Versículos De Guerra Espiritual

Existen dos aspectos básicos para abordar la guerra espiritual. Lo primero es preguntarse ¿Existe esta guerra espiritual? Y lo segundo, ¿Qué nos expresa la Biblia acerca de la guerra espiritual? En estos Versículos de Guerra Espiritual ampliaremos aún más esta temática. Las Sagradas Escrituras son muy clara y Pedro lo advierte "Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar." (1 Pedro 5: 8).

Nuestro enemigo, Satanás, es una entidad real, con autoridad en este mundo para gobernar desde las tinieblas y promover la guerra espiritual, es decir, la idea de que luchamos de alguna forma contra poderes sobrenaturales.

En Efesios 6: 10-18, es Pablo quien advierte que los creyentes luchan contra los planes de Satanás y que esta es una guerra espiritual, no física.  La segunda pregunta, es más controvertida. El problema básicamente se origina cuando hacemos demasiado hincapié en la guerra espiritual al ver cada suceso de la vida como parte de ella o cuando le restamos importancia ignorando por completo el reino espiritual.


Índice()

    Versículos de Guerra Espiritual

    Versículos de Guerra Espiritual

    Efesios 6:12

    “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las {huestes} espirituales de maldad en las {regiones} celestiales.”

    En una lucha o una guerra constante vivimos los seres humanos. Una aquí en la tierra y otra espiritual. Ciertamente batallamos fuertemente contra el demonio, contra las malas intenciones, contra los desvíos, contra todo lo malo que se nos acerque.

    La guerra es doble, enfrentando las tentaciones del inicuo, de sus ángeles endemoniados que a diario nos hostigan. Esa es la guerra mas fuerte, porque en verdad la lucha de nosotros no es contra nuestra sangre y nuestra carne. No. Jamás. La lucha es contra los poderes malvados de este mundo, donde a veces las tinieblas y la oscuridad nos colman y buscamos una luz, por donde guiarnos. Y Esa luz es Jesucristo Redentor.

    2 Corintios 10:3-4

    “Pues, aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne; porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas.”

    La carne y la sangre la podemos mantener limpia, pura, si aceptamos a nuestro Dios Padre como nuestro creador y a Jesucristo como nuestro salvador. Las armas de nuestra guerra son espirituales, fundadas en la obediencia y la confianza en nuestro Dios Padre.

    De Él nos vienen las fortalezas para poder enfrentar la guerra mundana de los ángeles del maligno. Esta debe ser una guerra constante, porque Satanás nunca descansará para que perdamos esa guerra espiritual.

    Versículos de Guerra Espiritual

    Romanos 13:12-14

    “La noche está muy avanzada, y el día está cerca. Por tanto, desechemos las obras de las tinieblas y vistámonos con las armas de la luz. Andemos decentemente, como de día, no en orgías y borracheras, no en promiscuidad sexual y lujurias, no en pleitos y envidias; antes bien, vestíos del Señor Jesucristo, y no penséis en proveer para las lujurias de la carne.”

    Para un buen cristiano, su deber es apartarse de los escenarios tenebrosos y cuidar nuestras acciones. Lo que debemos hacer es llenarnos de luz, de sabiduría, con armas de amor y piedad hacia el prójimo.

    Siguiendo las enseñanzas de nuestro amado Jesucristo. Pero eso sí. Debemos transitar nuestras vidas con decencia, sin lujuria, sin alcohol, sin drogas, apartándonos de las orgias y la promiscuidad sexual.

    El matrimonio es un buen freno para esas cosas indebidas. Lo mismo sucede con las mentiras, las envidias y la hipocresía para con nosotros mismos y para con nuestro Dios Padre. Detestable esos comportamientos escasos de luz.

    Gálatas 5:17

    “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el {del} Espíritu {es} contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis.”

    Los deseos de la carne, sino son bendecidos en matrimonio por nuestro Dios Padre, es una afrenta al Espíritu Santo, que es la esencia del verdadero amor. Por tanto, engañar al Espíritu no lo podrán hacer, porque el se opone a los deseos de la carne.

    Versículos de Guerra Espiritual

    Efesios 3:16-17

    “Les pido que, a través del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor.” (Efesios 3:16-17)

    La Fe en nuestro Dios Padre es un arma poderosa para enfrentar la guerra espiritual que a diario vivimos para no dejarnos doblegar por los poderes del maligno.

    La Fe es algo indescriptible, invisible, es la creencia firme y convincente en nosotros de la grandeza de nuestro Dios Padre, quien nos pide que, a través del Espíritu Santo, y su gran poder misericordioso, se fortalezca nuestra lucha diaria haciendo que Jesús se adentre y conviva en nuestros corazones para que irradien al prójimo amor y compasión.

    Si tenemos fe podemos hacer que se cumplan nuestros buenos deseos cuando debemos enfrentar las fuerzas del mal.

    Romanos 15:13

    “Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo.” (Romanos 15:13)

    Cuando el espíritu santo está en nosotros, podemos ganar la guerra espiritual. En esto tiene que ver mucho la fe, que no solo es la creencia firme en nuestro Dios Padre y sus promesas, sino también la convicción y seguridad de estar protegidos y de poder contar con un mundo mejor, lleno de alegría y paz, gracias a la fuerza del Espíritu Santo, para todos aquellos que creen en Él, y confían en sus palabras sagradas. Allí se asienta la esperanza de cada uno de nosotros sus hijos creyentes. Estos Versículos de Guerra Espiritual lo confirman.

    Versículos de Guerra Espiritual

    1 Pedro 1:8-9

    “Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto; y aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso, pues están obteniendo la meta de su fe, que es su salvación.” 

    La guerra espiritual que a diario libramos todos los cristianos contra el maligno es para lograr nuestra salvación. Aunque no hayamos visto nunca al Dios Padre, lo sentimos y siempre nos da señales cuando se lo suplicamos.

    Siempre lo amamos a pesar de su invisibilidad y creemos fervientemente en su grandeza y su poder, pero su fuerza espiritual nos acompaña, lo que nos llena de una alegría y una satisfacción que no podemos describir.

    Es una sensación única y muy subjetiva porque su gloria y misericordia la vivimos muy profundamente en nuestros corazones, al saber que estamos alcanzando esa meta tan apreciada que es la salvación eterna.

    1 Corintios 15:42–44

    “Así es también la resurrección de los muertos. Se siembra un cuerpo corruptible, se resucita un cuerpo incorruptible; se siembra en deshonra, se resucita en gloria; se siembra en debilidad, se resucita en poder; se siembra un cuerpo natural, se resucita un cuerpo espiritual. Si hay un cuerpo natural, hay también un cuerpo espiritual.” (1 Corintios 15:42–44)

    La guerra espiritual es para lograr la salvación divina. Cuando Jesús regrese a cumplir con su promesa de salvación y de vida, la resurrección será esencial en todo. Pero la resurrección de las cosas buenas, pues si hay un cuerpo material, aunque se siembre un cuerpo natural, debe resucitar un cuerpo espiritual, renovado, incorruptible, sin deshonra, glorificado, empoderado. Todo esto para desterrar el otro cuerpo infectado.

    Versículos de Guerra Espiritual

    1 Juan 3:8: 

    “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.”

    Y no solo lo practica, sino que lo engendra y lo promueve entre los seres humanos con engaños, mentiras, envidias, malas intenciones, etc. Por ello vino Jesucristo al mundo para detenerlo y acabar con tanta maldad y las obras malignas de Satanás.

    Zacarías 4:6

    “Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.”

    Aquí se hace referencia al mensaje dado por el Señor a Zorobabel, destinado a dar la batalla espiritual a través de la superioridad y majestad que representa el espíritu de nuestro Señor Jesucristo, obviando la fuerza y el poder, ya que el alcance del Espíritu Santo es imperecedero e inagotable, lo que sirve de garantía para la victoria suprema en la guerra espiritual a la que estamos sometidos a diario.

    Versículos de Guerra Espiritual para Librarnos de Satanás

    Versículos de Guerra Espiritual

    Las Sagradas Escrituras de la Santa Biblia nos hacen referencia a diferentes Versículos de Guerra Espiritual, todos relacionados con la batalla y la victoria espiritual. Si se cuenta con la suficiente fe en nuestro Señor Jesucristo todo será posible, y no habrá enemigo o acoso espiritual que pueda interponerse en el camino rector de un legítimo y genuino anunciador de la paz y la palabra de nuestro Dios Padre.

    En este sentido, estos Versículos de Guerra Espiritual son un arma de suma importancia y conocerlos a través de su lectura y correspondiente análisis nos permiten conectarnos con el mensaje de salvación que nos viene del Santo Padre, que está sustentado en la justicia, la solidaridad, el respeto, la felicidad, la abundancia, la igualdad, el amor, la confianza y la paz verdadera y duradera.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir