Oraciones a San Elías

Las Oraciones a San Elías nos revelan la grandeza y magnificencia de este noble hombre, que es descrito cómo Profeta de Dios y que ha de enfrentarse con el pueblo luego de prometer en el Sinaí suma fidelidad a Yahvé. Como Profeta de nuestro Dios Padre, San Elías es único, siendo un famoso profeta israelita referenciado en el Antiguo Testamento, que vino a este mundo en Galaad, cerca del siglo VIII a.C.

Según la historia narrada en la Biblia, se cuenta que su padre observó cuando los ángeles lo rodearon y lo alimentaron con fuego siendo un pequeño. Tal es su grandeza, que aquí de ofrecemos estas sencilla Oraciones a San Elías para que las pongas en práctica en tu día a día.


Índice

    Oraciones a San Elías

    Oraciones A San Elías para Vencer el Pecado

    Oración A San Elías para Vencer el Pecado

    ¡Oh Gloriosísimo y Bien Amado Profeta San Elías Bendito! Tu que poseíste la fuerza y el coraje suficiente para vencer el pecado, y con profunda pasión seguir expresando abiertamente tu infinito amor y alabanza a nuestro Dios Padre. Ante ti he venido a postrarme ante sus pies, para que me otorgues las fuerzas y el valor necesarios para vencerlo en mi cotidianidad e impedir sus estragos en mi espíritu.

    Por ello, hoy con sincera humildad y lleno de fe te suplico con infinita esperanza que no me dejes solo en este instante, que me colmes espiritualmente de esa fuerza interior que emana de tu bondad, de esa determinación y seguridad a la hora de tomar las decisiones más certeras, alegrando al Santísimo, esperando que éstas sean para su gloria eterna.

    ¡Oh Magnifico y Victorioso Profeta San Elías! Amado y Noble Guardian del Altísimo, obséquiame tu sagrada disposición y valentía, para poder hacer el bien al prójimo y evitar caer en la tentación tan indeseada, logrando tu bendición. Tu grandeza ante el Dios Padre me lo ha demostrado. ¡Cómo no Alabarte y Orarte! Por los siglos de los siglos. Amén.

    Oración a San Elías para Iniciar el Día Sin Pecado

    Oración a San Elías para Iniciar el Día Sin Pecado

    ¡Oh Dios Padre Todopoderoso y Eterno! Hoy me acerco a los pies de tu Profeta amado San Elías, para que interceda ante Hijo Amado, Jesucristo nuestro Señor; como aquel moribundo que acude al médico de la vida, para que te dignes en lavar mis pecados, y lograr que desaparezcan mi enfermedad, mis inmundicias, alumbrare mis cegueras, enriquecer mis pobrezas y vestir mi desnudez.

    Me acerco con humildad a ti, Oh Gran Elías, para recibir como el pan de los Ángeles, a nuestro Rey de Reyes y al Señor de Señores, con tantas dolencias y piedad, con tanta pureza y fe, con tales deseos y propósitos, como conviene a la salud de mi angustiada alma.

    En este momento y antes de iniciar el día, te pido que me permitas recibir, no solamente  el sacramento del Cuerpo y de la Sangre del Cristo Redentor, sino además la gracia y la virtud de ese Dios tan bondadoso; permite que pueda recibir el Cuerpo de su Hijo Unigénito Jesucristo, nacido de la Virgen María.

    Te suplico tu intermediación porque siento que merezco ser incorporado a su cuerpo místico y contado entre todos sus miembros. Padre Misericordioso, regálame el poder de admirar eternamente en el Cielo a tu amado Hijo Jesús, a quien me dispongo a recibir ahora bajo el manto divino de la fe viviente que reina contigo en el Espíritu Santo. Por todos los siglos de los siglos. Amén.

    Oración a San Elías para la Protección

    Oraciones a San Elías para la Protección

    ¡Oh Poderoso San Elías!, Hoy me postro ante tus pies para que tu abnegado espíritu meta sus manos en todos mis actos y me aleje de los peligros que me acechan. Yo confió en la luz divina y universal que me otorgó la vida, me protege, me cubre de amor y paz, mediante tu misericordiosa intercesión

    ¡Oh Amadísimo San Elías! Tú que eres manantial inagotable de sorprendentes bondades y que conoces mis angustias y mis preocupaciones, a ti acudo con toda mi intacta fe y esperanza para suplicarte tu santa protección

    Hoy con esta ofrenda que te hago, te pido (se dice aquí lo que se desea eliminar), suplicándote que me oigas atentamente y me ayudes en estos tiempos difíciles por los que estoy pasando. Deposito en tus manos todos mis problemas y angustias, seguro de lograr con tu poder y mis súplicas solventar mis problemas.

    ¡Oh Venerado Profeta San Elías! Protégeme de todos los peligros y las intenciones malignas de los que me envidian. Resguárdame de todo lo malo y guíame por los senderos de paz y armonía, al lado de mis seres amados, que siempre me apoyan y me acompañan en mis travesías. Bendice benevolente San Elías. Por los siglos de los siglos. Amen.

    Invocación a San Elías Contra los Enemigos y Envidiosos

    Invocación a San Elías Contra los Enemigos y Envidiosos

    En esta hora ¡Oh Amadísimo San Elías! Me arrodillo ante tus pies para suplicarte que me liberes de las malas intenciones y de las maldades de mis enemigos. Que su envidia y su rencor no me causen más dolor de lo que me han causado.

    Por eso se pido que no les permitas que sea víctima de sus brujerías, de sus conjuros o de sus maldiciones. Hazlos recapacitar para que entiendan a buena hora que deben deponer sus acciones maléficas y sus malos pensamientos, buscando el perdón ante los ojos y las bendiciones del Señor.

    ¡Oh Sagrado y Venerado por siempre San Elías! Envuélveme con tu sagrado mantel y ayúdame a lograr la tranquilidad y liberarme de sus malas acciones. Resguárdame de todo lo malo, de los peligros que se encuentran a mí alrededor. Sagrado Profeta de Mi Amado Dios Padre, salvaguardarme de las malas acciones de mis enemigos y no dejes que caigan en sus tentaciones. Amén.

    Oración a San Elías para la Protección Espiritual

    Oración a San Elías para la Protección Espiritual

    ¡Oh Victorioso San Elías, te pido me protejas de cualquier maleficio que este alrededor de mi vida, te suplico ayuda para que alejes cualquier tentación que llegue a mis manos y sobre todo te agradezco que me des la protección necesaria ante mis enemigos.

    Permite que ellos se sientan confundidos y se alejen de mis alrededores y lo míos, te imploro todas mis suplicas sean tomadas en cuenta, y me des la fortaleza para tener seguridad y confiar también en la Sagrada Virgen María.

    Ahora acudo al Profeta predilecto San Elías, en nombre de Dios y te ofrendo mi rezo y devoción, rogándote que me liberes de cualquier peligro y daño que quieran hacerme mis enemigos, líbrame de todo mal y de cualquier animal venenoso y rabioso que pueda acercarse a mi vida, sobre todo líbrame de cualquier hechizo o brujería.

    Te agradezco seas mi guía junto a san Miguel Arcángel para que los caminos que transite sean seguros y puedan estar llenos de felicidad, despeja cada uno de mis senderos por los que transitaré para que no pueda correr ningún riesgo ni peligro, te pido ¡Oh Gran Profetas San Elías! me ayudes con tu intercesión ante nuestro Dios Padre y el Cristo al que tanto pregonaste su venida. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Plegaria al Profeta San Elías contra la Envidia y la Maldad

    Plegaria al Profeta San Elías contra la Envidia y la Maldad

    ¡Oh Dios Omnipotente y Misericordioso! Abrigo y fortaleza nuestra en estos días de tribulación y de tantos males que nos acechan. Hoy te imploramos que nos mires favorablemente a quienes recurrimos a tu infinita y benefactora bondad, para armarnos con tu bondad protectora.

    Por medio de la intercesión de tu amado Profeta San Elías, escucha hoy mi sencilla plegaria con misericordia y bondad, creada y clamada para la conversión y sanación de los pecadores y el dominio y destrucción de la envidia y la maldad.

    Poderoso y Bienaventurado Profeta San Elías, resguárdanos en el peligroso combate, ¡Oh milagroso y amado Profeta!, conviértete en nuestro auxilio contra la malicia, el rencor, la ira, la venganza y la indeseada traición, así como de la envidia, la injusticia y el rencor, los celos, las maquinaciones y la difamación, así como de las hechicerías, embrujos y maleficios de brujerías.

    Ampáranos poderoso Profeta de nuestro Dios Padre de los malos espíritus, así como de las muchas tentaciones del demonio, que siempre andan en busca de almas débiles y atormentadas para entrar en sus cuerpos y poseerlas en contra de los designios del Altísimo, el máximo benefactor de nuestra existencia.  Por los siglos de los siglos. Amén.

    Plegaria al Profeta San Elías contra los Malos Pensamientos

    Plegaria al Profeta San Elías contra los Malos Pensamientos

    ¡Oh Misericordioso y Benevolente San Elías! Acudo ante tus pies para que como magnifico guardián, me protejas de las intenciones malignas de mis enemigos, de sus engaños y sus hostigamientos, amparándonos en tu poderosa fe y confianza implacable en todo momento, a toda hora, como lo hiciste en con nuestro Dios Padre.

    Portentoso y milagroso San Elías, libera de mi imaginación las malas ideas y los maléficos pensamientos, que nuestro Dios Padre por medio de tu intervención acreciente mi sana fe y mi repleta confianza en Él para emerger triunfante ante las fuertes batallas, refriegas malignas o vicisitudes de la vida cotidiana.

    Deja ¡Oh, Generoso Profeta Glorificado por nuestro Dios Padre! que mis tortuosos caminos y veredas sean liberados de los obstáculos, dificultades y conflictos de todo tipo para que cada hermosa mañana, cada resplandeciente día tenga más vigor físico, fuerza existencial y energía espiritual emanada del Espíritu Santo, para luchar con la fortaleza del amor y vencer a quienes desean verme acabado. Amén.

    San Elías: Un Profeta Especial para nuestro Dios Padre

    San Elías: Un Profeta Especial para nuestro Dios Padre

    Tan especial es este noble profeta, que tuvo el honor de poder hablar con Dios en el Monte Sinaí e incluso pudo dividir el histórico rio Jordán con su sagrado mantel. De igual forma, la historia nos relata además que fue llevado al cielo en un carro de fuego.

    Pictóricamente es representado en un carro de fuego elevándose hacia el cielo o también con una filosa espada de fuego destruyendo a los infieles y paganos, y retando a los falsos profetas.

    En el Nuevo Testamento también se le referencia de una forma muy clara. Más, hoy se le tiene como Patrono de los conductores, de los choferes, de las aeromozas y capitanes de vuelos y guardián contra el fuego y las tormentas. Su fiesta o celebración se acostumbra a conmemorar el día 20 de julio.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir