Oraciones A San Antonio De Padua

Las Oraciones de San Antonio de Padua constituyen un remanso de paz y de armoniosa fragancia espiritual, que alegra y reconforta los corazones de quienes acuden a su regazo, pidiendo ayuda. Es una de las más hermosas joyas de alabanza y de fe que se conozca en el mundo católico en honor a este Santo.

San Antonio de Padua fue un Orador consagrado, fundador de hermandades y de cofradías, teólogo apasionado y hombre de gobierno, cuyos varios tratados de mística y de ascética fueron publicados, al igual que todos sus sermones. Su entrega y regocijo hacia Dios el Altísimo no tiene parangón en la iglesia católica.

Aquí te presentamos algunas de las oraciones que por si sola hablan de su gran bondad y espíritu consagrado al bien del prójimo . Léelas, exclámalas y pon en practica sus enseñanzas para que puedas alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo y Dios Padre creador.

Índice
  1. Oraciones a San Antonio de Padua
    1. Oración eficaz a San Antonio para cualquier Sanación
    2. Oración a San Antonio de Padua en su fiesta - 13 de Junio
    3. Oración infalible a San Antonio
    4. Oración Milagrosa a San Antonio de Padua
  2. El más amable de todos los Santos

Oraciones a San Antonio de Padua

Oraciones a San Antonio de Padua

Oración eficaz a San Antonio para cualquier Sanación

 

¡Oh, gloriosísimo San Antonio! Fraternal amigo del Niño Jesús e hijo amado de María Inmaculada, a quien jamás se le escucho decir que aquellos que han acudido a ti, clamando por tu protección, haya sido desamparado. Hoy muy confiado y animado, me hago presente ante tus pies, para rogarte y clamar para que intercedas por mi ante la presencia de nuestro Señor Jesucristo, que está al lado de nuestro Dios Padre.

¡Oh leal redentor de los desconcertados y afligidos! Quien, sollozando por el peso de mis fallas y pecados, de hinojos ante tu altar, hoy me postro a tus pies, y así como pecador, oso a comparecer delante de ti. No rechacéis, pues, mis humildes súplicas, tu que están tan cerca del Corazón de Jesús, antes bien, considérala favorablemente y acéptala.

Solo así mi alma podrá dormir tranquila. Solo así podré respirar con fluidez, porque sé, Amado San Antonio, que tu velaras por mis días y no me dejaras desvanecerme ante tantas angustias y tribulaciones que hoy nos carcomen todo, la salud física y espiritual. Amén.

Oración a San Antonio de Padua en su fiesta - 13 de Junio

 

Trece minutos frente a tu sagrada imagen estaré arrodillado para decirte con suma ternura que no importa postrarme ante tus pies, padre mío San Antonio, para brindarte confiado y esperanzado y lleno de fe, mi humilde invocación muy sentida ante u poder milagroso, de quien espero tanto, pues vemos que tú tienes vigorosas fuerzas y energías divinas para llegar ante la presencia de Dios.

De esa forma me lo han relevado tus reconocidos milagros, padre mío San Antonio, ya que al acudir a tu benevolencia en momentos de sufrimientos, tribulaciones, angustias, depresión o desasosiego siempre somos tomados en cuenta y escuchados.

Hoy que es un día tan grande, tan especial por ser tu día, lloverán ante ti miles de almas, todas con sus corazones abiertos, que son tus más fervientes fieles devotos, para hacerte sus pedidos, porque bien sabemos que nos cumplirás nuestras concesiones, poniendo en primer lugar a los seres más pobres y necesitados para que reciban tus gracias y favores.

¡Qué consolado me puedo sentir al poner en tus manos mis penas y mis pecados! Solo espero Santo mío me otorgues la gracia que hoy anhelo y si me la das, te daré mi palabra de honor de obsequiarte una limosna para tus niños pobres.

Para nadie es un secreto que tres gracias inmensas e indescriptible te otorgó un buen día el Señor; que fueran aparecidas las cosas perdidas, recordar las cosas olvidadas y las propuestas aceptadas. ¡Cuántos fieles devotos acudirán a ti, a diario, llenos de fe y esperanzas, para pedirte alguna de estas tres gracias, y tú nunca te niegas a concederlas! ¡Qué llegue hoy a ti esta que te clamo, que tan necesitado pongo a tus pies éste humilde devoto! Amen. Tres Padrenuestros, Avemaría y Gloria. 

Oración infalible a San Antonio

 

¡Oh venerado y bendito San Antonio de Padua, tú que te has erigido como el más gentil y misericordioso de todos los santos, cuyo amor por Dios se proyecta a través de tu caridad por sus criaturas y te hicieron digno merecedor, cuando pisabas la tierra, de contar con tus poderes milagrosos!

¡Oh amado San Antonio de Padua! Sabemos que esos milagros esperaban por tu palabra, que siempre estabas preparado para hablar e interceder por quienes tienen graves problemas o padecen angustiosas enfermedades, como ansiedad, depresión, trastornos mentales o angustia.

Hoy enormemente motivado ante tu presencia por este pensamiento, te suplico con todo el amor del mundo, obtengas para mí… (aquí se menciona la petición). Ciertamente, la respuesta a mi ruego, a mi rezo, a esta plegaria humilde que hoy te hago, puede que requiera un hermoso milagro, que solo tu eres el indicado para determinar si este es posible.

Tú, bendecido San Antonio, tú eres el santo de los milagros. ¿Cómo no acudir a ti, si siempre nos has demostrado que eres cumplidor y nunca nos abandonas por nada del mundo? Tú, en este momento angustioso y de desesperación en el que me encuentro, no me vas a fallar. Amén.

Oración Milagrosa a San Antonio de Padua

 

Oh San Antonio, tú que eres el más gentil y amable de todos los santos, tu ardiente amor por Dios, tu elevada virtud y tu gran caridad hacia tus semejantes, te hicieron un ser digno, cuando en la tierra ostentaban poderes milagrosos como los que no se concedieron a ningún otro santo. Un inmenso Milagro esperó y confío en tu palabra, la que siempre estabas lista para hablar a solicitud de quienes estaban con problemas. La afanosa oración de la amarga prueba jamás fue dirigida a ustedes en vano.

A los enfermos le devolvió la salud; restableció lo perdido; el dolor afligido eran los objetos de su sentimental compasión; incluso los fallecidos que resucitó a la vida cuando el corazón lastimado gritó a usted desde las honduras de su angustia amarga. Cuando en la tierra nada era inverosímil contigo, a excepción de no tener compasión de los afligidos. Alentados por esta idea, y convencidos de la eficiencia de tu santa intercesión, nos postramos ante vuestra santa imagen.

¡Oh! Glorioso San Antonio de Padua, llenos de infinita confianza, imploramos tu misericordia y que obtengas para mi (aquí mencionas tu petición). La oportuna respuesta a esto de por si nuestra oración puede demandar un milagro. Aun así, ¿no eres el Santo de los Milagros, quien, cuando estabas viajando por la tierra, no tenías más que hablar de las más poderosas maravillas que se habían hecho!

Oh gentil y misericordioso San Antonio de Padua, tú que tenías siempre tu corazón repleto de simpatía humana, murmura nuestra fe y alegría a los oídos del Niño Jesús, que amaba estar en tus brazos. Se agraciará una palabra de ustedes y nuestra oración. ¡Oh, habla, pero esa palabra y la gratitud de nuestro corazón serán todas las tuyas! Amén.  Padre nuestro, Ave María y Gloria.

El más amable de todos los Santos

San Antonio de Padua y sus Fiestas Patronales

La Oraciones, son uno de los obsequios más apreciados por nosotros los seres humanos, quienes poseemos y podemos expresarla con todo el corazón, emulando su amor hacia Dios y su caridad por sus criaturas, como leal ejemplo poseedor de poderes milagrosos.

Se le considera como el más amable de todos los santos. Hoy sus palabras, vertidas en las Oraciones a San Antonio de Padua, se puede lograr la ayuda necesaria para quienes aun con problemas o ansiedades, un milagro inesperado puede ocurrir gracias a su intercesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir