Oraciones A La Santísima Trinidad

Mucho se ha hablado de las Oraciones a la Santísima Trinidad, pero ¿Qué significado tiene este misterio para la comunidad católica cristiana? En que es la representación de un sólo Dios en tres entidades. Por eso, el hombre creyente debe postrarse con respeto ante ese misterio y creerlo sin buscar profundizarlo, pues se halla muy por encima de la luz de su razón.

Es el misterio primordial de nuestra religión católica. En su nombre nos han bautizado. Nos la recuerda la señal de la cruz, mientras en el altar, el sumo sacerdote la invoca para culminar todas sus oraciones. En su nombre hemos sido absueltos en el corte de la penitencia, y en su nombre, se reverdece todos los días, en nuestros altares, el sacrificio del Calvario.

Como es sabido, la Santísima Trinidad es, además, joya de nuestra dicha eterna, porque Dios mismo será nuestra recompensa si guardamos sus mandamientos y su ley. Es bueno acotar, que la Santísima Trinidad, como entidad, también tu himno, como parte del cancionero pastoral de la Iglesia católica, que dice:

Índice
  1. Oraciones a la Santísima Trinidad 
    1. HIMNO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD
    2. Oración al Padre Eterno
    3. Oración al Hijo eterno
    4. Oración al Espíritu Santo
    5. Oración a la Santísima Trinidad
    6. La Santísima Trinidad y sus Oraciones contra los Peligros
    7.  La Santísima Trinidad y sus Oraciones Divinas
  2. La Grandeza de la Santísima Trinidad

Oraciones a la Santísima Trinidad 

Santísima Trinidad

HIMNO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD

 

(I)

¡Oh, Dios mío, ¡Trinidad a quien adoro!,
La Iglesia nos envuelve en tu misterio;
te revelamos y te consagramos,
Siempre, Señor Dios nuestro.
Como un riachuelo que va a dar al mar de tu grandeza,
el tiempo desemboca en un hoy sempiterno,
Y lo pequeño se desborda en lo infinito,
Señor, Dios nuestro.

(II)

¡Oh, Palabra sagrada del Padre, ¡te escuchamos!;
¡Oh, Padre, ¡mira el rostro de tu Verbo!;
Espíritu de amor, ven a nosotros;
Señor, Dios nuestro por Siempre.

(III)

¡Padre mío, Trinidad a quien siempre adoro!,
haced de nuestras almas vuestro firmamento,
y llevadnos al hogar donde tú moras,
Gloria Señor, Dios nuestro.
Glorifiquemos al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo:
Fuente de gozo pleno y auténtico,
al Artista y Creador del cielo y de la tierra,
Amén.

Por lo antes expuesto, siempre es bueno recordar y homenajear a la Santísima Trinidad y sus Oraciones como un deber cristiano. A continuación, exponemos las oraciones más solicitadas por sus devotos.

Oración al Padre Eterno

 

Los adoro eternamente, oh Padre alabado, con toda la corte celestial, por mi Dios y Señor, y os doy infinitas gracias en nombre de la santísima Virgen, vuestra Hija muy amada, por todas los virtudes y privilegios con que la adornasteis, especialmente por aquel poder con que la enaltecisteis en su gloriosa Asunción á los cielos.
(Se reza un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

Oración al Hijo eterno

 

Los adoro, oh sempiterno Hijo, con toda la corte celestial por mi Dios, Señor y Redentor, y les rindo gracias infinitas en nombre de la santísima Virgen, vuestra muy amantísima Madre, por todas las dádivas y dones con que la adornasteis, especialmente por aquella gran sabiduría con que la ilustrasteis en su gloriosa Asunción al cielo. (Se reza un Padrenuestro, Avemaría y un Gloria)

Amén.

Oración al Espíritu Santo

 

(I)

Los adoro, Espíritu Santo pulcro y purificador, por mi Dios y Señor, y os doy infinitas gracias con toda la corte celestial en nombre de la santísima Virgen, vuestra amantísima Esposa por todos las gracias y prerrogativas con que la engalanasteis, especialmente por aquella pulcrísima y divina caridad con que inflamasteis su santísimo y purísimo corazón en el acto de su gloriosísima y Asunción al cielo.

(II)

Hoy, humildemente os suplico en nombre de vuestra inmaculada Esposa, me otorguéis la gracia de perdonarme todos los gravísimos pecados que he cometido desde el primer instante en que pude pecar; hasta el presente, de los cuales me duelo infinitamente, con propósito de morir antes que volver a ofender más a vuestra divina Majestad.

(III)

Y por los altísimos méritos y excelentísima protección de vuestra amantísima Esposa os suplico me concedáis a mí y a (se nombra la persona) el preciosísimo don de vuestra gracia y divino amor, otorgándome aquellas luces y específicos auxilios con los cuales vuestra eterna Providencia ha predeterminado salvarme, y conducirme a sí.
(Se reza un Padre nuestro, Avemaría y un Gloria).

Oración a la Santísima Trinidad

 

(I)

Dios Señor mío, Trinidad que inmensamente adoro,
Socórreme en esta hora para olvidarme
enteramente de mí y restablecerme en ti,
inmóvil y apacible
como si mi alma mustia estuviera
ya en la eternidad;
Y que nada pueda perturbar mi paz,
ni hacerme salir de ti, mi inmutable,
sino que cada segundo, minuto y hora me lleve más lejos
en la profundidad de tu Misterio.

(II)

Otórgale la anhelada paz a mi alma.
Haz de ella tu cielo,
tu residencia amada y el lugar de tu sosiego y descanso.

(III)

Que jamás te deje solo en ella,
sino que yo esté allí íntegramente,
completamente despierta(o) en mi fe,
en mi adoración, entregada(o) sin reservas
a tu labor creadora.

Amén

La Santísima Trinidad y sus Oraciones contra los Peligros

 

(I)

Que el hijo me guie, el padre me resguarde, el espíritu santo conmigo me acompañe, (se dice el nombre de la persona con la que estas) y la santísima trinidad guie por senderos de luz divina. Con la gracia de la virgen sea bendecido(a), con su divino manto sea tapado(a), con la túnica del señor sea envuelto(a), que no sea herido(a), ni preso(a), ni muerto(a), ni atropellado(a). Siempre Dios delante de mí, yo detrás de él, dios conmigo y yo con él en su regazo.

(II)

El gran poder de Dios el Altísimo sirva de fortaleza de mi señor Jesucristo y me acompañe, con la consagración de la santísima trinidad, que sea conmigo. Oh, Jesucristo salvador y redentor del mundo, aparta los malos pensamientos de mis enemigos y exclúyeme de las sendas del mal, llevándome por la senda del bien con mi Dios Padre, con Dios hijo y con nuestro milagro Espíritu santo.
Amen.
(Para momentos de necesidad y protección cuando este afligido hágase esta oración)

 La Santísima Trinidad y sus Oraciones Divinas

 

(I)

Oh gloriosa Santísima Trinidad, Dios Trino y Uno,
Padre, Hijo y Espíritu Santo, principio y fin,
postrado ante Ti te rindo homenaje:

(II)

¡Bendita sea la Santísima Trinidad!;
a Ti, Trinidad Santísima sea todo honor,
gloria y alabanza por toda la eternidad,
de todo corazón creo en Ti y tu ferviente devoto deseo ser,
yo (NOMBRE) acudo a Ti con entera confianza
para pedirte me vea siempre emancipado del mal
así como de todas las adversidades y peligros cotidianos,
y en mis necesidades, te ruego, me concedas tu favor.

(III)

Padre del Cielo, Jesús misericordioso Pastor,
Glorioso Espíritu Santo,
Te pido por la intercesión
de la Santísima Virgen María,
me ayudéis, me protejáis,
de todas las preocupaciones de mi vida.

(IV)

Dios Padre, fuente de bondad y sabiduría,
de ti procede la vida y nos viene el amor,
haz que siempre obre con rectitud y prudencia
para gozar de los bienes y consuelos que me envías;
Soy tu hijo(a),
conduélete de mis necesidades
y concédeme asistencia en esta difícil situación:

(HACER PETICIÓN)

Gracias Padre Eterno y Misericordioso por estar ahí.
Gloria a Ti Dios Hijo del Padre Poderoso
en cuyo Sagrado Corazón mi alma halla refugio,
enséñame a imitar fielmente tu vida y tus virtudes,
dame firmeza y perseverancia para cumplir tus enseñanzas
y haz que ejercite más a menudo obras de caridad,
no me abandones en las luchas cotidianas,
líbrame de los lazos que me tienda el hombre hostil,
aléjame de toda adversidad perturbadora
y dame tu milagrosa ayuda en este problema:

(REPETIR PETICIÓN)

Gracias a ti, mi buen Jesús por estar a mi lado
en los momentos de desesperanza y ansiedad.

Gloria a Ti Espíritu Santo y bendito,
Tú que eres el gozo total de la creación,
haz que sea dócil a tus inspiraciones
socórreme en mis problemas
y ayúdame a alcanzar lo que me falta:

(REPETIR PETICIÓN)

Gracias Espíritu amoroso por auxiliarme
cuando todo está oscuro y necesito de tu Luz.

Madre mía y Señora de los Cielos.
Tú que eres tan cercana a la Santísima Trinidad
ruega por mí y mis problemas,
conviértete en mi abogada redentora
e intercede siempre para que mi ruego sea atendido,
haz que logre el milagro que tanto anhelo en mi vida.

Amada Madre y bendita Virgen María,
Gracias por tan ser comprensiva
y atenderme siempre en nuestras peticiones.

Excelsa Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo,
otórgame tu misericordia, báñame de tu bondad
y dame pronta solución en mis congojas y angustias.

Amén.

La Grandeza de la Santísima Trinidad

La Santísima Trinidad

La Santísima Trinidad y su Oraciones es una forma de rendirle tributo al Amor, para dejar abierto nuestro espíritu a ese gran misterio del Dios Tri-uno. Así debemos entenderlo y que al momento de acercarnos a ella tenemos que considerar las tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir