Oraciones A Santa Marta Para Pedir Por La Familia Y Más

La historia de Santa Marta es paralela a la vida de Jesucristo. Las Oraciones a Santa Marta, recrean sus intrincados caminos vivenciales fueron testigos de su tormento y su dolor junto con Jesucristo. Hoy, pocas personas conocen la verdadera historia de esta Santa, a pesar de ser conocida por la gran cantidad de milagros y sanaciones que se le atribuyen.

Se cuenta que fue una mujer servicial, de carácter fuerte y sentimientos nobles. Humilde mujer que no conoció esposo, pero se responsabilizó completamente de sus dos hermanos. Se sabe, además que, en su aposento, Santa Marta le tenía una habitación especialmente reservada a Jesús.

Sus innumerables acciones la han hecho merecedora del título de la patrona de los casos imposibles, distinción con la que sus devotos la han venerado en numerosos pueblos del mundo católico.

Índice
  1. Oraciones a Santa Marta
    1. Oración por la Familia
    2. Invocación para Recuperar el Amor
    3. Plegaria contra el Peligro
    4. Plegaria para Amansar al ser Amado
    5. Oración para regresar al ser amado
  2. Santa Marta: ejemplo Fuerza y Nobleza

Oraciones a Santa Marta

Oración por la Familia

¡Oh Gloriosa Santa Marta, Santa Mia Protectora, Yo me acojo a tu protección y amparo y como prueba de mi afecto y de mi fe te ofrezco esta luz que en tu honor encenderé todos los días martes. Reconfórtame en mis penas y por la grandiosa dicha de la que gozaste al hospedar en tu casa a nuestro Jesús Misericordioso y Salvador.

Te clamo para que intercedas por mí y por toda mi familia para que siempre atesoremos en nuestros corazones a Dios el Altísimo y podamos ver solventadas todas nuestras necesidades. Yo te imploro que tengas piedad infinita con respecto al favor que hoy te pido. (hágase la petición)

¡Oh, Benevolente Santa Marta, ¡Santa Mia! Hoy te imploro que domines todas las dificultades, como lograste vencer al dragón que tienes postrado a tus pies. No me dejes solos en este momento de angustia. Se reza un Padre nuestro, un Ave María y Gloria.

Invocación para Recuperar el Amor

¡Oh! Bendita, Santa Marta, Santa mía, sagrada protectora de todos tus fieles devotos que gozaste del privilegio de conocer a nuestro Señor Jesús. Fuiste testigos de sus múltiples milagros y de la integridad que siempre reinó en su corazón. Lleno de angustia y mucha inseguridad, hoy acudo a ti, ante la perdida de la persona que más he amado.

Lo he visto en brazos de otro amor mientras el mío deambula solitario y callado por los rincones de mi casa. Por eso hoy Santa Marta Bendita solo te pido que me ayudes a separar a (nombre de la persona) de (nombra la otra persona) para que pueda regresar a mis brazos de nuevo. Coloco mi esperanza en tus milagrosas manos porque para ti no hay nada imposible, ya que, por medio de Jesús, podrás socorrerme y cumplirme mi solicitud.

Acoge con consideración mi súplica en tu corazón y dadme la solución a esta pena que me embarga. Aleja a esa persona, que, con sus artimañas y embrujos, ha hipnotizado su corazón y distrae su mirada hacia mí. Mil gracias te doy ¡Oh Santa Marta Piadosa! Pues estoy seguro que no me dejarás. Confío mucho en que actuarás a mi favor hasta lograr el cometido.

Toda mi veneración para ti y mi honra infinita, pues nunca me has fallado en lo que siempre te pido. Santa Marta, Santa mía, hoy yo me acojo a tu protección y amparo y como prueba de mi afecto y de mi fe te ofrezco esta luz que en tu honor encenderé todos los martes. Permíteme ser feliz sin intrusos en nuestras vidas. Tú eres y serás siempre mi consuelo, por los siglos de los siglos.  Amén.

Plegaria contra el Peligro

!Oh! Gloriosa Santa Marta; imploro por tu intervención para que me liberes de toda la maldad de este mundo y apartes todo. Concédeme el poder y la fuerza para salir triunfante de la ofensiva de mis enemigos. Tampoco permitas que acaben con mi tranquilidad; dadme el poder para hacer mi voluntad y enrumbar mis caminos por senderos de armonía.

Hoy te clamo Santa Marta, Santa Mia para que el mal y el pecado que habita en esas personas, lo doblegues, se arrepientan íntegramente y me supliquen perdón por intentar destruirme. Permite y concédeme la dicha de ver a (se dice el nombre de la persona que deseas dominar) arrastrándose ante mí, que se humille de verdad y que me busque.

Te encomiendo Santa Marta mi vida, mi futuro y mi bienestar, para que (se dice la persona que deseas dominar) se convierta en mi esposo(a), mi amante o mi compañera(o), y así atienda mis deseos con mucho amor y que seas tú quien lo someta y rendido caiga ante mis pies. Confió en ti amable madre, por los siglos de los siglos. Amén.

Plegaria para Amansar al ser Amado

¡Oh! Grandiosa Santa Marta, resplandeciente Virgen que a los enamorados no desamparas, hoy acudo a ti para que enmiendes mis necesidades, elimines mis miserias y subyugues todos mis problemas como sometiste a la fiera brava que ronda ante tus pies.

Santa Marta, sé que para ti no hay imposibles, agradecería por siempre que, por tu intercesión, me liberes de cualquier maldad, embrujo o mala intención y sanciones con tu justiciero poder a quien se atreva o pretenda dañarme abiertamente o silenciosamente, permitiendo que los avasalle hasta que se arrepientan uno por uno y me clamen de rodillas el perdón, hincados, de hinojos ante Dios el Altísimo.

Así mismo encomiendo a ti todos mis deseos para que (se dice el nombre de la persona amada) sea mi esposa(o), me atienda y no me descuide en mis necesidades, por el contrario, que Santa Marta la subyugue fuertemente, obligándola a que venga mansa y se postre ante mis pies. Amén.

Oración para regresar al ser amado

¡Oh Grandiosa Santa Marta!, acudo a ti en esta hora para implorarte por (se dice el nombre de la persona) y regrese a mí por siempre para que me haga inmensamente feliz con todo el cariño y el amor más puro que un ser enamorado puede tributarle a la persona que ama.

Permite que (se dice el nombre de la persona) no pueda ni vivir en paz, ni conversar ni socializar con nadie, ni en la cama acostarse, sin tranquilidad ni de satisfacción, hasta que no la vea postrada ante mis pies pidiendo clemencia.

Santa Marta no permitas que (se dice el nombre de la persona amada), se enamore de nadie porque el(ella) es enteramente mío(a). Que cada minuto que (se dice el nombre de la persona amada) pase en su lugar de trabajo no deje de pensar en mí y solo en mí. Santísima y purísima Santa que cuando (se dice el nombre de la persona amada) permanezca en su hogar solo piense en mí, me recuerde y me extrañe todo el tiempo.

Asimismo, que cuando (se dice el nombre de la persona amada) se vaya a la cama a dormir, cuando se levante, cuando se bañe, se halle en un bar, una reunión entre amigos, una fiesta, en el supermercado, transitando por la calle o avenida, o simplemente cuando vea la televisión o una película, se obsesione pensando en mí y me recuerde con nostalgia a mi (se dice el nombre de la persona amada), se sienta sola y se lamente por siempre de haberme dejado.

Santa Marta que (se dice el nombre de la persona amada) vuelva a sentir la atracción, el gusto, necesidad, y amor que sintió por mí al principio de nuestra relación y quiera volver a intentarlo conmigo. Santa Marta ampárame y socórreme por el amor de Dios y concédeme el deseo que te imploro en esta humilde plegaria. Domina y regrésame eternamente enamorada a AVC, por el amor de Dios, Amén.

Santa Marta: ejemplo Fuerza y Nobleza

Oración a Santa Marta

El estado emocional de las personas que sufren por amor es algo que solo los que lo padecen pueden comprender. Esas personas que transitan por esa senda de dolor y sufrimiento cuentan con las Oraciones de Santa Marta para buscar refugio, consuelo y solvencia ante sus pedimentos.

Al elevar tus Oraciones a Santa Marta, ella te estará escuchando, como una princesa al servicio de sus fieles dispuesta a librar cualquier batalla. Pero eso sí. Debes rogarle y orarle con el más hondo amor y compromiso, para que quite de tu camino todos los obstáculos en tu relación amorosa o de pareja.

No la ignores. Búscala y rézale estas oraciones para que interceda por ti ante nuestro Dios cuando necesites de sus favores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir