Oraciones Para La Protección Del Hogar

Un hogar es un espacio privilegiado donde compartimos, soñamos o vivenciamos los sentimientos más hermosos. Por eso, siempre es bueno elevar al cielo estas Oraciones para la Protección del Hogar, sobre todo ahora que la delincuencia acecha.

Sin embargo, el hogar debe ser concebido como el sagrado espacio desde donde conversamos con Dios. Aunado a esto, cada uno de nosotros tenemos otro hogar, otro templo que es aún más importante y debe ser consagrado al Dios Padre para resguardar y salvar nuestras vidas.

Hablamos de nuestro cuerpo, el arca perfecta creada por Dios, donde se entremezclan todos los sentimientos, pensamientos, ideas, sensaciones, etc. que complementan todo lo físico y material.

En esta nueva entrega, te ofrecemos estas Oraciones para la Protección del Hogar que esperamos las hagas todos los días al levantarte por el bien de tu adorada familia.

Índice

    Oraciones para la Protección del Hogar

    Oraciones para la Protección del Hogar

    1.- Oraciones para la Protección del Hogar contra la Envidia

    ¡Oh Dios Padre! Cuando llego del trabajo y disfruto de mi hogar revolotean en mi mente las envidias de la gente. Mi hogar lo he consagrado a tu inconmensurable gloria y a tu poder. Por eso hoy acudo a ti para que aniquiles las energías negativas de esas personas envidiosas e impidas toquen mi humilde hogar.

    No dejes que socaven mi aposento sagrado. Resguárdala porque es nuestro bien más preciado y allí conviven todos los recuerdos, las alegrías y la compañía de mi bella familia, que en ella se siente dichosamente feliz, sobre todo cuando te enaltecemos y le gritamos al mundo cuánto te respetamos y adoramos.

    Pero recuerda siempre Dios Protector y Guardia de mi vida, que mi cuerpo también es mi otro hogar, donde reposan tus enseñanzas y el espíritu consagrado de tu nombre.  Que es un templo espiritual para venerarte y alabarte siempre.

    ¡Grandioso Dios Bendito y Amado! Concédele el amparo a mi humilde hogar y consérvalo siempre porque en mi cuerpo tengo tu morada, mi otro hogar, con una luz encendida. No lo dejes sucumbir a ninguna hora. Bendícelo por siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

    2.- Oraciones para la Protección del Hogar contra los Desastres

    ¡Oh Gran Protector Padre Amado! Tú que eres el guardián de los embates de la Naturaleza, no descuides mi hogar, ante la cercanía de la época de las torrenciales lluvias y huracanes. Por eso, hoy acudo a ti Padre amado para implorarte por la protección de mi humilde hogar.

    Aleja de sus alrededores todos los desastres por causa de la naturaleza. No dejes que los rayos, los incendios, huracanes, ciclones, ni tormentas, ni ninguna tempestad peligrosa lo toque por ningún lado. Resguárdalo Padre Amado en esta hora cuando se anuncian fuertes descargas eléctricas.

    ¡Centinela y Protector mío! Cuando esté lejos de mi hogar, rodéalo con tu luz protectora para que nadie se atreva a violar sus puertas y ventanas. Colócale tus ángeles en sus cuatro costados para que enfrenten esas bestias terrenales, que lo pueden ver caer al suelo.

    Bendice Padre una y mil veces mi hogar, uno de tus templos divinos, donde tu presencia siempre será bienvenida y donde tu inmensa misericordia y poder tendrán siempre una calurosa y digna morada, por los siglos de los siglos. Amén.

    3.- Oraciones para la Protección del Hogar Espiritual

    ¡Magnifico y Siempre alabado Padre Amado! Quisiera rogarte con esta sencilla oración que cuides muy bien mi hogar espiritual. Pues, así como existe la casa material para cuidar nuestro cuerpo, existe también el hogar espiritual y ese también lo debemos proteger del mal.

    Bendito Padre amado, sabes muy bien que allí convive nuestra alma, cuyo techo jamás gotea, sus paredes nunca se agrietan y sus bases jamás tiemblan. Tampoco permitas que nadie entre a esa mi Hogar Espiritual e invisible, colmado de pensamientos, verdades, convicciones y esperanzas para un mañana mejor.

    Te confieso que ese hogar espiritual, no es un espacio común y corriente, sino uno donde lo existencial y sentimental anidan en sus rincones, en mi alma y corazón, desde donde rememoro mi pasado y se crean mis más interesantes inspiraciones, superando todas las casas, todos los castillos y las riquezas terrenales.

    ¡Amado Dios Padre! ¿De qué nos sirve construirnos un hogar bien estable, si nuestras almas se ven atrapadas en una casucha donde las tormentas existenciales por las noches no nos dejan dormir?

    Eso de nada sirve, porque tú no planificaste que nuestras almas deambularan como un mendigo por esos espacios; tú siempre quieres entrar a mi hogar para cuidarme, alejándome del frío bajo un techo, donde siempre hay espacio disponible donde platicar contigo.

    ¡Bendito y Amado Dios Padre! Cuida mi Hogar. En él siempre tengo el apoyo de mi familia y la comodidad que necesito para pensar y disfrutar sentado en mi cómodo sofá, que es como estar en tu hogar.

    Bien sabes Amado Padre que cualquier lugar que no sea el tuyo es insuficiente. Cualquier lugar lejos de tu regazo y de tu hogar es peligroso. Y tú Amadísimo Padre quieres que habite en Él. Porque “Tu Padre no solo te pide que vivas con Él, te pide que vivas en Él”. (Hechos 17.28).

    Hoy Padre Misericordioso, desecho cualquier pensamiento ajeno a esa realidad. Tú en la Gloria Celestial y yo aquí en la tierra, en mi hogar alabándote, puesto que eres Espíritu (Juan 4.23), y tú eres nuestro gran techo, que nos resguarda de cualquier tribulación. Eres hogar divino; nuestra pared y fundamento más sólido y apreciado. Por los siglos de los siglos. Amén.

    4.- Oraciones para la Protección del Hogar contra Espíritus Inicuos

    ¡Excelentísimo y Protector Espiritual y Universal! El hogar de María y José albergó en sus espacios a tu hijo Jesucristo, quien fue criado con tus enseñanzas. Y, aun así, entregó su cuerpo en la cruz bendita para salvarnos.

    Por eso Padre Todopoderoso, tú que todo lo controlas, no permitas que bajo ninguna circunstancia las fuerzas de mal penetren y deambulen en mi hogar, buscando debilitarnos como familia, para satisfacer sus ambiciones malignas y detestables. Aléjalos por siempre, apártalos de nuestra presencia y de nuestro amor.

    No aceptes ¡Oh Misericordioso y Protector nuestro! que los espíritus inicuos se apoderen de la tranquilidad que mora en nuestro hermosos y humilde hogar, de nuestra alegría, de nuestra convivencia familiar. Yo con la santa cruz, donde fue crucificado tu hijo unigénito, los enfrento a diario, pero necesito de tu inconmensurable poder para detenerlos.

    ¡Padre Santísimo y Amado! Si tú me lo concedes yo podre estar confiado y podré asegurarme de la estabilidad y seguridad de mi hogar, para bien de toda mi familia, que está consagrada por completo en cuerpo y alma a tu gloria, por los siglos de los siglos. Amén.

    5.- Oraciones para la Protección del Hogar contra los Delincuentes

    ¡Oh Portentoso Dios Padre! Dicen que mientras más crisis económica, más delincuencia se desata en nuestros barrios o urbanizaciones. Por eso, Padre Amado, cada vez que me encamino al trabajo o salgo con mi familia de vacaciones, pienso en mi caluroso Hogar. ¡Oh Padre Fortificador y Guardian de mis bienes materiales y espirituales! Eso es algo que siempre perturba mi tranquilidad.

    Por eso, sin pretender ser tan obstinado por lo material, en este día invoco tu sagrada benevolencia y poder, para que alejes de mi hogar a todos esos malhechores, a quienes no les importa jugar con el dolor ajeno. Apártalos, mándalos bien lejos de mi hogar. Permite que tu gran poder vivificador interfiera y los neutralice, que se detengan por tu infinita misericordia y nunca osen entrar a nuestro Hogar.

    Asegura bien todas sus cerraduras, sus entradas. Oscurécele la mirada cuando pasen frente a mi hogar; que no encuentren el camino para llegar hasta él, que es donde ha permanecido fiel y leal nuestro entendimiento y amor a tu espíritu bondadoso.

    De nuevo, Padre Amado y Misericordioso, te suplico por mi Hogar; protege todo lo que en mi hogar reposa, que ha sido fruto de mi esfuerzo y de mi trabajo. Cuida todos mis bienes y no aceptes ninguna intromisión de ningún extraño a mi santificado Bendícela Señor, por los siglos de los siglos Amén.

    Mi gran Hogar es Dios y él lo Protege siempre

    Oraciones para la Protección del Hogar

    No podemos obviar de nuestras vidas las angustia e incertidumbre; siempre que materialmente hablamos de nuestros hogares pensamos en protegerlos de la delincuencia. Pero nos olvidamos del Hogar Espiritual, que también puede ser socavado en sus bases por la envidia, los espíritus inicuos y las fuerzas de la naturaleza, convirtiéndolo en un espacio de dolor y desesperanza.

    A pesar de todo eso, muchos le dan más valor a lo material que a lo espiritual, y si descuidamos ese hogar espiritual, podemos convertir esos dos hogares en un espacio lleno de debilidades y lamentaciones.

    En esta sección hoy te regalamos algunas Oraciones para la Protección del Hogar, esperando que te gusten y las reses siempre acompañado de tu esposa, hijos y cualquier otro familiar que sea bienvenido a tu bendecido hogar.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir