Oraciones A Santa Catalina De Siena

Catalina, nacida el año 1347 en Siena (Italia), heredó de su padre la caridad, la dulzura y la bondad, mientras de su madre obtuvo la decisión y la firmeza. Supo interpretar la caridad cristiana de forma muy practica y concreta, laborando con mucha mística en el hospital de Siena. En esta ocasión te presentamos las Oraciones de Santa Catalina de Siena, reconocida como una de las doctoras mas relevantes de la fe católica.

Ingresó a las Hermanas de la Penitencia de Santo Domingo, correspondiente a la Tercera Orden Dominica. También le tocó orientar y exhortar a los Pontífices en los momentos del Destierro de Avignón, hasta que al fin lo consiguió. También se destacó por sus aportes a la renovación de la vida religiosa, algo por lo que luchó hasta el final de sus días.

Índice

    Oraciones a Santa Catalina de Siena

    Oraciones Poderosas a Santa Catalina de Siena

    Oración Poderosas a Santa Catalina de Siena

    ¡Oh Amantísimo y Bondadoso Señor Dios Padre! Tu le has mostrado a Santa Catalina de Siena tu amor infinito y omnipotente para desplegarlo a todos los seres humanos, visto como hechura de tus sagradas manos edificadoras que arden en tu corazón.

    Y ella que compartió con generosidad esta revelación y la vivenció en todas sus consecuencias hasta su glorificado heroísmo. Otórganos la dicha para poder seguir su ejemplo, confiando en tus promesas y acrecentando nuestra fe en tu presencia por cada sacramento, específicamente en el sacramento de tu perdón.

    Te lo pedimos Santificada Catalina de Siena por Jesucristo, tu Hijo amantísimo, que vive y reina contigo en la unión del Espíritu Santo y nuestro Dios Padre, que nos ha amado por encima de cualquier circunstancia. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Plegaria de Santa Catalina de Siena por el Bautismo

    Plegaria de Santa Catalina de Siena por el Bautismo

    ¡Oh sea alabado nuestro Jesucristo crucificado, hijo de la gloriosa Virgen María. A ti, amadísimo hermano, adquirido con la preciosa sangre de Jesús, el Hijo de Dios, como yo.

    Yo, indigna Catalina, escribo obligada por Jesucristo crucificado y por su dulce Madre Virgen María, que suplique y urja que debes salir y dejarde lado la dureza y la malsana incredulidad, y que debes someterte y recibir la gracia del santo bautismo.

    Sin el bautismo no puedes tener la gracia de nuestro Dios Padre, pues quien halla sin ser bautizado, no puede participar del fruto de la santísima Iglesia, y  como miembro dañado y extirpado de la comunidad de los devotos cristianos, va de la muerte temporal a la muerte eterna

    Quien así se encuentre, recibirá justamente penas y tinieblas, ya que ha obviado lavarse en las aguas del santo bautismo, y ha menospreciado la sangre del Hijo de Dios, quien la derramó con tanto amor.

    ¡Oh, queridísimo Jesucristo! Abre el ojo de la sabiduría para contemplar su valiosa caridad, que te proporciona a través de la invitación con los deseos santos que han emergido en tu corazón; y que por sus siervos te solicita y te invita a hacer las paces contigo, sin centrarse en la tan larga guerra e injuria que ha recibido de ti por tu incredulidad.

    Pero cuánto es dulce y piadoso nuestro Dios Padre puesto que, ya que llegó la ley del amor, y el Primogenito y Unigénito de Dios nació de la Virgen María, y derramó toda su abundante sangre sobre el árbol de la santa cruz, para poder recibir la abundancia de la bondad divina. Amén.

    Oración de Santa Catalina de Siena por la Justicia

    Oraciones de Santa Catalina de Siena por la Justicia

    ¡Oh Santificado Señor? Sabes que las leyes de Moisés estan fundadas sobre la justicia y el castigo, pero la nueva ley de nuestro Cristo crucificado, está fundada en el amor y la bondad, puesto que Él es benigno, siempre que volvamos a Él humildes, creyentes y obedientes.

    Y creyendo en Jesucristo se obtiene la vida eterna, aunque parece que obvia las ofensas que nosotros le hacemos; y que tu no quieres condenarnos por siempre, sino que quieres ser misericordioso. Por ello, levántate,  siempre que desees estar unido a Cristo.

    Pero no seas ciego, porque nuestro Dios Padre no quiere que a la hora de la muerte te halle ciego; sino que mi alma anhela  verte cerca de la luz del santo bautismo, como lo desea el ciervo cuando tiene hambre o  sed. Por tanto, ya deja de resistirte al Espíritu Santo. No menosprecies el amor de María, ni el llanto ni las oraciones hechas por ti.

    Pues entonces te resultará demasiado pesado en el juicio. Mantente en el amor de nuestro Dios Padre, a quien le pido, como verdad irrefutable, que nos ilumine y colme con su santísima gracia y satisfaga mi deseo sobre ti. Esta te es dada, de parte de Jesucristo, para que sea alabado el Cristo crucificado, y de su misericordiosa Madre, la Virgen María.

    Señor Dios, Tú has creado todos los pueblos y los has redimido por medio de la sangre de tu divino Hijo. Te pedimos, por intercesión de Santa Catalina, la gracia de vivir coherentemente nuestra fe y de adoptar una actitud de caridad y de respeto hacia nuestros hermanos mayores, herederos de la promesa de nuestro Señor, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

    Oración de Pio XII sobre Santa Catalina de Siena para la Protección

    Santa Catalina de Siena y la Protección de la Iglesia

    ¡Oh Santa Catalina Bendita! Flor de castidad y  caridad color rosa con la que embelleciste el jardín dominicano. Heroína, celo cristiano que fuiste escogida como singular patrona de Italia, estamos seguros al dirigirnos a ti, rogando tu bondadosa protección sobre todos nosotros y la Iglesia de Cristo, tu amada, en cuyo corazón agarraste su inagotable fuente de gracia, paz para ti y el mundo.

    De allí, de ese divino corazón de donde nos viene el agua viva de la virtud y la cordialidad en las familias, el sendero honesto en la juventud, el hallazgo entre los pueblos en discordia, la renovación de sus costumbres públicas y el amor fraternal, solidario y beneficioso ante el malestar y el sufrimiento. ¡Oh Santa Catalina Amantísima! Nos enseñaste con tu ejemplo la unidad en Cristo, con el amor hacia el país.

    Si amas a Italia y al pueblo que confía en ti, si la compasión hacia nosotros te entusiasma y el valor del sepulcro en la que Roma siempre ha honrado tu desnudez virginal, a continuación, míranos con tus ojos benignos y y bendícenos en nuestro dolor, en nuestra plegaria y nuestros votos hechos  ante ti. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Plegaria de Pio XII sobre Santa Catalina por el Bien de la Patria

    Plegaria de Pio XII sobre Santa Catalina por el Bien de la Patría

    ¡Oh Bien amada Santa Catalina Bendita! Defiende, auxilia en esta hora y conforta a tu patria amada. Bajo tu resguardo perenne están los hijos e hijas de Italia y nuestros corazones y almas, nuestras tribulaciones y esperanzas.

    Pero también están nuestra fe y nuestro amor: ese que eran tuyos en santa vida y te hizo a imagen y semejanza de Cristo crucificado en constante celo hacia tu valiente novia, la santa iglesia católica y cristiana que ha subsistido apegada a tus enseñanzas bíblicas.

    ¡Oh hermosa mensajera heroica y divina santa, de unidad y paz para la Iglesia de Cristo!, Tú que has sostenido a la Santa Sede Romana y Apostólica en todo el brillo de su máxima autoridad y enseñanza del Sucesor de San Pedro.

    Él, quien en su preocupación universal y paternal, en sus penas y sus sugerencias para la salvación y la paz de todos los pueblos, revive, conserva y acrecienta en nosotros y en todos los devotos cristianos, ¡Oh Patrona celestial! la devoción y sumisión que alimentaste por Él y por el rebaño de Jesucristo, en la la paz y armonía del mundo. Amén.

    Plegaria de Pio XII sobre Santa Catalina por la Iglesia

    Plegaria de Pio XII sobre Santa Catalina por la Iglesia

    ¡Oh novia de Cristo, flor de nuestra patria!. Ángel de la Iglesia que ha sido  bendecida. Tú que amabas las almas redimidas por tu Divino Esposo Jesús: ¡Cómo derramó lágrimas por su amado país! También por la Iglesia y por el Papa, consumiendo la llama de tu vida.

    Aun cuando la plaga mató a sus víctimas y ocasiono fuertes discordias, pasaste como un ángel de Caridad y de paz. Contra la anarquía moral, que reinaba en todas partes, convocaste valientemente a la buena voluntad de todos los fieles devotos.

    Y al morir, invocaste todas las almas de la Iglesia, y derramaste sobre Italia, Europa y sobre la Iglesia la hermosa Sangre del Cordero. ¡Oh, Amantísima Catalina Santa, tierna y piadosa hermana, patrona nuestra, tú vences el terror y el error. Mantén la fe, enardece de esperanzas, reúne todas las almas alrededor del Pastor Crucificado.

    Hoy nuestra Patria, bendecida por nuestro Dios Padre, escogida por nuestro amado Jesucristo, sea por tu sagrada intercesión la real imagen celestial en caridad, prosperidad y armonía.

    Por ti, la Iglesia ha obtenido lo que el Salvador desea y el Pontífice es amado y solicitado como Padre terrenal y consejero de todos. Nuestras almas son alumbradas para que, leales al deber de Italia, Europa y la Iglesia, siempre se expandan hacia el Reino de Dios, donde el Dios Padre con su amor Divino nos irradia con su luz por encima de todo su espíritu eterno que es alegría perfecta. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Santa Catalina de Siena: Doctora y Defensora de la Iglesia Católica

    Catalina de Siena fue además una y predicadora de la palabra de nuestro Dios Padre en la tierra y siempre con un generoso corazón colmado de amor para ayudar a los necesitados. Con el transcurso de los años se convirtió en una de las santas mas veneradas por los católicos debido a su gran poder y milagros conocidos.

    A pesar de vivenciar una vida muy deteriorada, no renegó de pedir a Dios por la salvación del mundo y la renovación de la Iglesia Universal. En sus vivencias y conversaciones, manifestó que el Señor le confió muchos secretos futuros para la  humanidad. Es Co-Patrona de Europa al lado de San Benito de Nursia, Santa Brígida de Suecia, Santa Edith Sthein, así como los Santos eslavos Cirilo y Metodio. Muere muy joven en 1380.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir