Oraciones a San Lázaro

Aun a pesar de su poca preeminencia en muchos pueblos, las Oraciones de San Lázaro no pueden pasar desapercibidas, por ser un santo milagroso, al que muchos personas necesitadas ruegan la solución a sus problemas. Casi siempre se le pide por la sanación de alguna enfermedad, principalmente relacionadas con la piel y otras contagiosas, incluidas las epidemias.

Muchas personas ven en San Lázaro solo un personaje de los Evangelios, que, según la tradición católica, vivió en Betania, cerca de la ciudad de Jerusalén, con sus otras dos hermanas Marta y María. Según Juan (11: 1-44) Lázaro fue resucitado por Jesús. Con el tiempo se convirtió en discípulo y amigo de Jesús.

No obstante, y aunque ciertamente aún sobreviven varias historias al respecto, San Lázaro no solo es venerado como santo por la Iglesia Católica, sino también por otras Iglesias como la ortodoxa y la copta. A continuación, publicamos las más buscadas por sus fieles devotos.

Índice
  1. Oraciones a San Lázaro
    1. Oraciones a San Lázaro para la Salud
    2. Oración a San Lázaro para peticiones urgentes
    3. Oración a San Lázaro para peticiones desesperadas
  2. San Lázaro: Patrón de los Perros y Desahuciados

Oraciones a San Lázaro

Oraciones a San Lázaro

 

¡Oh Glorioso Patrón de los Pobres!, hoy que en tantos tormentos me veo, acudo a tu espíritu misericordioso y me concedas con humildad lo que yo deseo, para lograr que mis dolencias sean remediadas con solo decir esta oración, que estoy seguro escucharas.

A ti San Lázaro, te clamo infinitamente para que los buenos espíritus que me ayuden siempre vengan en mi auxilio y nunca se detengan. Que cuando yo sufra algún mal o esté cercano a un peligro, los detengas en el acto y que a mí no lleguen, sirviendo esto como prueba de tu protección para conmigo.

Haz San Lázaro, que tu espíritu se convierta en mi fe y me nutra sin descanso y todo aquel que a mi lado esté encuentre en ti, magnánimo Patrón, la fuerza necesaria que requiere su materia para poder soportar estas pruebas en este planeta que habitamos y de este camino que hay que pasar, mandado por Dios, nuestro Padre.

En ti, Oh sagrado hijo resucitado, pongo toda mi fe para que me salvaguardes de esta vida y concedas el consuelo a mis grandes males y que por tu apreciado valor tenga un mejor porvenir con respecto al que tengo en estos momentos de angustia y desasosiego.

En tu nombre, Oh poderoso San Lázaro, pido que lo espíritus malos se aparten de mi sendero y tu bondad me proteja; San Lázaro tu conmigo y yo con él; él delante de mí y yo detrás de él, para que todos mis achaques y sufrimientos los haga desaparecer, a la Gloria de todos. Amén.

Oraciones a San Lázaro para la Salud

 

Mi querido y nunca olvidado patrón y asistente de los más necesitados y enfermos, recurro a tu bondad con esta plegaria para pedirte ayuda, y con el auxilio del Espíritu Santo, que el Señor Jesucristo siempre me colme con su amparo durante cualquier enfermedad por el bienestar de mi salud.

Tú, San Lázaro milagroso, otórgame la fuerza necesaria para vencer todas las tentaciones de este mundo malsano, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

«¡Oh San Lázaro, amigo de Jesucristo y hermano y guardián de los que sufren callados sus males! Tú que conoces el dolor de la enfermedad y la visita de Jesucristo cuando te devolvió la vida en Betania, recibe y acoge con buena voluntad nuestras plegarias, cuando por cualquier causa imploramos de tu ayuda en esta hora tan aciaga.

Bendito San Lázaro, que te has extendido con tu nombre en las diversas religiones del mundo, ruega por nosotros a nuestro Padre Eterno para que poseamos una confianza tranquila, sosegada y segura en el poder de Jesús.

Majestuoso San Lázaro, sé que tus milagros reales y maravillosos, así como Jesucristo logro tu salvación, resucitándote entre en los muertos, por su divino poder; por la infinita alegría que experimentaste cuando Jesús pronunció tu nombre delante de todo el pueblo y dijo “Lázaro, Levántate y anda” para que salieras del sepulcro.

Hoy, una vez más, te rogamos con mucha fe y esperanzas para que puedas interceder delante de nuestro Divino Maestro y por medio de tu mediación nos conceda lo que, confiados, te suplicamos. Amén.

Oración a San Lázaro para peticiones urgentes

«Glorioso Patrón de los Pobres, hoy que en tantos tormentos me veo, solicito y angustiado acudo a tu espíritu misericordioso para que me oigas y me concedas lo que yo deseo. Requiero que veas mis males para que sean remediados con solo decir esta oración poderosa:

En tu Nombre, Oh venerado de San Lázaro, te ruego que los buenos espíritus me ayuden y vengan en mi socorro, sobre todo cuando yo padezca de algún mal o esté en algún peligro mi vida y mi seguridad.

Detenlos Santo amado, y que a mí no se acerquen, ni me toquen. Que esto me sirva como una prueba de tu protección para mí y haz, San Lázaro, que tu espíritu se convierta en mi fe.

Que todo aquel que a mi lado se encuentre, mi fiel Patrón, obtenga la fuerza que requiere hoy mi cuerpo para poder sobrellevar estas pruebas en este planeta que habitamos, cuyos senderos y caminos mandados por los que hay que transitar, fueron puesto por Dios, nuestro Padre; por eso en ti confió y pongo mi fe para que me salves de ésta

Dale consuelo a mis grandes males y que mi vida tenga otro porvenir mejor a este que ahora tengo, y que en tu nombre San Lázaro, los espíritus malignos ni se acerquen gracias a tu protección; San Lázaro, tu conmigo y con él; él delante, y yo detrás de él, para que todos las indisposiciones o enfermedades las haga desaparecer, por la Gloria de todos. Amén.

Oración a San Lázaro para peticiones desesperadas

¡Oh San Lázaro bienaventurado, tú que eres mi predilecto abogado, mi santo protector, acudo hoy a ti y coloco mi confianza  a tus designios; en ti pongo mis penurias, mis preocupaciones y mis angustias constantes, además de mis sueños y deseos, y, aun conociendo los muchos milagros que a través de ti se han realizado, sabiendo de la bondad que de tus sanadoras manos brota cuando con humildad y fe a ti se te pide, en esta hora me atrevo a llegar hasta tu altar y  suplicante, rogando por tu poderosa ayuda  e indulgencia.

¡Oh Bendito San Lázaro!, por la esperanza tan tierna y sublime, que albergaba tu corazón de alcanzar la aureola del martirio, y por aquel deseo ferviente y puro de dar la vida por quien te la volvió a dar luego de perderla, concédeme San Lázaro bendito tu valiosa e irrenunciable mediación ante el Señor Jesús.

Te pido que ruegues por mis humildes deseos ante el buen Pastor de las almas, tu gran amigo, hermano y benefactor, y pídele que por su infinita misericordia me conceda lo que te imploro de todo corazón, para así poder encontrar consuelo en mi desesperación: (decir con inmensa fe o que se desea conseguir).

Y si crees que lo que te pido no es conveniente, dame la paz y el sosiego a mi alma enferma para que resignado espere la hora que se cumpla de la voluntad divina.

¡San Lázaro, glorioso padre de los pobres!, te ruego no dejes de ayudarme, muéstrate propicio como siempre haces y lleva cuanto antes mis peticiones al Señor, dame tus bendiciones y protección, alivia mis penas y problemas y aleja de mi vida todo mal y enemigo. Por Jesucristo, nuestro hermano y Señor. Amén (se deben rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias.

San Lázaro: Patrón de los Perros y Desahuciados

En todos los países donde se venera a este Santo, la tradición popular cuenta que la devoción y la amistad entre Lázaro y Jesús creció, hasta convertirse este en profeta y cristiano, cuya inusual evidencia causaba un fuerte impacto en la gente dondequiera que este iba.

Después de ser resucitado por Jesús, Lázaro se fue a vivir a Kittim, Chipre, donde fue nombrado como el primer obispo del lugar. A la edad de 60 años, murió y fue sepultado allí mismo en Kittim.

Por todo lo antes expuesto se comprende ahora la importancia de su trayectoria y el valor que poseen las Oraciones a San Lázaro en estos tiempos de adversidades y preocupaciones ante esta terrible pandemia que hoy azota a toda la humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir