Versículos Bíblicos Para Jóvenes E Interpretación

Nuestros jóvenes cada día se enfrentan a nuevas situaciones que van impactando en sus vidas. Algunas beneficiosas y otras muy lamentables. Pero con estos Versículos Bíblicos para Jóvenes podrás orarle al Dios Padre por su bienestar y entenderlos mucho más.

Cierto es que los tiempos han cambiado drásticamente y por esa razón debemos estar pendiente de ellos, pues a veces por su ímpetu, su rebeldía o soberbia, asumen retos o aventuras que pueden perjudicarlos, marcándolos para siempre.

A continuación, podrás leer estos Versículos Bíblicos para Jóvenes, cuyos consejos te ayudarán a comprenderlos cuando transites tomados de la mano de Jesús, para tener una existencialidad más concentrada en su amor y en su voluntad.


Índice
  1. Versículos Bíblicos Para Jóvenes
    1. (Salmo 119:9)
    2. Lamentaciones 3:27
    3. Eclesiastés 11:9
    4. Efesios 6:1-2
    5. Deuteronomio 5:16.
    6. Proverbios 20:11
    7. 1 Timoteo 4:12
    8. Salmo 71:5
    9. Romanos 13:13
    10. Jeremías 1:7-8
    11. 1 Corintios 10:23
    12. Tito 2:6-8
  2. Lee con tus hijos estos Versículos Bíblicos para Jóvenes

Versículos Bíblicos Para Jóvenes

Versículos Bíblicos

(Salmo 119:9)

“¿Cómo puede un joven llevar una vida íntegra? Viviendo de acuerdo a tu palabra”.

En la mayoría de los casos los jóvenes buscan actuar o comportarse según lo que dicte la sociedad, pero muy pocos se dedican en su cotidianidad a agradar al Dios Padre ¿Pero que es ser Integro? Significa ser honesto, justo, humilde, correcto, respetuoso, servicial y sobre todo amoroso.

Sin embargo, la mayor muestra de integridad se complementa cuando vivimos conforme a la Palabra, vertidas en las Sagradas Escrituras. Solo así podremos alcanzar esa virtud, tan necesaria en estos tiempos difíciles para nuestros jóvenes, especialmente en aquellos que se interesan por estar al tanto de lo que Dios espera de ellos en cada situación.

Lamentaciones 3:27

“Bueno es que el hombre aprenda a cargar su yugo desde su juventud”

Reflexionar sobre un “yugo” nos recrea en la mente dos bueyes cuya única alternativa es transitar y labrar el mismo camino. ¿Es eso lo que deseas para ti? Lo mejor sería desde tu juventud, acoger en tu corazón a Dios y convertirlo en ese compañero inseparable, llevando ese yugo, esa carga con él, permitiéndole que te guie cuando transites por senderos oscuros. Seguro estoy que con el correr del tiempo podrás voltear hacia atrás y ver la hermosura de ese camino recorrido de la mano del Dios padre y de nuestro amado Jesucristo.

Eclesiastés 11:9

“Joven, regocíjate en tu juventud; deja que tu corazón disfrute de la adolescencia. Hazles caso a los impulsos de tu corazón y responde al estímulo de tus ojos, pero ten presente que Dios te juzgará por todo esto.”

Nuestro Dios Padre en nada le incomoda o se molesta si disfrutas la vida. ¡Es todo lo contrario! Él solo quiere que goces tus años de juventud, que la Hazles vida que Él te ha obsequiado la vivas a plenitud. Pero debes hacerlo con cuidado, con prudencia, con cautela, fundamentando todas tus acciones y actitudes en lo que mantiene alegre su corazón.

Nuestro Dios es inmensamente magnánimo y siempre está esperando de cada Joven una oración, un gesto liberador, una palabra de agradecimiento, para que cuando llegue el momento de juzgarnos, habitemos en su corazón y podamos ser perdonados por nuestros pecados.

Versículos Bíblicos

Efesios 6:1-2

“Hijos, obedezcan en el Señor a sus padres, porque esto es justo. “Honra a tu padre y a tu madre” — que es el primer mandamiento con promesa.”

A diario conocemos de familias donde los jóvenes hijos pretender hacer su voluntad, sin percatarse del daño que se están haciendo, incluso desobedeciendo a sus padres, quienes viven angustiados por las decisiones que puedan tomar.

Obedecer a nuestros Padres, en el nombre de nuestro Dios Padre, es y debe ser lo justo, por cuanto, a unos padres honrados, preocupados, atentos y desprendidos, que siempre se preocupan por sus hijos jóvenes, hay que honrarlos, como lo dictaminan los mandamientos de la Ley de Dios.

Deuteronomio 5:16.

“Los hijos deben honrar y obedecer a sus padres. Esto implica tratarlos con respeto y dignidad. Si conoces los mandamientos, entonces sabes la promesa que contiene este mandamiento: para que tengas larga vida y para que te vaya bien.”

Los jóvenes que honran y obedecen a sus padres y los tratan con dignidad y respeto, son bien visto por nuestro Dios Padre, quien nos prometió en su mandamiento, una larga vida, pero sobre todo para nos vaya bien. Es un deber de todo hijo respetar a sus padres.

Quien es educado o formado teniendo presente la obediencia hacia sus progenitores, incluso a sus abuelos, podrá tener larga vida, gracias a esas enseñanzas y advertencias de los viejos.

Proverbios 20:11

“Por sus hechos el niño deja entrever si su conducta será pura y recta”.

Aunque no importa mucho lo que digamos o pensemos, son nuestros hechos los que nos delatan y muestran la verdadera realidad que hay dentro de nuestros corazones. La integridad y la conciencia pueden notarse o salir a flote en la forma como tratamos a los demás y en la manera como nos comportarnos.

Pero los niños son esponjas que absorben nuestras actuaciones como padres. Por eso, debemos estar pendiente y tener mucho cuidado cuando hablamos o hacemos cosas desagradables delante de ellos, ya que paulatinamente van captándolas y luego las reflejan en otros momentos, poniendo en duda nuestra formación y avergonzándonos delante de los amigos o extraños.

Versículos Bíblicos Para Jóvenes Rebeldes

1 Timoteo 4:12

 Que nadie te menosprecie por ser joven. Al contrario, que los creyentes vean en ti un ejemplo a seguir en la manera de hablar, en la conducta, y en amor, fe y en tu pureza”

Nadie tiene el derecho de despreciar o humillar a ningún joven. A menudo, creemos que da lo mismo cómo nos expresamos en la calle o cómo nos comportamos en nuestros hogares, ya que los extraños ni siquiera se fijan. Pero eso es totalmente falso. Dios nos está observando a cada momento.

Por eso, es agradable a nuestros ojos observar a un joven o a una joven cuando aman al Dios Padre de todo corazón y su comportamiento es acorde con la fe y las enseñanzas aportadas desde las Sagradas Escrituras. Lo mejor es retarnos a nosotros mismos como ejemplo al hablar, al andar, y en las relaciones interpersonales que a diario mantenemos con nuestras amistades o familiares.

Salmo 71:5

“Tú, Soberano Señor Mio, siempre has sido mi esperanza; y en ti he confiado desde mi juventud”.

Una de las vivencias y satisfacciones más grandes e importantes de nuestras vidas es aquella cuando al voltear nuestra cara y vemos hacia atrás, y logramos ver el sello, la marca, la firma del Dios Padre en nuestra existencia pasada.

Cuando nos percatamos de su intervención, de su amor y lealtad. Es este un buen regalo que nos ha confiado desde nuestra juventud. Permitir que Él sea el dueño de nuestras vidas y de nuestros corazones, no tiene precio ¡No te arrepentirás nunca de ello!

Romanos 13:13

“Vivamos decentemente, como a la luz del día, no en orgías y borracheras, ni en inmoralidad sexual y libertinaje, ni en disensiones y envidias.”

Debemos ser la luz, mediante una vida que nos haga sentir realizados y que inspire a otros a ser mejores y mas humanos, para demostrarnos que en Cristo Jesús estamos y nos sentimos completos. Con sencilla humildad, busca donde quiera que vayas, que todos los que te conozcan y te aprecian digan: "mi vida es mejor porque un día te conocí y aprendí de tus enseñanzas".

Versículos Bíblicos Para Jóvenes Soberbios

Jeremías 1:7-8

“Pero el Señor me dijo: No digas: “Soy un muchacho”; porque a todos a quienes yo te envíe tú irás, y todo lo que te mande dirás. No tengas temor de ellos, porque yo estaré contigo para librarte, dice el Señor.”

Jeremías en este Versículo fue muy claro, cuando nos alienta a decir que no somos muchachos, porque debemos ir a donde nos envíen y decir todo lo que se nos pida en el nombre de nuestro Dios Padre, sin que el temor nos cohíba, nos limita u obstaculice nuestras acciones. Nada de miedo, porque nuestro Dios Padre siempre está de nuestro lado si somos obediente y humildes. Es como nuestro norte para librarnos del pecado y en Él debemos confiar.

1 Corintios 10:23

“Todo me es lícito, pero no todo conviene. Todo me es lícito, pero no todo edifica.”

Este es uno de los Versículos mas importante que todo joven debe tener presente en su vida, pues, aunque puedan hacer lo que quiera, muchas de esas cosas no les convienen hacerlas pues dañan su reputación.

Y aunque pretendan hacer lo que aspiren, muchas de esas cosas no son edificantes. Por lo tanto, lo licito a veces ni conviene ni es constructivo para los jóvenes. De allí la precaución que todo joven debe tener a la hora de tomar sus decisiones y actuar.

Tito 2:6-8

Exhorta también a los jóvenes para que sean prudentes; preséntate tú mismo en todo como ejemplo de buenas obras y muestra en las enseñanzas integridad y seriedad, con sanas e irreprochables palabras, para que el adversario se avergüence y no tenga nada que reprocharles ni decir de ustedes.”

Una de las cosas que los padres valoran en sus hijos y en los jóvenes es la prudencia, la cautela, la precaución a la hora de tomar decisiones. Y nosotros los padres somos el modelo. Ellos nuestro reflejo. Sus buenas acciones y comportamientos reflejan las enseñanzas de los padres, quienes se sentirán orgullosos de la rectitud y honestidad de sus hijos ante los demás.

Lee con tus hijos estos Versículos Bíblicos para Jóvenes

Versículos Bíblicos Para Jóvenes Angustiados

El ímpetu, la gallardía, la fortaleza y la pasión de los jóvenes son características que nuestro Dios Padre las valora sobremanera, por cuanto los vuelve atrevidos y aventureros en sus vidas. Pero cuando se trata de difundir sus enseñanzas a través de las sagradas escrituras, su valor se multiplica aun más, gracias a su creatividad y a sus destrezas y capacidades innatas, tanto físicas como espirituales.

Los jóvenes están llamados a edificar un nuevo mundo cuando nuestro amigo Jesús vuelva a nosotros, tal y como lo reseña el ultimo Versículo del Apocalipsis, cuando nos confirma que Él vendrá como recompensa de quienes lo recibieron como su Salvador y se mantuvieron fieles en medio de tantas luchas y dificultades de la vida. “¡Miren que pronto vengo! Y traigo conmigo mi recompensa, para pagarle a cada uno según lo que haya hecho. Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin. (Apocalipsis 22: 12-13)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir