Oraciones A Santa Teresa

Las Oraciones a Santa Teresa, patrona de los escritores españoles, han recorrido el mundo gracias a sus fieles devotos, quienes siempre acuden a ella para hacer que interceda ante Jesucristo para la solución de graves dificultades, sanación de enfermedades u otra calamidad.

Santa Teresa es una santa muy querida por la Iglesia católica y anglicana, a su vez es Doctora de la iglesia, como Santa Catalina de Siena y Santa Teresita del Niño Jesús. En este artículo publicamos las Oraciones a Santa Teresa más buscadas y leídas por sus fieles devotos para pedirle protección y la resolución a sus problemas más apremiantes.


Índice

    Oraciones a Santa Teresa

    Oracion Cristianas a Santa Teresa

    ¡Oh Milagrosa Santa Teresa! Te invoco por quienes sufren sueños no deseados, quienes padecen de insomnio y quienes han emprendido negocios y se encuentran en graves dificultades. También por quienes buscan socorro para la curación de sus enfermedades o problemas.

    ¡Oh Amado Señor, Dios nuestro! Tú que inspiraste como modelo y maestra a Santa Teresa, enséñanos a seguir sus senderos de amor y pureza, ya que ella  hizo de su vida una permanente conversión y nos legó en sus escritos los pasos a seguir para alcanzar el camino de la perfección.

    Ella nos describió lo fugaz que es la vida y de cómo nuestra sed de dicha, de felicidad solo Dios la puede calmar. Por ello, debemos aprender de sus lecciones para un día poder cantarle por siempre tus misericordias. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Invocación a Santa Teresa por un Mal Sueño

    Mal Sueño

    ¡Oh Milagrosa Santa Teresa! Tu que eres la abogada de los sueños. Hoy recurro a ti porque me he despertado con un sueño muy desagradable y no deseado. Y recurro a ti con esta sencilla oración para que me des entendimiento y sosiego.

    A ti Santa Teresa te ofrezco este sueño confuso; si es beneficioso, que caiga sobre mi humanidad y si es maléfico que las aguas del mar y las tormentas se lo lleve bien lejos. No permitas amantísima Santa que en mi humanidad se haga realidad, porque solo quiero la paz y la felicidad.

    Me aferro a ti en este instante, y confío en tu maravilloso poder para interpretarlo y con tu poder hacer que sus malos presagios se difuminen con el tiempo, sin traer dolor ni sufrimientos a mi alma, que solo clama por tu bondad y tu generosidad.

    Apártame de esos maléficos sueños. No me dejes solo en las noches ni permitas que se repitan, porque mis tribulaciones e incertidumbres aumentan cada vez que los tengo. No me desampares en esas ensoñaciones que me aturden y haz que la paz reine en mi. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Plegaria de Santa Teresa al Cristo Crucificado

    al Cristo Crucificado

    Nunca me mueve, mi Dios, para desearte el cielo que me has prometido, ni me mueve el infierno tan despreciable y temido para por eso dejar de ofenderte. ¡Tú me mueves, Señor Padre! muéveme el contemplarte clavado en la cruz y escarnecido. Muéveme ver tu cuerpo tan lastimado, al ver tus afrentas y tu muerte.

    ¡Oh magnanima Santa Teresa! Muéveme, en fin, todo tu amor  y en tal forma, que aunque no exista el cielo, yo Te amara, y aunque no existiese el infierno, yo te temiera. Pero, no me tienes que ofrendar porque te quiera, ya que aunque lo que hoy espero no esperara, lo mismo que et amo Te amaría. Amén.

    Oración por los 500 años del nacimiento de Santa Teresa

    ¡Oh Dios, Padre nuestro Misericordioso! Te alabamos y bendecimos, porque nos das la gracia de poder celebrar los 500 años del nacimiento de Santa Teresa de Jesús.

    Señor mío Jesucristo, “amigo verdadero”, danos tu ayuda para crecer en tu amistad, para que, como Santa Teresa, hija de la Iglesia católica y anglicana, podamos dar testimonio de tu alegría ante este mundo, atento a las necesidades de la Humanidad.

    ¡Glorioso Espíritu Santo! Ayúdanos a avanzar, a progresar “con limpia conciencia y humildad” en el sendero diario de la vida interior, basados en la verdad, con regenerado desprendimiento y un amor fraternal incondicional.

    Como Teresa de Jesús, sabia maestra de espiritualidad, enséñame a orar de todo corazón: Tuya soy, Señor, para ti nací ¿Qué mandáis hacer de mi vida? Amén.

    Invocación de San Alfonso de Ligorio para Santa Teresa

    Oración de San Alfonso de Ligorio para Santa Teresa

    ¡Oh, Santa Teresa Bendita, Virgen seráfica, amada esposa de nuestro Señor Crucificado, tú, quien aquí en la tierra ardió con un amor tan profundo e intenso hacia tu Dios y mi Dios, y en este momento iluminas como una llama brillante  en el paraíso, también obtén para mí un destello de esa misma llama ardiente

    Amadísimo Santa, te pido que me ayudes a olvidar el mundo, las cosas creadas por nuestros Dios, aún yo mismo, porque tu fervoroso deseo era verle adorado por todos los hombres.

    Concédeme que todas mis ideas y pensamientos, deseos y cariños sean orientados siempre a realizar la voluntad de nuestro Dios Padre, la bondad inmensa, aun a pesar de estar en gozo o dolor, porque Él es digno de ser adorado y obedecido por siempre. Logra para mí esta bendición, tú que estas al lado de Dios, haz que yo me envuelva con fuego, como tú, con el santo amor de nuestro Dios Padre. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Oración Poderosa a Santa Teresa

    Oración Poderosa a Santa Teresa

    ¡Oh bienamada Santa Teresa!, que habéis prometido colmarnos con una lluvia  de rosas desde el cielo, mira mis ojos misericordiosos y oye mis múltiples requerimientos. Grandioso es tu poder porque Dios te ha hecho grande entre las    santos del cielo.

    Te suplico, ¡Oh mi amable protectora!, me alcances de Dios las gracias que te pido, siempre que así sea para mayor honra de Dios y la salvación de mi alma. Te suplico de una manera especial que me hagas participar de las rosas que nos has prometido.

    ¡Oh bienamada Santa Teresa!, Aleja mi atribulado corazón de las vanidades y placeres mundanos de esta vida, y en esta hora enséñame a amar a Jesucristo y a María la Virgen con amor puro y verdadero, para gozar contigo de la eterna bienaventuranza. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Oración a Santa Teresa para Pedir Favores

    Santa Teresa y los favores

    Escucha mis palabras, ¡Oh Dios, Salvador nuestro! Oye nuestros clamores para que, así como gozamos en la festividad de tu Santa Virgen Teresa, así también podamos ser nosotros alimentados con el codiciado pan de su celestial creencia y preparados y formados con los afectos de su tierna devoción.

    ¡Santa Teresa Venerada! Vengo a tus pies repleto de confianza para pedirte mis favores. La luz de esta vida me pesa demasiado y no hallo más que espinas entre su regazo. Envía sobre mi alma angustiada una lluvia de flores, de gracia y de virtud, para poder subir el calvario de la vida, embriagado de tus perfumes.

    Envíame una sonrisa de tus tiernos labios de cielo y una mirada frágil de tus hermosos ojos, que para mi tienen mas valor que tus caricias y que todas las alegrías que el mundo encierra. ¡Dios mío! Por intercesión de Santa Teresa dame fuerza para cumplir con mi deber y dame la gracia que en esta plegaria te pido. Amén.

    Oración a Santa Teresa por las Misiones

    Santa Teresa y las Misiones

    ¡Oh Santa Teresa Virgen Poderosa! Tú que fuiste justamente proclamada como Patrona de las Misiones en todo el mundo: recuerda los ardientes deseos de mostrarte, cuando aun vivías en la tierra, de querer sembrar la cruz de Jesucristo en todas las naciones, y exclamar el Evangelio hasta la consumación de los siglos.

    Te suplicamos ¡Oh Santa Teresa Venerada! que nos ayudes, que no nos dejes solos, según tu promesa, a los sacerdotes, misioneros y toda la Iglesia. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Santa Teresa: Modelo de Rectitud y Amor Profundo por Jesús

    Santa Teresa: Modelo de Rectitud y Amor Profundo por Jesús

    Desde sus inicios manifestó un deseo inmenso en su corazón de conocer la vida y obra de los santos y las luchas de caballería. Al quedar huérfana de madre a los 13 años, se aferra en oración a la Santa Virgen pidiéndole que la adoptase.

    Su padre para remediar y apaciguar su conducta, en 1531 la interna en el colegio de Gracia, que era dirigido por hermanas agustinas, donde halló el deseo de su vocación religiosa. Ya monja, en 1554 sufre una serie de visiones desgarradoras sobre el infierno despertando en ella la necesidad de una vida de entrega religiosa a la perfección, esto hace que lleve a cabo la reforma de Carmelo. Se dice que llegó a fundar 17 conventos.

    Su vida es un ejemplo religioso, pues no enseñó que a través de la oración obtenemos las peticiones e inclusive fuerzas y favores del Dios Padre. En 1614 el Papa Pablo V la beatificó y luego en 1622 el Papa Gregorio XV la canoniza. Se celebra la festividad de Santa Teresa el 15 de octubre.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir