la traición, la envidia, etc.

    Salmos Para Expulsar Entidades Demoniacas

    Salmo 32:3-5

    “Mientras guardé silencio, mis huesos se fueron consumiendo por mi sollozar de todo el día. Mi fuerza fue disminuyendo como al calor del verano, porque día y noche tu mano pesaba sobre mí. Pero te confesé mi pecado, y no te escondí mi maldad. Me dije: «Voy a confesar mis transgresiones al Señor», y tú perdonaste mi maldad y mi pecado.”

    ¿De qué nos sirve estar lamentándonos todo el tiempo si eso le agrada a Satanás? Lo que hay que hacer es perdonar y reír. La tristeza, el odio, etc., son sentimientos castigadores, que por su intensidad, van desgastando y quitándole energías a nuestro cuerpo y espíritu. Y la mano del Dios Padre no nos bendice, sino que se hace más inclemente por nuestra obstinación, hasta que llega el día en que confesamos nuestros pecados y nos arrepentimos, buscando el perdón y perdonando a quienes nos ofenden.

    Salmo 100:4-5

    “Ingresen por sus puertas con acción de gracias; vengan a sus atrios con himnos de alabanza; denle gracias, alaben su nombre. Porque el Señor es bueno y su gran amor es eterno; su fidelidad permanece para siempre.”

    Dándole siempre las gracias a nuestro Dios Padre, pero con alegría, con cantos de alabanzas y fe. Así debemos hacerlo todos los días para entrar por la puerta de su corazón y montarnos en sus galeras para cantarles himnos de alabanza por el amor eterno que nos da y porque su fidelidad hacia nosotros es permanente y lo hace con mucho amor, librándonos incluso de tantos demonios.

    Salmos Para Expulsar Demonios

    Salmo 91:1-2

    “El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso. Yo le digo al Señor: «Tú eres mi refugio, mi fortaleza, el Dios en quien confío».”

    Quien guarda en su corazón el amor, la obediencia y el agradecimiento, siempre estará abrigado por el Altísimo, por el Dios Todopoderoso, quien es nuestra fortaleza y refugio, y quien nos anima a seguir activados en su amor… ¿¡Cómo no confiar en su magnanimidad si siempre nos guía y nos protege y aparta de los demonios? Gracias, mil gracias Padre amado, porque en mi corazón y en mi hogar habitas por siempre. Tú me animas con estas palabras a amarte y a amarme cada día más.

    Salmo 57: 1-3

    “Ten misericordia de mí, oh Dios, ten misericordia de mí; Porque en ti ha confiado mi alma, Y en la sombra de tus alas me ampararé Hasta que pasen los quebrantos. Clamaré al Dios Altísimo, Al Dios que me favorece. Él enviará desde los cielos, y me salvará De la infamia del que me acosa.”

    Se conoce este Salmo 57 como un “Mictam” o himno cantado por el Rey David, durante su huida del Rey Saul a una cueva en las montañas. Este hermoso poema nos revela e instruye en como nuestro Dios Padre resguarda a sus siervos y les concede la libertad de todas sus angustias, especialmente cuando somos atacados por fuerzas malignas.

    Salmos Para Expulsar Demonios

    Salmo 84:11-12

    “El Señor es sol y escudo; Dios nos concede honor y gloria. El Señor brinda generosamente su bondad a los que se conducen sin tacha. Señor Todopoderoso, ¡dichosos los que en ti confían!”

    Gracias amado Padre, por tus generosos cuidados y tu magnánima misericordia. Nuevamente gracias porque solo debo vivir confiando en ti y en tu aproación. Ya Tú me has aceptado y me has dado el honor y la gloria de saberme tuyo, amado y bendecido. Siempre sin ninguna falta, sin ningún pecado quiero estar para poder contar siempre con tu poderosa bondad.

    Salmos 55:16-18

    “Pero yo clamaré a Dios, y el Señor me preservará. Mañana, tarde y noche suplico angustiado, y él me escucha. Aunque son muchos quienes me combaten, él me rescata, me salva la vida en la guerra que se libra en contra de mí.”

    Hay momentos que nos olvidamos de clamar a Dios en medio de nuestras preocupaciones o dificultades. Nos cegamos ante las amenazas que nos rodean y por la magnitud de los problemas causados por los demonios. Sin embargo, siempre que clamamos a Dios él nos escucha y atiende nuestras suplicas en contra de los demonios.

    Puede ser que en el momento seamos impacientes por las tormentas que nos acechan y no nos libere ni la domine por completo, pero siempre nos bendice con la paz que requerimos, dándonos una nueva perspectiva de la realidad que vivimos. Estos Salmos para Expulsar Demonios nos recuerdan que nuestras vidas están en sus manos y en nuestro amado Dios Padre y su hijo amado Jesucristo tenemos nuestra salvación eterna.

    Expulsar los Demonios y Quedar Libres en manos de Dios

    Salmos Para Expulsar Demonios

    Las Sagradas Escrituras nos hacen referencia a diferentes salmos sobre el poder, sobre la fuerza poderosa que nos viene de nuestro Dios Padre para enfrentar a diario los demonios, que enfrentamos en contra del poder del maligno.

    Si se cuenta con la suficiente fe y confianza en nuestro Señor Jesucristo todo será posible, y no habrá enemigo que con su poder pueda interponerse en el camino recto de un legítimo y genuino anunciador de la paz y la palabra de nuestro Dios Padre.

    En este sentido, estos Salmos para Expulsar Demonios son un arma de suma importancia y conocerlos a través de su lectura y correspondiente análisis e interpretación, nos permite conectarnos con el mensaje de salvación que nos viene del poder misericordioso y omnipotente del Santo Padre, que está sustentado en la justicia, la solidaridad, el respeto, la felicidad, la abundancia, la igualdad, el amor, la confianza y la paz verdadera y duradera.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir