Oraciones  a San Hilarión

Las Oraciones  a San Hilarión nos revelan al fundador de la vida de un santo anacoreta que después de estudiar en Egipto, sintió el llamado de nuestro Dios Padre, convirtiéndose en cristiano cuando apenas tenía 15 años de edad.

Luego se retiró al desierto a vivir junto a San Antonio Abad. Tiempo después, se regresó a su hogar y decidió repartir sus bienes entre los más pobres y necesitados, retirándose a una a una choza en pleno desierto para llevar una vida solitaria, apoyándose en la oración, el sacrificio y el ayuno.


Índice

    Oraciones  a San Hilarión

    Oraciones  a San Hilarión Para la Buena Suerte y las Necesidades

    Oración  a San Hilarión Para la Buena Suerte y las Necesidades

    ¡Oh Grandioso San Hilarión! Santo Patrono de cuantos en ti confían. Tu que fuisteis un prodigio bondad, paciencia y humildad y nuestro Jesucristo te constituyó en el  “Abogado de las cosas difíciles”, además de “Protector de los Pobres y atribulados”.

    Confiando en esos dones, a ti acudo con suma humildad, y aunque soy un gran pecador, me atrevo a escogerte como mi celestial patrón, abogado y protector. Recíbeme, pues, en tu corazón ¡Oh San Hilarión Poderoso! Y tenme como tu constante siervo.

    Asísteme con tu protección en todos los momentos de mi vida, quiero que seas mi amparo y mediador cuando la necesidad me atormente, que seas mi santo bienhechor cuando la depresión y las dudas me invadan, mi apoyo y consuelo cuando las vicisitudes me abrumen.

    Anhelo que seas la estrella que me oriente en mis senderos cuando la prosperidad económica me abandone. Santo glorioso y piadoso, obséquiame la solución a mis carencias y ayúdame hoy en esta dolorosa necesidad: (aquí se hace la petición con fe y confianza).

    Por favor ¡Oh Bendecido y Respetado San Hilarión! Te suplico que seas mi defensor, sobre todo a la hora de mi fallecimiento, para cuyo momento te invoco y así pueda lograr mi eterna salvación.

    Suplica y clama por todos nosotros, ¡Oh Benevolente San Hilarión!, para que seamos dignos de obtener las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén. (Rezar un Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria y hacer la oración y los rezos con gran fe por tres días continuos).

    Oración a San Hilarión para la Buena Suerte

    Oración a San Hilarión para la Buena Suerte

    ¡Oh Justo San Hilarión! De hinojos ante tus pies, humildemente te imploro para que me auxilies con un toque de buena suerte en este instante aciago. Hoy las necesidades urgentes me agobian y solo se pueden solventar con dinero, de lo cual carezco y me hace sobrevivir en estado de preocupación y de angustia continua.

    Te imploro me des la buena suerte para levantarme económicamente. Santo Piadoso, aquí estoy clamándote para que alivies mis carencias y miserias. Por eso te pido que con tu caridad me concedas la dicha de (Mencionar ahora la petición).

    Enséñame a usar mi inteligencia, mi coraje, mi fuerza e incrementar mi voluntad, para que esta mala racha desaparezca pronto y todo quede en un simple recuerdo, como una vivencia amarga que tuve que transitar para aprender y ser cada día mejor ser humano.

    Escucha mis plegarias, atiende desde tu sagrada morada mis ruegos por tantas urgencias económicas acumuladas, ante la falta de dinero. Solventa mis carencias para que se me abran los cielos en pro de un futuro exitoso y provechoso.

    Te antemano, te extiendo mi agradecimiento profundo; gracias San Hilarión, pues estoy seguro que tú estás conmigo, oyendo mis lamentos, pero sé que mi buena suerte se iniciará desde este mismo momento, llevando tu nombre al que lo precise. Amén. (Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Gloria)

    Oración a San Hilarión Contra la Falta de Dinero

    Oración a San Hilarión Contra la Falta de Dinero

    Poderoso San Hilarión, hoy quiero pedirte que me concedas buena suerte en todo lo que emprenda; que me ayudes a vencer en esta batalla, como lo hiciste tú que no caíste en la tentación del mal, tú que alejaste con tu amor, toda fatalidad, saliendo victorioso, te ruego que intervengas ante Dios Nuestro Señor para que me ayudes a recuperar mi buena suerte y así poder sobrellevar este momento sin dinero, el cual me ha puesto el Altísimo como prueba.

    Te imploro que le hables al Dios Padre, para que me conceda la buena suerte y la fuerza suficiente desde su morada para que el bien sea el triunfador y lograr conseguir el premio mayor en la Lotería. Regálame tu increíble fortaleza para seguir insistiendo, porque se que seré favorecido por Ti.

    En esta mala hora, mi suerte no ha sido buena y la falta de dinero me agobia. Por ello, te pedimos fortaleza ante tanta adversidad, y con humilde sensatez sabremos esperar la Buena Suerte para saldar nuestras deudas y compromisos.

    ¡Oh Poderoso San Hilarión Bienaventurado! Protégeme de las angustias, de las deudas financieras y de todas las calamidades de este mundo, permite que (hacer de nuevo la Suplica para la Buena Suerte)

    Intercede por mí ante el Señor para que me favorezca con la tan anhelada prosperidad y la fortuna en esta vida, y así vivir en santa armonía al llegar al fin de mis días en paz, pero en su divina gracia. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Plegaria a San Onofre para la Prosperidad

    Plegaria a San Onofre para la Prosperidad

    ¡Oh Poderoso San Hilarión Bienaventurado! Abogado de las cosas difíciles y amable “Protector de los Pobres y atribulados”. Tú que estás repleto de caridad hacia los más humildes y necesitados, hacia quienes sufren por la falta de un trabajo prospero, hoy me postro ante tus pies colmados de esperanzas, para pedir tu ayuda con humildad y confianza

    Frente a la ausente prosperidad y la falta de suficiente dinero para saldar las deudas y pagos que cada día se acumulan más, bendíceme con tu aprobación para que pueda superar eficazmente esta malísima y grave situación económica, que me llena de desesperanza y ansiedad, ya que no puedo solucionarlos por mis medios.

    ¡Oh Benevolente San Hilarión Bendito!, acudo a ti para suplicarte una vez más que me ayudes, pues estoy seguro que tu apacible y valiosa intermediación será siempre bien recibida y aprobada por nuestro Dios Padre.

    En tu magnánima piedad, Amantísimo San Hilarión, he decidido depositar mis esperanzas y sueños, para pedirte la prosperidad tan anhelada, que en estos difíciles momentos tanto requiero, y estoy seguro que lograré lo que tanto ansío gracias a tus obras y milagros que vienen desde el cielo.

    Conduélete de mí Amado San Hilarión en esta hora, donde las preocupaciones e incertidumbres se acumulan en mi conciencia y me vuelven cada día más temeroso e inseguro ante tantas contingencias y calamidades. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Plegaria a San Hilarión para Salir de Deudas

    Plegaria a San Hilarión para Salir de Deudas

    ¡Oh Benevolente y amadísimo San Hilarión!! Santo amado de quienes no cuentan con un hogar estable, de los endeudados, de los pobres y de los más desprotegidos y necesitados, socórreme con tu ayuda en estos momentos de angustias.

    ¡Oh Noble Protector San Hilarión! tú que siempre fuiste un alma dedicada y guardiana de los más pobres, defensor en contra de los abusos, agravios e injusticias, y generoso con quienes llegan a necesitar de ti, haz que tu valiosa intervención sea positiva en pro de todos mis problemas.

    Amado y fiel servidor de María Santísima, otórgame tu ayuda en estas necesidades que me afligen, pues carezco de medios económicos para pagar mis deudas, y cubrir mis estrecheces y carencias. Hoy requiero de un mayor ingreso para cubrir mis deudas y lograr la vivienda que tanto deseo en estos momentos; y así llevar una vida más consiente y gratificante. Por eso confío plenamente en ti.

    ¡Oh Amado San Hilarión Bienaventurado! Intercede ante el Dios Altísimo por mí, para que me ayudes y consueles rápidamente, en lo que hoy te pido (se dice lo deseado). ¡Oh Protector San Hilarión Misericordioso! Atiende mis clamores con las gracias propias que con fe y humildad te he solicitado.

    ¡Oh Noble Bien Amado San Hilarión!, no me dejes solo en esta necesidad. Tú eres mi última esperanza; Regálame el auxilio necesario que ahora requiero para seguir siempre tu ejemplo de amor, caridad y entrega hacia los demás. Amén.

    Invocación a San Hilarión para Encontrar el Amor en la Viudez

    Invocación a San Hilarión para Encontrar el Amor en la Viudez

    Oh Santísimo San Hilarión! Tu ardiente amor por Dios, tu elevada virtud y tu gran caridad hacia tus semejantes, te hicieron un ser digno, con poderes milagrosos y una bondad indiscutible para ayudar al prójimo aquí en la tierra.

    Por este motivo tan especial, tú que siempre has empeñado tu palabra, la que siempre está lista para interceder ante la solicitud de los viudos con problemas en medio de su soledad, te suplico mediante esta oración me concedas la dicha de atraer hacia mí a un buen amor.

    ¡Oh Magnánimo San Hilarión!, confiando en tu misericordia, te ruego por mi estabilidad y fortalecimiento emocional, la que puedo lograr al lado de una buena mujer durante mi futura relación conyugal. Concédeme la gracia de volver atraer hacia mí una digna compañera. Te agradezco me hagas la caridad. Porque ¿no eres tú el Santo Misericordioso de los más afligidos y necesitados?

    Oh Siempre Venerado San Hilarión, haz que después de mi viudez pueda atraer a una buena compañera y se digne a mirarme con ternura; que guíe mi hogar y ame a mis hijos, donde siempre me estará esperando para colmarla con el amor más grande del mundo.

    Tú que siempre tenías tu corazón colmado de simpatía, coméntale al gran maestro Jesucristo, sobre nuestra fe y alegría, ¡Oh, háblale!, pero que esa palabra y la gratitud de nuestro corazón sean todas las tuyas! Por los siglos de los siglos. Amén. (Se reza un Padre nuestro, Ave María y Gloria).

    San Hilarión: Un Santo Compasivo ante las Adversidades

    San Hilarión: Un Santo Compasivo ante las Adversidades

    ¿Qué es la Buena Suerte? Un instante mágico que a veces la construimos con nuestras estrategias de vida, por nuestro olfato intuitivo hacia el futuro. Hoy, por supuesto, los tiempos han cambiado drásticamente, pero la suerte sigue allí, merodeándonos, buscando sus beneficiarios. Por esta razón, las Oraciones a San Hilarión son  buscadas siempre.

    También es cierto que muchos hogares en crisis por la falta de recursos o dinero se desmoronan por tantos problemas. Pero a veces un golpe de buena suerte siempre es bienvenido pues ganancias nos pueden ayudan a saldar nuestras grandes preocupaciones y angustias.

    Por eso, ante tantas necesidades y carencias monetarias, le recomendamos estas sencillas Oraciones a San Hilarión, para que interceda por nosotros en esos días de mala suerte, ante nuestro Dios Padre, o su hijo amado Jesucristo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir