Oraciones  a San Jerónimo

Sean Bienvenidas siempre todas las Oraciones a San Jerónimo, quien además de ser un pilar valioso en la enseñanza y el credo cristiano, albergó una gran bondad para socorrer siempre a quien más lo necesitaba; Por ello, puede interceder por ti ante Dios para que tu vida mejore y logres una estabilidad emocional en todos los ámbitos.

Orarlas nos hace entrar en un estado de completa comunión con el Santo Padre y nos alientan a seguir sus pasos y sus enseñanzas por encima de cualquier escenario, alabando a nuestro Dios Padre Todopoderoso, en pro de la armonía y la felicidad que tanto buscamos, especialmente en estos tiempos de la pandemia mundial.


Índice

    Oraciones  a San Jerónimo

    Oraciones  a San Jerónimo para a Protección

    Oración  a San Jerónimo para a Protección

    ¡Oh Magnánimo San Jerónimo, que en tu existencialidad mortal te apegaste a la mirada bondadosa del Señor Jesucristo, y con el cuidadoso apoyo de María Santísima lograste la renovación en la gracia vivificadora, obséquianos tu protección y alcánzanos del Dios Padre una real conversión al Evangelio para la Salvación.

    ¡Oh Milagroso San Jerónimo! Tú que representas para los huérfanos y necesitados una verdadera tea del amor omnipotente, calmándolos en sus miserias y penalidades, permite que, por tu ejemplo, nos capacitemos bien para acoger también a nuestro prójimo con la misma bondad con la que Jesucristo non ha querido.

    ¡Oh Bendito y Benevolente San Jerónimo!, que en el correr de tu vida has declarado a los hombres la misericordia y el cariño de Dios,  protegiendo a niños y jóvenes ye instruyéndolos en el camino hacia el cielo, acoge y guía ahora a nuestra juventud y resguárdala de todo mal.

    ¡Venerado y Amadísimo San Jerónimo!, Tu que en tu vida personal, como buen Samaritano, has apoyado con amor de padre a cualquier ser enfermo de alma o cuerpo, ayuda con tus suplicas y con tu poderosa intercesión a nuestros hermanos que hoy están enfermos, bañándolos de la fuerza y el valor requerido para admitir y vivir en la fe en medio de este momento de dolor, y puedan verse pronto sanados; recuperados en la paz y la salud, para alabarte en tu templo Amén.

    Plegaria a San Jerónimo para la Protección de las Familia

    Oraciones a San Jerónimo para la Protección de las Familia

    ¡Bien Amado y Venerado San Jerónimo! En este contexto tan desesperanzador, bien sabes que las dudas y la inseguridad nos acechan. Por eso hoy necesito que escuches estas suplicas para poder desecharlas. ¡Venerado y Amadísimo San Jerónimo!,  mi familia lo es casi todo; tú sabes que no quiero que nada le suceda, porque te confieso que soy débil y las impotencias espirituales pueden afectar mi paz y mi normal desenvolvimiento ante la vida.

    Estoy convencido que nuestro Dios Padre no desconoce los que nos atormenta y nos preocupa en medio de esta crisis socio-económica. Temo por mi protección y la de mi familia completa. Pero ¡Oh Amantísimo San Jerónimo!, Intercede por ella.

    Sabes cuándo lloro y rio, cuando estoy en medio de la soledad y lo mal que me siento cuando no le puedo cumplir a mi familia. Presérvala siempre Padre Celestial, protégela y motívala a seguir luchando contigo a mi lado, pero nunca te alejes de nosotros, acompáñame siempre.

    ¡Oh Padre Benefactor del Mundo! Escucha a San Jerónimo. Y por sobre todas las cosas, perdona mis pecados. Sabes que te llevo siempre muy adentro y te necesito en mi existencia, en mi vida. Cobíjame con tu manto sagrado, con tu fuerza y poder espiritual, pero especialmente dámele la protección  a mi familia, a mi hogar,  a mi empleo, a mis planes y proyectos de bien y a toda la gente que me ama. La protección para mi familia que te imploro, extiéndela a todos tus hijos, por los siglos de los siglos. Amen.

    Invocación a San Jerónimo para los Hijos

    Oraciones a San Jerónimo para los Hijos

    ¡Oh Dios Padre Misericordioso y Benevolente! Escucha las intervenciones de San Jerónimo, pues sabes bien el inmenso amor que un padre tiene por sus hijos y por su Familia. Los sabes muy bien porque viviste los sufrimientos de tu hijo Jesús, quien en la cruz del calvario entregó su su vida, para que todos pudiéramos ser salvados en su nombre.

    Aquí estoy San Jerónimo para que le hables al oído a nuestro Padre Amado, y rogarte este humilde favor. No descuides a mis hijos ni los apartes de su familia, aunque andan por el mundo huyendo de estas adversas circunstancias que hoy afronta nuestro país. No me los abandones ni un instante, porque tengo miedo de que se extravíen, y yo no les estoy haciendo compañía para guiarlos y reprenderlos cariñosamente.

    Estoy seguro de que con tu misericordiosa protección y ayuda, ellos estarán bien y podrán luchar en otros lares, en otras naciones, de una manera digna y confiable, solo dependiendo de tus bendiciones y confiados en tu magnánima intervención en los momentos más difíciles y peligrosos.

    Ayúdalos San Jerónimo. Me siento impotente ante esta realidad que ahora enfrenta mi familia. Por eso te pido encarecidamente tu intervención amorosa, porque yo Amado Santo, por estas circunstancias no puedo estar con ellos. Pero si tú los proteges yo estaré en paz con mi conciencia.

    Mi espíritu podrá descansar en paz sabiendo que tú los cuida donde quiera que estén, como lo hiciste con tu hijo Jesús al que siempre has amado y protegiste de las tentaciones de Lucifer cuando anduvo vagando sin comer ni dormir, cual emigrante, perdido entre las montañas. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Oración a San Jerónimo para la Prosperidad

    Oración a San Jerónimo para la Prosperidad

    ¡Amado Todopoderoso Dios de los Dioses! Tu que eres el gran padre de todos nosotros, hoy quiero clamarte por todas aquellas personas que sufren calladamente sus penas existenciales, sus problemas cotidianos y sus dolores físicos por tantas enfermedades que agobian nuestro planeta tierra.

    Por eso deseo que oigas a San Jerónimo, a quien nos hemos encomendado, para que a cada persona a la que hoy tenga que dirigirme, de mi boca solo broten palabras de vida, de fortaleza, de unión, de solidaridad, de apoyo, de compasión y aliento. ¡Oh sí magnifico Señor!, pero que no sean palabras de muerte ni de maldición; sino palabras para bendecirlos; para que todo, absoluta y plenamente todo lo que hoy les exprese, caiga sobre mí en abundancia de bendiciones, en riquezas espirituales y materiales. Amén.

    Plegaria a San Jerónimo para la Protección de los Emigrantes

    Oración a San Jerónimo para la Protección de los Emigrantes

    ¡Oh San Jerónimo Misericordioso y Benevolente! El amor que sentimos por los hijos siempre es algo imposible de descifrar. Nuestro Dios Padre siempre estuvo  pendiente de tu hijo Amado cuando a María y José se les se perdió en el Templo mientras preocupados lo buscaban por todas partes.

    Pero nuestro Padre Amado sabía muy bien que no andaba descarriado, y por el contrario les enseñaba sus enseñanzas a los fariseos, que si estaban perdidos en la interpretación que ofrecían del antiguo testamento.

    Su hijo Jesús que en la cruz padeció y entregó su vida, por nuestra salvación  les demostró el profundo amor y respeto que sentía por su padre. ¡Y como no rogarte que cuides a mis hijos! ¡Misericordioso San Jerónimo! No me los abandones ni un instante, porque en un descuido, pueden ser presa fácil de la maldad.

    Con tu amparo nuestros hijos e hijas emigrantes podrán seguir luchando en esos parajes peligrosos, batallando de una manera digna y confiable, solo dependiendo de las bendiciones celestiales, confiando en las horas más álgidas y apremiantes.

    Esta plegaria te la hago porque a diario los veos confundidos y temerosos. Y me entristece verlos sufriendo; resguárdamelos siempre para que mi conciencia pueda estar tranquila, sabiendo que tú los llevas por caminos seguros, como cuidaste en eso 40 días y 40 noches a tu hijo Jesús, quien perdido en el desierto despreció las tentaciones de Satanás. Por los siglos de los Siglos. Amén.

    Invocación a San Jerónimo para la Protección de los Hijos

    Oración a San Jerónimo para la Protección de los Hijos

    ¡Oh Amantísimo y Respetado San Jerónimo! Ejemplo de mi corazón y de mi vida, Santo entregado al Niño Jesús; hasta ti hoy vengo colmado de esperanzas, para suplicar tu misericordia, porque quiero pedirte que tus abundantes tesoros los derrames sobre todos los niños, que solo desean amor y generosidad.

    Permite, por medio de tu intersección, que todos los niños y niñas se queden siempre contigo para que se alejen del mal y se hagan semejantes a Ti, creciendo en sabiduría y gracia delante de nuestro Dios y de los hombres.

    ¡Siempre te ofrendaré Amado San Jerónimo! Porque tu alma pura y noble, pudo guiar a muchos niños y niñas y guiaste sus pasos; escúchanos y dale alivio al cristiano, concédele la gracia que tanto necesita para mitigar la desesperación que los vuelve intranquilos en la vida. Con profundo amor te suplico por su seguridad y felicidad.

    Por ellos clamo. Por ellos imploro tu poder y tu atención Tú qué conoces muy bien mis pesares pues todo te lo confío, concédeles la paz a quienes viven angustiados y dale alivio a sus corazones.  Yo, no acudiré a ti en vano, pues estoy plenamente convencido de quien es el Dios de los Dioses, el Único y Verdadero, el auxilio de todos los cristianos. Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo…

    Recuerda que jamás nadie te ha suplicado antes sin tu ayuda recibir, por ello, totalmente arrepentido de mis pecados y repleto de amor y esperanza, acudo a ti con ilusión para que me cumplas este favor que hoy te pido: (repetir lo que se quiere obtener).

    Bendícelos a todos y a todas, intercede ante nuestro Jesús, a ese gran Divino Niño, óyelos, y suplícale consuelo y apóyalos, pero por sobre todas las cosas resguárdalos con tu misericordia infinita. Amen. (Rezar el Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria. Hacer la oración y los rezos tres días seguidos).

    San Jerónimo: Reflejo del Amor hacia los Más Pobres

    San Jerónimo: Reflejo del Amor hacia los Más Pobres

    En verdad,  un hijo o una hija es la creación más pura y hermosa de nuestro Dios Padre. Ellos vienen a este mundo, no para ser castigados y humillados, sino para amarlos, orientarlos y motivarlos a desarrollar todas sus capacidades físicas, intelectuales y espirituales.

    Si tienes hijos o hijas, donde quiera que estén, no dejes de rezarle estas Oraciones a San Jerónimo y clámale por su felicidad, su desarrollo y su futuro, contando siempre con la ayuda de nuestro Dios Padre.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir