Versículos Bíblicos Sobre La Muerte

Para un cristiano la muerte ya no es un enemigo. Pero para sus seres amados continúa siendo algo difícil de sobrellevar. Por ello, te ofrecemos en esta ocasión estos Versículos Bíblicos sobre la Muerte, que esperemos los ayuden a levantar su mirada al cielo mientras vivencian el duelo.

No obstante, la muerte es la consecuencia del pecado. Hoy te exhortamos a leer y reflexionar sobre estos Versículos Bíblicos sobre la Muerte, donde encontrarás verdaderas razones para visionar de una forma diferente su significado, especialmente ahora que la pandemia mundial nos ha sumergido en un caos de tristeza y muertes.

Índice()

    Versículos Bíblicos sobre la Muerte

    Versículos Bíblicos sobre la Muerte

    Romanos 8:38–39

    “Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”

    En estos Versículos Bíblicos sobre la Muerte, de lo primero que se habla es de la muerte, pues nada ni nadie, nos puede alejar ni apartar del amor de nuestro Dios Padre si tenemos con fe en nuestros corazones a Jesús nuestro Señor, quien se sacrificó por todos nosotros para salvarnos de la muerte eterna. (Romanos 8:38–39)

    1 Corintios 15:51–57

    “Les digo un misterio: no todos dormiremos (moriremos), pero todos seremos transformados en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final. Pues la trompeta sonará y los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

    Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Pero cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: “Devorada ha sido la muerte en victoria. “¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde, oh sepulcro, tu aguijón?” El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley; pero a Dios gracias, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. (1 Corintios 15:51–57)

    Con el tronar de la trompeta los muertos resucitarán “incorruptibles” y nosotros, los creyentes de la gloria del Señor, seremos transformados, revividos y se cumplirá la palabra sagrada “Devorada ha sido la muerte en victoria” y al ser vencida la muerte generada por el pecado, la vida eterna se impondrá, gracias al poder de nuestro Dios Padre y su amado hijo Jesús.

    Juan 11:25–26

    Jesús le contestó: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en Mí, aunque muera, vivirá, y todo el que vive y cree en Mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?” (Juan 11:25–26)

    La cuestión es sencilla. Si creemos en Jesucristo como nuestro Salvador, la muerte nunca tocará nuestra puerta y no moriremos jamás, porque con su resurrección, nuestro Dios Padre nos demostró que es el dueño absoluto de la vida, y aunque lleguemos a morir, seremos salvados de la muerte para volver a la vida.

    Versículos Bíblicos sobre la Muerte

    Juan 3:16

    “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito (único), para que todo aquél que cree en El, no se pierda, sino que tenga vida eterna.” (Juan 3:16)

    No es fácil para un padre que ama a su único hijo entregarlo al mundo como sacrificio, como lo hizo nuestro Dios Padre Jehová. Pero tal es el amor que nuestro Dios Padre nos tiene que con su sacrificio, todos los que creamos en Él y en su magnánimo poder, nunca moriremos. De lo contrario, la muerte será por siempre y estaremos perdido. Creer con fe en su gloria es lo único que nos puede salvar, aunque hayamos muerto.

    1 Corintios 2:9

    “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han entrado al corazón del hombre, son las cosas que Dios ha preparado para quienes lo aman.” (1 Corintios 2:9)

    Asombrosas e inexplicables serán esas cosas que nuestros ojos y oídos ni habrán visto ni oído. Pero serán, gracias al poder de nuestro Dios Padre, quien tiene la potestad para vencer la muerte y darnos de nuevo la vida, como se la devolvió a Jesús al tercer día, tal y como se lo prometió. Así que confiemos; tengamos la fe suficiente y la paciencia para esperar por todo lo que nuestro Dios Padre nos tiene preparados.

    Apocalipsis 1:17–18

    “Al verlo, caí como muerto a sus pies. Y Él puso su mano derecha sobre mí, diciendo: “No temas, Yo soy el Primero y el Ultimo, y el que vive, y estuve muerto. Pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades (región de los muertos). (Apocalipsis 1:17–18)

    Y fue así, porque con su resurrección nuestro Dios Padre le entregó a su amado hijo Jesús las llaves de la muerte; pero también le concedió la esencia de la vida y su dominio, a todo aquel que crea en Él. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Versículos Bíblicos sobre la Muerte

    Apocalipsis 14:13

    “Entonces oí una voz del cielo que decía: “Escribe: ‘Bienaventurados los muertos que de aquí en adelante mueren en el Señor.’ ” “Sí,” dice el Espíritu, “para que descansen de sus trabajos, porque sus obras van con ellos.” (Apocalipsis 14:13).

    Juan, quien fue raptado de la Isla de Pastmo y elevado al Cielo, en sus relatos nos reseña lo que ha de acontecer, y por medio de una bienaventuranza, hace referencia a los muertos y a quienes mueren en el nombre del Señor Jesucristo, pues ahora les ha llegado la hora de descansar-

    Romanos 14:7–9

    “Porque ninguno de nosotros vive para sí mismo, y ninguno muere para sí mismo. Pues si vivimos, para el Señor vivimos, y si morimos, para el Señor morimos. Por tanto, ya sea que vivamos o que muramos, del Señor somos. Porque para esto Cristo murió y resucitó, para ser Señor tanto de los muertos como de los vivos.” (Romanos 14:7–9)

    Aquí se establece claramente que nuestro Señor Jesucristo es el amo y señor de la vida y de la muerte. Vivos o muertos pertenecemos al Señor, es decir, nuestra vida y muerte está en sus manos y a Él debemos servirle.

    Filipenses 1:21–23

    “Para mí, el vivir es Cristo y el morir es ganancia. Pero si el vivir en la carne, significa para mí una labor fructífera, entonces, ¿no sé cuál escoger? Porque de ambos lados me siento comprometido, teniendo el deseo de partir y estar con Cristo, pues eso es mucho mejor. (Filipenses 1:21–23)

    Tanto la vida como la muerte se constituyen en una ganancia si se le ha servido con fe y amor a nuestro Dios Padre y a su hijo amado Jesucristo; pero vivir solo lo carnal, aunque nos permita las satisfacciones terrenales de multiplicarnos, contar con una familia, tener hijos y un hogar, etc., implica minimizar ese deseo de servirle siempre al Dios Padre, a pesar de que en ambas situaciones nos podemos sentir a gusto y premiados. Solo queda decidir. Y allí entra en juego el libre albedrio.

    Versículos Bíblicos sobre la Muerte

    2 Timoteo 4:7–8

    “He luchado en la buena batalla, he culminado la carrera, he guardado la fe. En el futuro tengo reservada la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me otorgará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman Su regreso.” (2 Timoteo 4:7–8)

    Todo aquel que haya cumplido con las leyes y los mandamientos de nuestro Dios Padre, con fe y amor, tiene reservado su la corona de la salvación, porque nuestro Dios padre y su hijo Jesús son justos y nunca dejarán de cumplir sus promesas, de quienes solo deseamos que regrese para que no nos la otorgue, porque es una corona de vida.

    Apocalipsis 21:4

    “El enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado.” (Apocalipsis 21:4)

    Con el regreso de nuestro Señor Jesucristo, la muerte ya no será mas. El secará nuestras ultimas lagrimas, por haber ya pasado la primera etapa de muerte y destrucción. Estas nuevas cosas son diferentes. Son de vida y de salvación para quienes han luchado, han cumplido con sus mandamientos y lo han hecho con fe.

    Santiago 1:12

    “Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado (ha pasado la prueba), recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que Lo aman.” (Santiago 1:12)

    Muy análogo a lo expresado anteriormente, quien no pierde la fe y se mantiene firme en la fe, ha demostrado ya su lealtad, por lo tanto tiene derecho a ser bendecido con la vida eterna, tal y como lo prometió nuestro Señor Jesucristo.

    Versículos Bíblicos sobre la Muerte

    1 Corintios 15:42–44

    “Así es también la resurrección de los muertos. Se siembra un cuerpo corruptible, se resucita un cuerpo incorruptible; se siembra en deshonra, se resucita en gloria; se siembra en debilidad, se resucita en poder; se siembra un cuerpo natural, se resucita un cuerpo espiritual. Si hay un cuerpo natural, hay también un cuerpo espiritual.” (1 Corintios 15:42–44)

    Cuando Jesús regrese a cumplir con su promesa de salvación y de vida, la resurrección será esencial en todo. Pero la resurrección de las cosas buenas, pues si hay un cuerpo material, aunque se siembre un cuerpo natural, debe resucitar un cuerpo espiritual, renovado, incorruptible, sin deshonra, glorificado, empoderado,

    Romanos 6:23

    “Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” Romanos 6:23

    Con nuestros pecados pagamos nuestra muerte. Eso nos destruye frente a Dios, quien es el único que tiene el poder de darnos la vida eterna, pero en el nombre de Jesucristo, quien al regresar nos levantará de la muerte, transformados y llenos de vida.

    Versículos Bíblicos sobre la Muerte para una Nueva Vida

    Versículos Bíblicos sobre la Muerte

    Las Sagradas Escrituras nos habla de la muerte como si fuese un sueño, pero también se refiere a resurrecciones, del alma y el espíritu en la muerte, y la inmortalidad; también hay que aclarar que el paso o trance entre la muerte y la resurrección se asemeja como a la ausencia de la conciencia sobre lo que está sucediendo o del tiempo que pasa, etc.

    El hecho de morir entonces es como irnos a dormir el sueño eterno; más tu  próximo momento de pensamiento consciente será cuando Dios te despierte y te resucite devolviéndote la vida. La idea de ofrecer estos Versículos Bíblicos sobre la muerte es aportar nuevas perspectivas y criterios sobre estos temas tan debatidos por todos los cristianos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir