Oraciones A San Sebastián Para Proteger El Hogar

Las Oraciones a San Sebastián  nos revelan la fortaleza y fe de este santo de nuestra iglesia católica y de la iglesia ortodoxa, quien se paseó por nuestro planeta durante el siglo III. De acuerdo con los registros históricos que aún se conservan, se sabe que era de origen romano y que sufrió el tormento durante el mandato del emperador Diocleciano.

Se cuenta que venía de una familia de nobles con carrera militar y que llegó a desempeñarse como capitán de la primera corte de la guardia de dicho emperador.

Índice

    Oraciones a San Sebastián

    ¡Oh Grandioso y Benevolente San Sebastián

    Tú que llegaste hasta Dios con tanta fe y bondad,

    Que ofreciste como sacrificio tu vida

    En obediencia a nuestro Dios Padre Creador

    Para auxiliar dignamente con lealtad

    a todos tus hermanos cristianos.

    Hoy que estas al lado de nuestro Dios Padre

    Oye las plegarias y humildes súplicas

    de aquellos que te invocan con gratitud,

    tanta fe y profunda devoción,

    y van a tu encuentro desde las viñas,

    caseríos y ciudades donde tu sombra mora.

    ¡Oh Benevolente Mártir de Cristo!,

    Obtén de parte de nuestro Dios Padre,

    que, al confesar nuestra fe,

    podamos recibir el Reino

    anunciado por el Cristo Redentor

    con real espíritu de penitencia

    y convivamos como sus hijos predilectos.

    Que nuestros hogares fecundos

    sean auténticos templos colmados de  amor

    donde emerja la santidad,

    reinen la prosperidad, la alegría y la santa paz.

    Y que en nuestro trabajo

    triunfe siempre la justicia y la armonía.

    Libéranos  de cualquier egoísmo

    y de la maldad que nos aturde

    para que, unidos como hermanos

    disfrutemos toda esta hermosa tierra

    que nuestro Dios Padre nos ha obsequiado

    según los valores de su Reino:

    verdad, justicia y amor eterno.

    Amén.

    Oracion a San Sebastián para Pedir Favores

     

    ¡Oh Misericordioso San Sebastián, Mártir Glorioso!

    llévale nuestros ruegos al Altísimo

    y otórganos la dicha infinita

    de tu exclusiva intercesión

    para que así podamos obtener

    lo que aquí y en este instante te pedimos:

    (Aquí se debe hacer la Petición)

    ¡Oh San Sebastián Omnipotente y Piadoso!

    Presta atención a nuestras plegarias,

    ayúdanos en lo que solicitamos

    y regálanos la fuerza y confianza necesaria,

    para que aferrados a tu ejemplo

    de profunda fe, esperanza y misericordia

    podamos ganarnos la vida eterna

    ¡Oh Caritativo San Sebastián Martirizado!

    Sabes que Jesús promete y le cumple

    a quienes persisten hasta el final

    y bajo el amparo de María la Virgen,

    Nuestra Madre celestial

    Podamos llegar a Él y sentirlo,

    Como manantial de eterna felicidad.

    Amén.

    Oración a San Sebastián para Casos Desesperados

    Oración a San Sebastián para Casos Desesperados

    ¡Dios Padre nuestro colmado de misericordia! que al mártir San Sebastián nos enviaste y con tanto poder le fortificaste su amor hacia ti, para que por ninguna promesa terrenal, ni intimidación, ni sufrimiento, ni flecha pudiese ser sacudido ni apartado de tu inmensa fe.

    Con suma humildad te rogamos que por nuestros auténticos derechos en nuestras consternaciones podamos obtener tu asistencia, que al ser perseguidos o traicionados puedas defendernos y al tener necesidades podamos lograr la  solución, y que en cada instante que tengamos una gran miseria podamos tener la rectificación para que nuestros enemigos no nos aceche.

    Que con tu valentía retires a nuestros enemigos, cualquier daño o desgracia, destruyendo a quien nos quiere perjudicar o pretenda difamar nuestra honorabilidad y que las lenguas viperinas sean humilladas y silenciadas en contra de los celos y la envidia para con nosotros.

    ¡Oh Gran Señor Dios! Hoy rezamos ante tus pies y te imploramos y rogamos que seas compasivo y que  por medio de tu siervo y esta plegaria a San Sebastián, tu noble mártir santificado, puedas darnos los dones y auxilios que necesitemos por conveniencia ante las cosas presentes que estamos viviendo, ya sean en espíritu, cuerpo o en cualquier cosa.

    Particularmente te rogamos que nos concedas (aquí se hace la petición) además de todos los bienes que nos lleven a nuestra inmortal salvación y que finalmente podamos ganarnos la gloria celestial por medio de nuestro señor Jesucristo que en ti vive y reina. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Oración a San Sebastián para Reconquistar un Amor Perdido

    Oración a San Sebastián para Reconquistar un Amor Perdido

    ¡Oh Glorioso San Sebastián!, ejemplo de amor a Dios y testimonio de bondad para los demás, que llegaste a de Dios con tanta fe y caridad para sacrificar tu vida al obedecerle y auxiliar a tus hermanos cristianos, convirtiéndote en modelo de justicia y fortaleza.

    Oye mi plegaria, ahora te invoco con todo mi agradecimiento, fe y devoción, para que me des tu bendita protección y la solución para todas las penas y sufrimientos que hoy atormenta mi alma, mi cuerpo y mi corazón, que sufre  desconsolado por la ausencia de mi amado (a).

    Por ello, una tristeza inmensa me abruma el alma al pensar que lo perderé por lo problemática de nuestra situación amorosa. Y ruego tu ayuda para volver a estar de nuevo juntos y comenzar una nueva vida, llena de amor y fidelidad, donde la lealtad sea nuestro sello para siempre.

    Implora por nuestro amor, magnificente Santo para poder formar un hogar y aleja de nuestras vidas las malas lenguas y los comentarios perversos. Mi confianza la deposito en ti, en tu sangre, derramada por nuestro Jesucristo, como semilla derramada de virtudes en nuestros corazones.

    ¡Oh Bondadoso San Sebastián! Ruega ante el Dios Padre por nosotros para poder ser dignos de alcanzar la vida eterna. Líbranos de todo el egoísmo y la maldad para que unidos vivamos felices en la  tierra que Dios nos dio, según los valores del Reino: la verdad, la justicia y el amor. Por los siglos de los siglos. Amen.

    Oración a San Sebastián para Proteger a los Militares

    Oración a San Sebastián para Proteger a los Militares

    ¡Oh mi Querido comandante de la corte del emperador romano!, Tú que elegiste también ser un soldado de Jesucristo y osaste difundir la fe en el Rey de Reyes, siendo condenado a morir travesado por múltiples flechas, que derramaron tu sangre sin compasión.

    Más sin embargo, por su fornido cuerpo, les pudo demostrar que eras un atleta  con mucha fuerza y tesón, cuyas flechas de ejecución fueron extremadamente débiles ante su piel. Por lo que se les ocurrió buscar otra forma para, dando su vida por el Señor.

    A pesar de sus fallidos intentos, ante tu cuerpo vigoroso, la gloria y amparo de nuestro Dios Padre estaban contigo y nunca te dejaron solo en tus momentos más difíciles, empero tu fe y tu confianza eran tan grandes que con paciencia y abnegación soportaste todas las humillaciones.

    Por eso hoy ¡Oh Gran Soldado de los Benevolentes! Te clamo y te pido ardientemente que los soldados de nuestra patria y las personas que se enfrenta y defienden la verdad sean siempre vigorosos y espléndidos en su fe como lo ha sido su Santo Patrón.  Por los siglos de los siglos. Amén.

    Oración a San Sebastián para Buenos Viajes

    Oración a San Sebastián para Buenos Viajes

    ¡Oh Benevolente Señor Mío!, En estos aciagos momentos por los que hoy atravieso quiero agradecerte que me concedas el espíritu de fortaleza que necesito, para que, orientados por el ejemplo indiscutible del mártir San Sebastián, podamos aprender a dar testimonio de nuestra fe cristiana.

    También para aguantar con suma paciencia los sufrimientos y dificultades que nos depara la vida, las cuales muchas veces nos empujan a tener que emprender largos viajes para realizar trámites, atender familiares enfermos, entre otras cosas, todo ello ello en medio de los percances que se nos presentan en su planificación.

    Por ello, ¡Oh Glorioso y Bien Amado San Sebastián Bendito!, Solo nos queda suplicarte que nos cuides en nuestros viajes y asegures nuestro retorno en esas carreteras de mi país, para que todos podamos llegar felices y con buena salud a nuestros hogares.

    ¡Amado Mártir San Sebastián Bendecido! Te imploro nos cubras con tu manto sagrado y que tu sangre sea nuestro escudo protector en la defensa y preservación de nuestras vidas, y esa es tu voluntad y la voluntad de Dios, obséquianos la dicha de poder llegar a salvo a nuestro destino. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

    Oración a San Sebastián en Casos Difíciles

    Oración a San Sebastián en Casos Difíciles

    ¡Oh Magnánimo y Poderoso San Sebastián! Mi alma hoy vive angustiada por un asunto sumamente difícil de solventar en estos momentos. Por ello, me he acercado ante tus pies para que intercedas por nosotros ante nuestro Dios Padre y así contar con el mismo amor y la misma valentía que mostraste  al combatir por la Gloria de Dios!

    Poderoso y Valiente Guerrero que enfrentaste a tus enemigos en el nombre de Jesucristo, ahora te suplico que te conviertas en mi protector, para que con tu sensatez y valentía puedas sostenerme con tus brazos victoriosos, sin tenerles  más miedo a los enemigos que aspiran mi caída.

    ¡Bendito seas Amantísimo Soldado del Señor! En este momento aciago y angustioso, solo te imploro que metas tus manos salvadoras y me ayudes con (aquí se expresa lo que se desea solventar), pues conscientes estoy que para nuestro Dios Padre nada es imposible, si los pedimos con fe y confianza.

    Amado Guardián, socórreme y ayúdame a ser fuerte ante esta dificultad para dar testimonio de mi fe en Cristo nuestro Señor en cada acto de mi vida, pues con tu apoyo podré combatir hasta el anochecer de mi vida, entonces Tú, amigo protector, podrás presentarme ante su trono y de sus bondadosas manos podré recibir la palma que me ayudaste a ubicar en este mundo. Por los siglos de los siglos. Amén.

    San Sebastián: Mártir Soldado Cristiano

    Oraciones a San Miguel Arcángel

    Como soldado mantuvo en secreto su sentimiento cristiano, negándose a realizar sacrificios a las imágenes, y entre sus compañeros de guardia, les fomentaba la fe cristiana para animarlos a seguir en el camino del Dios verdadero.

    Pero pronto el secreto fue descubierto,  y el emperador lo puso a escoger entre  ser soldado romano o un cristiano, prefiriendo su religión y desairando al emperador Maximino. Pero antes sus amenazas y torturas se mostró firme y fortalecido en su fe, por lo que fue condenado a morir atravesado su cuerpo por los saetas.

    Fue despojado de sus ropas y amarrado a un tronco, lanzándoles flechas y saetas, que le causaron fuertes heridas, abandonándolo y creyéndolo muerto.

    Algunas versiones dicen que no murió y fue rescatado por sus amigos quienes lo albergaron en casa de una cristiana llamada Irene, quien lo sano  totalmente. Luego fue de nuevo ante el emperador para increparlo por su persecución contra los cristianos, apresándolo y mandándolo a azotar hasta que muriese.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir