Oraciones Poderosas A La Virgen  

En esta vida vemos algunas mujeres que no pueden concebir, son estériles y quedar embarazadas es un privilegio que la naturaleza les ha negado. Sin embargo, muchas se aferran a la fe y la esperanza de lograrlo mediante las Oraciones Poderosas a la Virgen, cuyos clamores pueden llegar a sus oídos.

Aquí es este breve apartado ofrecemos algunas Oraciones Poderosas a la Virgen, pero dirigidas a todas ellas, de acuerdo con sus advocaciones y clamadas por miles de mujeres y hombres que anhelan sanación, solución a sus problemas, alejar el mal o quedar embarazada y ver cumplidos sus sueños de ser madres.


Índice
  1. Oraciones Poderosas a la Virgen 
    1. Oración Poderosas a la Virgen para Quedar Embarazada
    2. Oración a la Virgen para una Maternidad Plena
    3. Oración a la Virgen María por un Parto Feliz
    4. Oración a la Virgen María para Concebir sin Problemas
    5. Plegarias a la Virgen María por un Parto Sano
    6. Invocación a la Virgen María de un Esposo Desesperado
    7. Oración a la Virgen María para las Futuras Mujeres
    8. Plegarias a la Virgen María por los Problemas de Embarazos
  2. Virgen María: la Madre Servicial de nuestro Jesucristo

Oraciones Poderosas a la Virgen 

Oraciones Poderosas a la Virgen 

Oración Poderosas a la Virgen para Quedar Embarazada

¡Oh Amadísima Virgen María! Fiel creyente enamorada de nuestro Dios Padre, creador de todo el universo y dador de vida, especialmente a todas las mujeres del mundo, a quien le diste la dicha por obra y gracia del espíritu santo, para engendrar a tu amado hijo y con su divina gracia, nos salvara a todos.

Hoy acudimos a ti para que nos ayude a liberarnos del pecado original y con tu magnánima voluntad atiendas el llamado de nuestro corazón, colmado del deseo de concebir un hijo, para amarlo y cuidarlo como lo lograste tú, por obra y gracia del Espíritu Santo.

Clamamos por tu bondad infinita para lograr este anhelado sueño y poder lograr un hogar repleto de amor para que mi hijo(a) crezca plenamente feliz, mientras lo orientamos sabiamente y educamos en el camino de la fe y esperanza.

Amada Virgen María, llena de amor y vida, apóyanos como lo hizo nuestro Dios padre con Sara, amantísima madre de Isaac y con la entrañable Ana, madre de Samuel. Por eso, te rogamos bendigas nuestro cuerpo de mujer y que la fertilidad renazca en nuestros vientres con armonía y salud, dándonos la gracia de engendrar nuestro hijo. Amén.

Oración a la Virgen para una Maternidad Plena

Confía en la Virgen para una Maternidad Plena

¡Oh Virgen Purísima! Cúbreme con tu manto iluminado, lleno de amor y humildad, para agradecerte un inmenso favor, concediéndome la dicha de una sana maternidad.

Deseo fervientemente acudir a ti, ¡Oh Virgen María Sacrosanta! para pedir tu ayuda y que podamos cumplir nuestro sueño de ser padres. Mi esposo y yo solo deseamos concebir con amor a nuestro tan esperado hijo.

¡Oh Misericordiosa Virgen María Purísima! De antemano, te damos las gracias porque estoy convencida que me colmarás con esta hermosa bendición, que espero tenga una respuesta positiva tuya. Tú estás siempre en nuestros corazones, como signo de nuestro eterno gran amor y agradecimiento hacia tu sagrada bondad. Por los siglos de los siglos. Amén.

Oración a la Virgen María por un Parto Feliz

La Virgen María y un Parto Feliz

¡Bienaventurada y Redentora Virgen María! En este momento de dudas, clamo a ti para que valores mi suplica y me colmes con tu luz blanca de buenas noticias relacionadas con mi tan esperado embarazo y mi futuro parto.

Así como lo hizo nuestro Dios Padre contigo, Virgen María, así quiero que suceda. Ayúdame con tu intervención ante Dios para que mi esposo y yo podamos cumplir uno de los roles más importantes: poder concebir lo más pronto posible un hermoso hijo o hija, como fruto de nuestro gran amor.

La fe siempre la tengo, creyendo ciegamente en tu bondad y la rápida respuesta frente a las peticiones relacionadas con la maternidad. Hoy clamo ante ti por un parto feliz, agradeciéndote desde ya, pues sé que mi petición tendrá una respuesta positiva.

Venerada Virgen María Bendita, siempre estarás en nuestros corazones y te prometo que también estará en el alma y corazón de nuestro futuro hijo, como señal de agradecimiento perpetuo por esa dicha. Por los siglos de los siglos. Amén.

Oración a la Virgen María para Concebir sin Problemas

Concebir sin Problemas

¡Oh Virgen María Milagrosa! Ante tus pies oro para suplicar tu intersección ante tu hijo, pues he puesto mi vientre en tus manos con todo el deseo y amor hacía ti desde mi corazón, porque creo ciegamente en tu infinita bondad.

¡Oh Virgen Piadosa! Te suplico que cumplas mi deseo. Por esa razón, imploro tu clemencia en esta hermosa oración, para que, en la dulce espera, me ayudes con la gracia de ser madre y tener una maternidad plena de salud y armonía.

Por favor, intercede por mi ante tu hijo Jesucristo y nuestro Dios todopoderoso, para que su plan de vida se cumpla dentro de mi vientre y me otorgue mucha paciencia y sensatez, para esperar congraciada tu bendición y recibir la hermosa noticia de estar embarazada.

No me desampares amada Virgen Santa de la inmaculada concepción, quien albergaste en su vientre a nuestro gran salvador, te ruego que intercedas por mí y alcánzame la dulce gracia de quedar encinta y ser madre. Por los siglos de los siglos. Amén.

Plegarias a la Virgen María por un Parto Sano

Orar por un Parto Sano

¡Oh! ¡Milagrosa Virgen María! A cuyo poder ató Dios la tierra y sus diversos elementos, hallando en tu fuerte intercesión un claro escudo protector contra la adversidad y las malas influencias, un puerto seguro para los náufragos, para la emancipación de los cautivos, y un escudo contra todos los males.

¡Oh Protectora Virgen María Inmaculada! Por aquel tu ardiente amor al Santísimo Sacramento, hoy te suplico intervengas por mí para que pueda quedar embarazada y así pueda recibirle por siempre al final de mi vida, siendo merecedora de la gracia y la sutil felicidad de la gloria que en este aciago momento te pido. Por los siglos de los siglos. Amén.

Invocación a la Virgen María de un Esposo Desesperado

Invocación de un Esposo Desesperado

¡Oh excelsa y amada Virgen María!, tú que fuiste madre y una mujer Santa de caridad para los pobres y necesitados, aquí estoy ante tus pies postrado humildemente y ante tu indiscutible piedad para implorar nuevamente tu apreciado auxilio en mis necesidades y aflicciones cotidianas.

Amantísima Virgen María, auxíliame en esta hora, postrado ante ti con mi corazón abierto a tus designios; haz que mi esposa quede embarazada. Intercede por mi ante tu hijo, glorioso salvador y benefactor hijo de Dios, para que bendigas su vientre y pueda concebir una hermosa criatura, que tanta falta nos hace.

Resguárdala y bendícela con ese embarazo tan esperado para albergar en sus entrañas ese hermoso hijo. Te juro y prometo educarlo según las leyes y mandamientos divino de nuestro Dios Padre.

Escucha mis sencillas invocaciones, mis ruegos constantes, amante protectora mía Virgen María y conviérteme en el Padre más feliz mediante tu palabra y poderosa intercesión. Por los siglos de los siglos. Amen.

Oración a la Virgen María para las Futuras Mujeres

Oraciones para las Futuras Mujeres

¡Oh, Benefactora Virgen María! Pronto seré madre. Hoy lo supe y me siento orgullosa, altiva y con grandes expectativas, por lo que te expreso mi enorme satisfacción como futura madre embarazada.

Misericordiosa Virgen María, a ti vengo deseosa por la gran piedad con la que tratas a tus devotos. Acepta, mis plegarias que de muy buena fe y gana te brindo, en memoria de tus oraciones tan eficaces y meritorias, para que se las hagas llegar a Dios, quien te invistió como especial patrón de la madre verdadera.

Aquí estoy, Virgen Mia, soy una de ellas, sumisa y humilde que se ha entregado a tu portentosa protección y amparo, y hoy te suplico humildemente me concedas el desarrollo y crecimiento de una criatura en mi vientre y que en el mes noveno nazca sin complicaciones, libre y a la luz de este mundo.

Igualmente, para nuestras parejas que lo asumen como una prueba más, para confirmar nuestro amor y unión, luchando ambos con sensatez y seguridad, y así confirmar lo mucho que podemos amar a esa persona con quien estamos y que es la prueba de amor más leal.

¡Oh, prodigiosa Virgen María! Acudo a ti con mucho amor ante esta gran necesidad y sobre todo con fe, confiados en que veremos un hermoso milagro, ¡por medio de tu intervención ante Dios Padre! Por los siglos de los siglos. Amén.

Plegarias a la Virgen María por los Problemas de Embarazos

Problemas de Embarazos

¡Oh Gloriosísima Virgen María! Por todos estos favores con que nuestro Dios te colmó, alcánzanos de su grandiosa piedad, que limpie nuestro vientre y el alma de los pecados y culpas, para que se convierta en un templo digno de tu morada.

También te suplicamos por la paz de nuestros cuerpos, que son templos católicos consagrados, dedicados siempre a la unidad de la fe, de la santidad y de las costumbres, que la hacen incontrastable a los esfuerzos de sus enemigos.

Y si fuese para mayor gloria de Dios, te ruego que me concedas el favor especial que tanto hoy necesito: (aquí se debe hacer la petición) Apiádate de mí y consígueme una favorable solución a esta urgente y apremiante solicitud, que agobia y entristece mi corazón.

Tú, como Madre y Protectora, no me abandones en este momento, presenta mis deseos ante el Dios Padre. Yo siempre confío en tu bondad infinita, que por tus méritos alcanzaré, para mayor honra y gloria de Nuestro Señor, que vive y reina por los siglos de los siglos, Amén.  (se debe rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias).

Virgen María: la Madre Servicial de nuestro Jesucristo

La Madre Servicial de nuestro Jesucristo

Estamos conscientes de que las Oraciones Poderosas a la Virgen son diversas, por cuanto sus advocaciones también lo son en todo el mundo católico. Lo que si es cierto es que ha sido reconocida como la madre de nuestro amado Jesucristo, quien disfrutó y sintió el amor a plenitud, mientras estuvo con ella.

En sus oraciones se le clama por muchas cosas, pero generalmente se le pide por los embarazados, tanto esposo como esposa, haciéndolo con la gloria y la grandeza divina del espíritu santo, para que sus frutos sean consagrados a la veneración y grandeza de nuestro Amado Dios Padre. Rézalas y clámalas con fe todas las noches y encomiéndate a su misericordia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir