13 Oraciones A Dios Para Momentos Difíciles

Una de las mejores maneras de traer paz y consuelo a tu vida es buscar la oración y el alivio de nuestro Dios de arriba. Estas oraciones a Dios para momentos difíciles son tranquilizadoras, sirven para consolar en tiempos difíciles le ayudarán a encontrar algún equilibrio a medida que se apoya en las promesas del Señor.

Solo cuando se busque a Dios en oración, con fe, humildad y sinceridad se podrá alcanzar la ayuda que busca. Orar es conseguir alegría y paz interior, es salvarse de la desesperación. Las oraciones a Dios para momentos difíciles le darán la fuerza que necesite en ese duro momento por el cual está atravesando y de alguno u otra manera en tender lo que necesita y pueda cambiar.

13 Oraciones a Dios para momentos difíciles

Oraciones a Dios en momentos difíciles

Oración # 1
Velad, Señor, con los que trabajan, con los que velan, con los que velan, con los que lloran esta noche, y haced que vuestros ángeles se ocupen de los que duermen. Cuida a los enfermos, Señor Cristo; da descanso a los cansados, bendice a los moribundos, alivia a los que sufren, compadece a los afligidos, protege a los alegres; y todo por tu amor. Amén.
Oración # 2
Señor, gracias porque nuestro consuelo abunda por medio de Cristo. Nada en el mundo puede traernos el consuelo y la paz que sólo tú puedes ofrecernos. Gracias por entender nuestras pruebas, y te preocupas. A través de nuestra propia lucha y dolor, ayúdanos a ser tus vasos para ofrecer consuelo y fuerza a otros que están sufriendo. Amén
Oración # 3
Dios, la fuerza de los débiles y el consuelo de los que sufren: Escucha mis oraciones y concédeme el poder de tu gracia, para que mi enfermedad se convierta en salud, y mi dolor en alegría; por amor de Jesucristo. Amén.
Oración # 4
Oh Dios, la fuente de toda salud: Llena mi corazón de fe en tu amor, para que con serena expectación haga lugar a tu poder para poseerme, y acepte con gracia tu curación; por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Oración # 5
Dios de todo consuelo, nuestra ayuda presente en la angustia, esté cerca de mí. Mírame con los ojos de tu misericordia; consuélame con el sentido de tu presencia; protégeme del enemigo; y dame paciencia en mi aflicción. Devuélveme la salud y guíame a tu gloria eterna; por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Oración # 6
Este es otro día, oh Señor. No sé lo que producirá, pero prepáreme, Señor, para lo que sea. Si voy a levantarme, ayúdame a levantarme con valentía. Si voy a quedarme quieto, ayúdame a sentarme en silencio. Si voy a esconderme, ayúdame a hacerlo con paciencia. Y si no voy a hacer nada, déjame hacerlo galantemente. Haz que estas palabras sean más que palabras, y dame el Espíritu de Jesús. Amén.
Oración # 7
Tú nos recuerdas una y otra vez en tu Palabra que siempre estás con nosotros. Nos dices que no temamos y nos acercas a tu Presencia. Eres el único lugar donde encontramos refugio en las tormentas que nos rodean ahora mismo, Señor. Eres el único lugar donde podemos encontrar paz y fuerza. Así que te pedimos tus palabras de verdad y poder para fortalecernos en nuestro ser interior y vivir nuestros corazones para ti. Gracias por tu bondad, gracias por saber cómo nos comportamos y tienes un plan. Te miramos hoy nuestro Señor y Salvador, es tu rostro el que buscamos. Amén
Oración # 8
Señor Jesucristo, por tu paciencia en el sufrimiento santificaste el dolor terrenal y nos diste el ejemplo de la obediencia a la voluntad de tu Padre: Acércate a mí en mi tiempo de debilidad y dolor; sostenme con tu gracia, para que mi fuerza y mi coraje no fallen; sáname según tu voluntad; y ayúdame siempre a creer que lo que me sucede aquí tiene poco valor si me mantienes en la vida eterna, Señor mío y Dios mío. Amén.
Oración # 9
Santo y Bendito: resplandece sobre mí mientras estoy acostado sin dormir. Ilumina mi espíritu y dame descanso en ti, para que pueda reconocerte como el verdadero Dios que nos saca de las tinieblas y nos lleva a nuestra luz eterna. Amén.
Oración # 10
Mientras Jesús clamaba en la cruz, yo clamo a ti con dolor, oh Dios, mi Creador. No me abandones. Concédeme alivio de este sufrimiento y consérvame en paz; por Jesucristo mi Salvador, en el poder del Espíritu Santo. Amén.
Oración # 11
Gracias Señor, porque has vencido todos los problemas y obstáculos. Gracias por haber vencido el pecado, la muerte y cualquier mal que podamos enfrentar hoy. Y gracias a ti, nosotros también somos vencedores. Nosotros también podemos tener victoria, y podemos caminar fuertes en tu paz. Amén
Oración # 12
Oh Padre celestial, tú das sueño a tus hijos para refrescarles el alma y el cuerpo: Concédeme este don, te lo ruego; mantenme en la paz perfecta que has prometido a aquellos cuyas mentes están fijas en ti; y dame tal sentido de tu presencia, que en las horas de silencio pueda disfrutar de la bendita seguridad de tu amor; por Jesucristo nuestro Salvador. Amén.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba