Versículos Bíblicos Para Los Padres

De los diez mandamientos que nuestro Dios Padre nos legó en las Sagradas Escrituras, hay uno que dice que debemos honrar a nuestros padres. En estos Versículos Bíblicos para los Padres, ahondaremos sobre estas relaciones entre padres e hijos, desde la mirada cristiana.

Esto es algo que nuestro Dios Padre siempre desea que respetemos y cumplamos, pero en diversas ocasiones nos sentimos enredados en cuanto a lo que este implica, sobre todo cuando la relación con nuestros padres ha sido estresante. Por ello nos preguntamos ¿Cómo podemos honrar o mostrar respeto hacia nuestros padres? Veamos estas formas sencillas para obedecer este sagrado mandamiento.


Índice

    Versículos Bíblicos para los Padres

    Versículos Bíblicos para los Padres

    Efesios 6:18

    Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos. Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos.”

    Cuando hacemos las oraciones por nuestros padres los estamos poniendo simbólicamente ante el trono de nuestro Padre celestial. ¡Ese es el regalo y la distinción más grande que les podemos obsequiar! Pedimos por ellos ante nuestro Señor por sus penurias, por su salud, por sus problemas.

    Sean o no sean cristianos, debemos orar por nuestros padres; y si aún no tienen a Jesucristo como Rey y Señor en sus corazones es necesario que oremos por su salvación.

    Filipenses 1:3-4

    “Doy gracias a mi Dios cada vez que me acuerdo de ustedes. En todas mis oraciones por todos ustedes, siempre oro con alegría.”

    En estos Versículos Bíblicos para los Padres se nos recuerda que debemos rezar por nuestra relación con ellos. Nuestros padres son seres humanos con virtudes y defectos., al igual que nosotros. Muchas situaciones difíciles debemos enfrentar como familia todos los días.

    Algunas las superamos bien; otras no tanto, pero seguimos juntos batallando. Tanto los padres como los hijos necesitan la sanidad del alma para seguir queriéndonos y respetándonos. Pidamos a Dios que nos regale la actitud correcta para relacionarnos con respeto y amor con nuestros padres y que nos muestre cómo Él quiere que los enaltezcamos.

    1 Tesalonicenses 5:11

    “Por eso, anímense y edifíquense unos a otros, tal como lo vienen haciendo.”

    Con el transcurso de los días y los años nuestras responsabilidades como hijos crecen y nos falta tiempo para estar con toda la familia. Y notamos que el trabajo, la limpieza de la casa, las compras, el cuidado de los hijos y todo lo demás, nos absorben y vemos que nos hace falta solo un par de horas para visitar a nuestros padres.

    Puede ser que ellos pasen la mayor parte del tiempo en medio de la soledad y la alegría más grande, más aún si viven lejos, es que nos vean, que nos abracen. Siempre debemos visitarlos.

    2 Juan 1:12

    “Aunque tengo muchas cosas que decirles, no he querido hacerlo por escrito, pues espero visitarlos y hablar personalmente con ustedes para que nuestra alegría sea completa.

    Visitarlos implica hacer que ellos nos sientan. Debemos mostrarles que nos importan. Un solo abrazo, una sonrisa y una palabra de aliento son pequeños detalles que nada nos cuestan, pero que pueden ser de bendiciones y de gozo para ellos.

    Pues, no todas las familias saben expresar el amor y el cariño a través de los años. Sin embargo, cuando Jesucristo está en nuestro corazón y su Espíritu mora en nosotros, nuestra perspectiva hacia ellos y hacia la vida cambia. El amor de nuestro Jesucristo nos llena y nos guía la relación con nuestros padres y con todos los que nos rodean.

    Versículos Bíblicos para los Padres

    Levítico 19:32

    “Ponte de pie en presencia de los mayores. Respeta a los ancianos. Teme a tu Dios. Yo soy el Señor.”

    Es triste cuando vemos a un hijo faltándole el respeto a sus propios padres. ¡Qué importa como ellos nos hayan criado o tratado en el pasado!

    Pues hay una elección que como hijos de nuestro Dios Padre debemos hacer: pagarles bien o mal. Romanos 12:21 nos dice: «No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien.» Esto no quiere decir que los vamos a excusar por sus errores y obviarlos.

    No. Pero si se nos presenta de nuevo el momento, debemos hablar y tratar los temas necesarios con la unción y la guía de nuestro Dios Padre. De lo contrario, estaremos en contra de nosotros mismos, porque de ellos venimos.

    Levítico 20:9

    “Si alguien maldice a su padre o a su madre, será condenado a muerte: ha maldecido a su padre o a su madre, y será responsable de su propia muerte.”

    No hay expresión más fea y atractiva para Satanás… Y hablarles a nuestros padres en esos términos, no es agradable a nuestro Dios Padre. Al contrario, debemos hacerlo con amabilidad y sumo respeto.

    Aun los problemas o temas más delicados o difíciles que emergen con el pasar del tiempo, como por ejemplo quién los cuidará, dónde vivirán, quien les dará sus medicamentos, etc., son cuestiones que debemos incluso planearlas pues somos son ostros quienes debemos lidiarlos con el cariño y la ternura que emerge de un corazón lleno del Espíritu Santo.

    Versículos Bíblicos para los Padres

    1 Timoteo 5:1a

    “No reprendas con dureza al anciano, sino aconséjalo como si fuera tu padre.”

    En las Sagradas Escrituras de la Biblia a menudo encontramos palabras bastante claras y directas sobre la manera como le debemos hablar y tratar a nuestros padres y a las personas mayores en general. En esto, no debemos fallar. Al contrario, debemos imponerla también a nuestros hijos.

    Proverbios 1:8

    “Hijo mío, escucha las correcciones de tu padre y no abandones las enseñanzas de tu madre.”

    En ocasiones, el regalo más apreciado que podemos darles a nuestros padres es oírlos atentamente. Puede ser que hayan historias ya conocidas hasta de memoria, repetida tantas veces. Sin embargo, ¿qué daño puede hacernos escucharlas una vez más? A nuestros padres y abuelos hay que dejarlos hablar y compartir sus hermosos recuerdos con todos nosotros, pues son parte de nuestra historia.

    Versículos Bíblicos para los Padres

    Proverbios 23:22

    Escucha a tu padre, que te engendró, y no desprecies a tu madre cuando sea anciana.”

    Puede ser más dificultoso y complicado ponernos a escuchar los consejos o advertencia de nuestros viejos ahora que somos adultos responsables. Pero hay que hacerlo con respeto y valorar ante Dios la sabiduría y los conocimientos que puedan existir en sus palabras.

    Nuestros padres llevan más senderos recorridos y muchos de sus consejos están basados en sus experiencias, sus éxitos y fracasos. Oigamos atentamente lo que nos dicen y clamemos a Dios por sabiduría y humildad para aplicar en ellos lo que nos corresponda.

    Marcos 11:25

    “Y cuando estén orando, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que también su Padre que está en el cielo les perdone a ustedes sus pecados.”

    Para nadie es un secreto, muy lamentable, por cierto, que todos los seres humanos erramos muchas veces y perjudicamos a otros, ya sea a propósito o sin mala intención. Esto puede aplicar también a nuestra niñez y a la relación con nuestros amados padres.

    Puede ser que hayan heridas muy profundas que requieran ahora el toque de la sanidad que solo nuestro Dios Padre puede darnos. Pero en la mayoría de las ocasiones, el primer paso para ser sanados de ese dolor emocional es el perdón, y eso es una decisión muy personal, sujeta al libre albedrio de cada ser humano.

    Versículos Bíblicos para los Padres

    Efesios 4:32

    “Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.”

    Mas bien, debes tomar la decisión de perdonar a tus amados padres y permitir que nuestro Dios Padre cure y restaure nuestro corazón. La actitud de tus padres no depende de la tuya: la tuya sí depende. Por ello, debemos obedecer a nuestro Dios Padre y perdonarlos.

    Clámale al Señor para que te permita ver a tus padres con sus ojos y amarlos con el amor puro que viene de él. No dejes que el odio y la amargura rijan tu vida, sino que sea nuestro Dios Padre quien reine por completo en tu corazón y te muestre cómo amarlos, sobrellevarlos y perdonarlos.

    Versículos Bíblicos para los Padres que Aman a Dios

    Versículos Bíblicos para los Padres

    Aun estando consciente de que tendría una muerte sumamente dolorosa y humillante, Jesucristo se sometió al Padre por el inmenso amor que le tenía y por amor que sentía por cada uno de nosotros. Siempre honró a nuestro Dios Padre siendo obediente y reconociendo su autoridad.

    En estos Versículos Bíblicos para los Padres recogemos lo esencial de esa relación entre nuestro Dios Padre y Jesucristo. Como ejemplo, como modelo, debemos imitarlo. Incluso, finalmente honró a su madre por su bienestar mientras sufría el dolor en el Calvario y encomendó el cuidado de su madre María a Juan, su discípulo y amigo. No la dejó desamparada, sino que cuidó de ella.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir