Oraciones a San Cayetano

Si estas desesperado por no tener un buen trabajo, recurre a las Oraciones a San Cayetano, una de las santidades más veneradas, y estamos seguros que el intercederá por ti ante nuestro Dios.

San Cayetano se graduó de abogado, pero se entregó a la austeridad convencido de que la Iglesia debía servir a los más pobres y debía tener como propósito renovar el espíritu y la labor misionera de los sacerdotes.

Es por eso que, por su legado, se le recuerda cada año en diversos países, especialmente en Argentina, con miles de plegarias para conseguir trabajo. Y tu ¡Que esperas para rezarle?

Índice
  1. Oraciones a San Cayetano
    1. 1.- Oración a San Cayetano para Conseguir Trabajo
    2. 2.- Oración a San Cayetano para obtener Abrigo
    3. 3.- Oración a San Cayetano para lograr nuestros Deseos
    4. 4.- Plegaria a San Cayetano para conseguir fortuna y trabajo
    5. 5.- Oración para la Salud y la Prosperidad
  2. San Cayetano: Fiel Ejemplo de Santidad y Justicia

Oraciones a San Cayetano

Oraciones a San Cayetano

 

1.- Oración a San Cayetano para Conseguir Trabajo

 

(I)

¡Oh Magnánimo y bondadoso San Cayetano, Padre amantísimo de la Providencia!, Por haber vivido tantas angustias y calamidades en tu transito terrenal, por favor, no consientas que en mi sagrado hogar que es un templo a tu santidad, me falte el sustento y venga de mano una limosna en lo temporal y humano.

(II)

¡Oh misericordioso y amado San Cayetano!, Providencia mía en tiempos de paz o de angustia, no te apartes de mi y hoy te pido (Aquí se pide la gracia que se desea conseguir), solicitud que hago aferrado a nuestro Padre Jesucristo, a María siempre virgen y a ti, magnifico y Glorioso San Cayetano, para que juntos intercedan por nosotros ante la divina y sagrada Providencia.

(III)

No me apartes de tu corazón y de tu infinita bondad, así como lo hiciste en tu tiempo para ayudar al prójimo, por tu entrega a las personas más necesitadas y, sobre todo, por tu manera austera de vivir, entregando todo lo que tenía.

(IV)

¡Milagroso Santo, San Cayetano Bendito, abogado leal y fiel a nuestro Señor Jesús y a nuestro Dios el Altísimo, tú que repartiste todas tus riquezas a los más necesitados por la justicia divina, ¡concédeme la dicha de lograr mi humilde propósito laboral y pueda salir adelante para superar este atormentado trance!
Que así sea.

2.- Oración a San Cayetano para obtener Abrigo

 

(I)

En esta aciaga mañana, ¡Oh milagroso San Cayetano! Aclamado seas por todas las naciones; Padre de Providencia divina, porque con portentosos prodigios socorres a quienes te invocamos con fe en nuestras necesidades.

(II)

Hoy te imploro humildemente, te suplico que intercedas por mi ante el Señor para que me conceda el auxilio en medio de las angustias y humillaciones presentes, como prueba de la bienaventuranza eterna. Amén. Ante la Santísima Trinidad ¡Oh Divina Providencia! Te pido amorosamente y de hinojos ante tu altar, me concedas tu clemencia, tu majestuosa piedad por tu infinita bondad.

(III)

Ante ti, portento de toda caridad, hoy clamo por los míos, por mi casa que es tu casa, por vestido para resguárdeseme y sustento para alimentarme, pero por sobre todas las cosas concédenos la salud, llévanos por senderos de paz y de felicidad; que sea siempre esa la virtud que guie nuestro destino.

(IV)

Oh, misericordioso San Cayetano, tú que eres toda mi esperanza, todo mi consuelo, en Ti siempre creo y confío, anhelando que tu Divina Providencia se extienda a cada instante de nuestras vidas para que nunca nos falte nada, ni casa, ni vestido, ni sustento y tampoco los Santos Sacramentos en el último momento. Amen.

3.- Oración a San Cayetano para lograr nuestros Deseos

 

(I)

Glorioso San Cayetano, que has sido aclamado por todos los pueblos como Padre de providencia y has ido a socorrer con grandes milagros a quienes siempre te invocan en sus penurias. Hoy me arrodillo ante tu altar suplicándote que presentes al Señor los deseos que confidencialmente coloco en tus manos sanadoras. (Aquí se exponen la petición que se desea)

(II)

Haz que estas suplicas, que ahora te manifiesto, me ayuden a encontrar siempre el Reino de nuestro Dios y su Justicia, a sabiendas de que el Dios Padre, que viste de hermosura los lirios del campo y alimenta con caridad los pájaros del cielo, me complacerá con las otras cosas, que vienen por añadidura. Amén.

4.- Plegaria a San Cayetano para conseguir fortuna y trabajo

 

(I)

¡Oh glorioso San Cayetano!, impide amado Santo que en mi sagrado hogar me falte la subsistencia y tu mano piadosa y bondadosa derrame a cantaros sus donaciones en lo temporal y en lo humano, para poder tener una vida con holgura y sin limitaciones.

(II)

Bendecido, Glorioso y bienaventurado San Cayetano. Te imploro todo lleno de amor a Jesús Sacramentado que (Aquí se pide la gracia) por la enorme confianza que tengo depositada en ti, tú que habitas cerca del Altísimo, muestrales mis humildes suplicas y pídele misericordia hacia mí.

(III)

Haz que te encuentras a su lado, acompañado de la Virgen María y el Niño Jesús, a quienes tanto amaste y adoraste, suplícale por mis pesares laborales y económicos y procura que me extienda sus amorosas manos para pueda ver solucionados mis problemas.

(IV)

Bendito y portentoso San Cayetano, repleto de ardorosa caridad hacia los más humildes y necesitados, hacia quienes sufren por falta de trabajo y fortuna, y siempre aclamado por todos los hombres como Padre de Providencia porque los favoreces con grandes milagros a quienes te invocan por sus penas y angustias

(V)

Hoy me aproximo a ti colmado de esperanza pidiendo con humildad y confianza tu ayuda. Dame tu bendición para que pueda superar eficazmente esta malísima y grave situación económica, ante la falta de un trabajo buen y de dinero suficiente para saldar las deudas que cada día se acumulan más, viéndome lleno de desesperanza e ansiedad, ya que no puedo solucionarlos por mis medios y tanta carencia.

(VI)

Oh, Bendito San Cayetano, por eso acudo a ti para suplicarte en esta abandonada noche y pedirte con mucha fe que me auxilies en este mal momento, pues estoy seguro que tu apacible y valiosa mediación será siempre bien recibida en los Cielos.

(VII)

En ti, santísimo San Cayetano de los necesitados, he decidido depositar mis esperanzas y sueños, buscando la estabilidad económica que en estos difíciles momentos tanto requiero, gracias a tus obras y milagros en mi vida y alcánzame del cielo eternizado lo que tanto ansío (pedir con muchísima fe lo que se quiere obtener).  Amén.

5.- Oración para la Salud y la Prosperidad

(I)

San Cayetano, glorioso protector mío, eternamente entregado, perpetuamente generoso, consígueme que nuestro Dios Todopoderoso nunca aparte su rostro de mí a ninguna hora de mi vida y que la prosperidad, el trabajo y la tan ansiada salud en estos tiempos de pandemias, colmen mi hogar de infinitas bendiciones cuanto antes.

(II)

Por todo lo que padeciste en vida y por tu reconocida santidad y puesta de manifiesto aquí en la tierra, haz que encuentre las puertas y ventanas abiertas a mi paso, que mi vida se llene de descanso, y que obtenga cuanto antes lo que con fe he requerido y pedido.

(III)

Cuídame de los peligros del mundo, San Cayetano, por tu humilde y misericordioso corazón, guíame para que nuestro Dios nos ame de todo corazón y que por El amemos y respetemos a nuestros hermanos, y haz que persiguiendo tu ejemplo ejercite siempre las buenas obras y así conseguir la felicidad eterna que ha sido prometida a todos. Así sea. 

San Cayetano: Fiel Ejemplo de Santidad y Justicia

Oraciones a San Cayetano

Uno de los santos más populares y venerados por la comunidad católica, que, aunque nacido rico de cuna y llegó a convertirse en abogado, no se amedrento ni se inmuto ante los peligros del mal.

El origen de su celebración se remonta a la fecha de su muerte, quien dedicó toda su vida al prójimo y se destacó por su vida austera, sin renegar de Dios Padre.

Todos los 7 de agosto se celebra el Día de San Cayetano, el patrono del pan y el trigo, a quien los fieles  devotos acuden desesperados a su auxilio y le piden pan y trabajo, prosperidad en los negocios y abrigo. Y tú ¿Qué esperas para rezarle?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir