Oraciones Para La Proteger La Casa

En estos momentos cuando la incertidumbre se ha expandido en todos lados, las Oraciones para la Proteger la Casa, son una de las herramientas más efectivas a las que recurrimos cuando le oramos al Dios Padre.

No obstante, nuestra casa no solo debe ser concebida como el lugar privilegiado donde toda la familia comparte y se viven las mas increíbles experiencias, sino también como el sagrado espacio desde donde conversamos con Dios.

Esa otra casa, ese otro cuerpo invisible, incrustado en nuestra alma, es aún más importante y debe ser consagrado al Dios Padre. Nuestro cuerpo no solo es una caja llena de carne y hueso, sino el arca perfecta creada por Dios, donde se entremezclan todos los sentimientos, pensamientos, ideas, sensaciones, etc. que complementan todo lo físico y material.

En esta nueva sección, te ofrecemos un hermoso ramillete de Oraciones para Proteger la casa, que esperamos las hagas todos los días antes de acostarte por el bien de tus bienes y de tu adorada familia.

Índice
  1. Oraciones para Proteger la Casa
    1. 1.- Oraciones para Proteger la Casa contra la Envidia
    2. 2.- Oraciones para Proteger la Casa de los Desastres Naturales
    3. 3.- Oraciones para Proteger la Casa contra los Fantasmas
    4. 4.- Oraciones para Proteger la Casa contra la Delincuencia
    5. 5.- Oraciones para Proteger nuestra Casa Espiritual
  2. Dios es mi gran Casa y mi Gran protección

Oraciones para Proteger la Casa

1.- Oraciones para Proteger la Casa contra la Envidia

¡Oh mi sagrado Dios Padre! Cada vez que regreso del trabajo y admiro la hermosa fachada de mi humilde casa, se me vienen a la mente las envidias y sus malos pensamientos de la gente hacia nuestro hogar. Bendito Dios Padre, sabes que mi casa la he consagrado a tu gloria, a tu poder.

Impide amadísimo Dios Padre que esas envidias no impacten en mi casa. No dejes que las fuerzas del mal penetren en mi aposento sagrado y la destrocen por la envidia, la fruición y la desazón de personas que maliciosamente la desean tener.

Presérvala Padre Amado, porque en ella se han anidado todos los recuerdos, todas las lágrimas, las alegrías, los proyectos y la compañía de mi bella familia, que en ella se siente dichosamente feliz, sobre todo cuando te enaltecemos y le gritamos al mundo cuánto te respetamos y amamos.

Pero recuerda siempre Magnánimo Protector y Guardia de mi vida, que mi cuerpo también es mi otra casa, donde reposan tus enseñanzas y el espíritu consagrado de tu nombre.  Que es un templo espiritual para venerarte y alabarte siempre.

¡Gran Padre Amado! Concédele el amparo a mi humilde casa y protégela siempre porque ese es mi cuerpo. No la dejes desfallecer a ninguna hora. Bendícela por siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

2.- Oraciones para Proteger la Casa de los Desastres Naturales

¡Oh Gran Protector y Dominador de los embates de la Naturaleza! Ante la cercanía de la época de los torrenciales aguaceros y huracanes, hoy acudo a ti Padre amado para implorarte por la protección de mi humilde casa.

Aleja de su entorno todos los desastres por causa de la naturaleza. No dejes que ni los rayos, incendios, huracanes, ciclones, ni tormentas, ni ninguna tempestad peligrosa la toque por ningún lado. Resguárdala Padre Amado y Eterno en estos momentos cuando se anuncian fuertes lluvias con descargas eléctricas.

Cuando esté lejos de ella, rodéala con tu luz protectora para que nadie se atreva a violar sus puertas y ventanas. Colócale en sus cuatro costados tus ángeles celestiales, para que enfrenten esos demonios terrenales, que la pueden ver caer al suelo.

Bendícela Padre, una y mil veces, porque mi casa es tu templo divino, donde tu presencia siempre será bienvenida y donde tu inmensa misericordia y poder tendrán siempre una calurosa y digna morada, por los siglos de los siglos. Amén.

3.- Oraciones para Proteger la Casa contra los Fantasmas

¡Poderoso y Protector Espiritual y Universal! La casa de María y José albergó en sus cuatro paredes a tu hijo Jesucristo, quien fue formado y fortalecido con tus enseñanzas. Y, aun así, entregó su cuerpo en la cruz bendita para salvarnos.

Por eso Dios Padre Todopoderosos, tú que todo lo controlas, no permitas que bajo ninguna circunstancia las fuerzas de mal penetren y deambulen en mi casa buscando debilitarnos como familia, para satisfacer sus ambiciones malignas y detestables. Aléjalos por siempre, apártalos de nuestra presencia y de nuestro amor.

No aceptes ¡Oh Padre Misericordioso y Protector nuestro! que los fantasmas inicuos se apoderen de la tranquilidad que mora en nuestra casa, de nuestra alegría, de nuestra entereza. Yo con la santa cruz, donde fue crucificado tu hijo unigénito, los enfrento a diario, pero necesito de tu inconmensurable poder para enfrentarlos y detenerlos.

¡Padre Adorado! Si tú me lo concedes yo podre estar confiado y podré asegurarme de su estabilidad, para bien de toda mi familia, que está consagrada en cuerpo y alma por completo a tu gloria, por los siglos de los siglos. Amén.

4.- Oraciones para Proteger la Casa contra la Delincuencia

Cada vez que me encamino al trabajo o salgo con mi familia de vacaciones, pienso en la delincuencia que se ha desatado a medida que la crisis económica y social se agudiza. ¡Oh Padre Fortificador y Guardian de mis Riquezas Espirituales! Eso es algo que siempre perturba mi tranquilidad.

Por eso en este momento, y sin querer ser tan obstinado por lo material, invoco tu sagrada benevolencia y poder, para que alejes de mi casa a todos los delincuentes, a quienes no les importa jugar con el dolor ajeno. Aléjalos, apártalos, permite que tu gran poder interfiera y los neutralice. Permite que por tu infinita misericordia se detengan y nunca entren a nuestras casas.

Fortalece Padre Amado todas sus cerraduras, sus entradas, sus aposentos. Obstrúyeles la mirada cuando pasen frente a mi casa, que nunca hallen el camino para llegar hasta ella, que es donde ha permanecido fiel y leal nuestro entendimiento y amor a tu espíritu bondadoso.

Nuevamente Dios Padre te suplico por mi casa; protege mis enseres, todo lo que allí reposa, que ha sido fruto de mi esfuerzo y de mi trabajo. Cuídame todos mis bienes y no aceptes ninguna intromisión de ningún extraño a mi humilde casa.  Bendícela Señor, por los siglos de los siglos Amén.

5.- Oraciones para Proteger nuestra Casa Espiritual

¡Magnifico y Siempre alabado Padre Amado! Quisiera pedirte con esta sencilla oración que cuides muy bien mi casa espiritual. Pues, así como existe la casa material para cuidar nuestro cuerpo, existe también la casa espiritual y es esa precisamente la que más debemos conservar.

Bendito Padre amado, sabes muy bien que allí convive nuestra alma, cuyo techo jamás gotea, las paredes no se agrietan y sus bases nunca tiemblan. Tampoco permitas que nadie entre a esa mi casa invisible, colmada de pensamientos, verdades, convicciones y muchas esperanzas.

Esa casa espiritual, que no es una casa típica, sino una casa existencial, es desde donde evoco y se crean mis más interesantes ideas, donde se superan todas las casas, todos los castillos del mundo.

¡Amado Dios Padre! ¿De qué nos sirve construirnos casas muy bien hechas para nuestros cuerpos, si nuestras almas quedan atrapadas en una casucha donde las tempestades nocturnas nos aturden y las lluvias nos inundan?

Eso, de nada sirve y tú sabes que no debe ser de esta manera, porque tú no planificaste que tu corazón deambulara como un mendigo; tú siempre deseas entrar a mi casa, alejándome del frío bajo un techo, donde siempre hay espacio disponible.

¡Amado Dios Padre! Cuida mi casa, tanto la material como la espiritual! Porque en ella siempre tengo una mesa con un plato listo para comer. En su sala cuento con un cómodo sofá para descansar. Pero yo quiero residir en tu casa. Bien sabes Amado Padre que cualquier lugar que no sea el suyo es insuficiente. Cualquier lugar lejos de tu regazo y de tu casa es peligroso. Y tu Padre Amado quieres que habite en Él. Porque “Tu Padre no solo te pide que vivas con Él, te pide que vivas en Él”. (Hechos 17.28).

No pienso que estoy separando de Ti. Todo lo contrario. Hoy padre misericordioso desecho cualquier pensamiento ajeno a esa realidad. Tú en la Gloria Celestial y yo aquí en la tierra, puesto que eres Espíritu (Juan 4.23), y tú eres nuestro gran techo, que nos resguarda de cualquier tribulación. Eres nuestra pared y fundamento mas amado y apreciado. Por los siglos de los siglos. Amén.

Dios es mi gran Casa y mi Gran protección

Dios es mi gran Casa y mi Gran protección

En estos momentos de angustia e incertidumbre, siempre que materialmente hablamos de nuestras casas, pensamos en protegerlas de la delincuencia. Pero nos olvidamos de la otra casa, la espiritual, que también puede ser barrida y socavada por las fuerzas malignas, convirtiéndola en un espacio de dolor y desesperanza.

Aun así, muchos valoran más lo material que lo espiritual, y si a esta ultima casa la descuidamos, podemos convertir nuestras dos casas, tanto la material como la espiritual, en un espacio lleno de debilidades y lamentaciones.

Por eso, en esta sección te ofrecemos algunas Oraciones para Proteger la Casa, que deseamos que las reces siempre que te alejes de tu casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir