Oraciones Para Misas Espirituales

Hoy te traemos las Oraciones para Misas Espirituales para “jalar” a los difuntos, y estas siempre dependerán de un ambiente adecuado y que esté sano. Al iniciarla quien la ofrece debe decir su propósito, pues se preparan con un fin, pero con tiempo y de forma muy sagrada y diligente.

Siempre he pensado que los difuntos deben respetarse y solo invocarse para lo bueno. Pero un buen tabaco o sahumerio es recomendable, ya que su humo y olor son “jaladores” de muerto, limpian y depuran, tanto a nosotros como al lugar donde estemos, cuyos participantes deben darse un baño espiritual antes y acompañar estas oraciones con cantos, concentración y fe.

Aquí, exponemos algunas de las Oraciones para Misas Espirituales más buscadas por los cristianos, que desean ayuda de las fuerzas espirituales para solventar sus penurias y calamidades.

Índice
  1. Oraciones para Misas Espirituales
    1. Plegaria a San José para Misas Espirituales
    2. Plegaria de San Ambrosio para Misas Espirituales
    3. Oración de San Juan Crisóstomo para Misas Espirituales
    4. Oraciones para la Preparación de Misas Espirituales 
    5. Invocación a la Santísima Virgen María para Misas Espirituales
    6. Oración al Espíritu Santo para Misas Espirituales
    7. Plegaria de Santo Tomás para Misas Espirituales
  2. En cualquier Misa, el Espíritu Santo siempre está presente

Oraciones para Misas Espirituales

¡Oh Amada Virgen María! Como indigno pecador quiero confesarte que en ti siempre he confiado con toda mi alma; siempre te llevo dentro de mi a dondequiera que vaya, porque tu eres nuestro faro.

En este momento de incertidumbre se ofrece esta misa espiritual para que por medio de nuestras oraciones, los espíritus nos guíen y protejan al recibir su  luz, en especial los espíritus protectores de (se dice el nombre del difunto) aquí presentes para que nos ayuden a resolver nuestras dificultades.

Amada Virgen María, dígnate a estar con tu clemencia amorosa junto a mí, que soy un pecador en esta Misa espiritual. Anhelo estar limpio para que, socorridos con tu divina gracia, podamos ofrecer a todos los fieles una hostia digna y la podamos aceptar con la presencia de la suma y única  Santísima Trinidad.

¡Oh Bendita Madre! Ayúdame en esta Misa Espiritual a estar con los mismos sentimientos que albergaste al pie de la Cruz. Enséñame a compartir tan sagrados misterios con toda la dignidad, piedad y devoción que anida en mi alma. Haz que no me distraiga!. Amén.

Plegaria a San José para Misas Espirituales

Plegaria a San José para Misas Espirituales

¡Oh San José! Con la bendición de los buenos seres ofrezco esta misa espiritual para que por medio de nuestras plegarias, los espíritus nos orienten y protejan al recibir su  luz, en especial los espíritus y guías protectores de (se dice el nombre del difunto) aquí presentes para que nos ayuden a resolver nuestras dificultades.

Tu Amado Dios que nos concediste el sacerdocio real; te pedimos que, así como San José mereció cargar en sus brazos a tu Hijo Unigénito, nacido de la Virgen María, hagas que nosotros le sirvamos con corazón limpio y buenas obras en esta misa espiritual.

Haz que de este modo hoy podamos recibir dignamente de tus sagradas manos  el sacrosanto Cuerpo y Sangre de tu Hijo Unigénito, y en nuestra vida futura podamos merecer y  alcanzar el premio de la salvación eterna. Por los siglos de los siglos. Amén.

Plegaria de San Ambrosio para Misas Espirituales

¡Oh Señor Jesucristo! Yo que soy pecador y siento temor y vacilo cuando me acerco a esta misa espiritual, pues siento que tengo el cuerpo y el alma sucia por tantos pecados, y no he guardado con recato mis pensamientos y mi lengua.

Hoy ofrezco esta misa espiritual para que por medio de nuestras invocaciones  a nuestros difuntos nos resguarden al recibir su luz, en especial los espíritus y guías protectores de (se dice el nombre del difunto) aquí presentes para que nos ayuden a resolver nuestras calamidades.

Amado Jesucristo, no me creo digno de estar sentado en tu mesa. Soy un pobre hombre lleno de preocupaciones y acudo a tu fuente de misericordia, para que me purifiques, bajo tu protección me encomiendo, y confío en tenerte como mi salvador, a quien no me atrevo a tomar como juez.

¡Oh mi Rey eterno! Mírame con tus ojos piadosos, oye a quien está a la espera de tu llamado; Tú que siempre has sido la fuente inagotable del perdón, ten compasión de mis pobrezas y de mis pecados.

Victima inmolada por mí y todos los hombres ante la cruz, lava mis pecados y acuérdate de esta criatura que se arrepiente de haber pecado y desea enmendar sus errores. Aleja de mí todas mis iniquidades, para que limpio de alma y cuerpo, sea digno de alabarte.

Dame la santa comunión de tu Cuerpo y de tu Sangre y sea la perfecta purificación espiritual de mis delitos y conceda eficacia purísima a las obras que te agradan; y sea la firme defensa de mi cuerpo y alma contra las asechanzas de mis enemigos. Amén.

Oración de San Juan Crisóstomo para Misas Espirituales

¡Oh Señor Amado! Estoy convencido de que eres el Cristo Único y Verdadero, quien vino a este mundo para amparar a los pecadores, como yo. Por favor, acéptame como participante de esta Misa Espiritual.

Con mis dudas y con la bendición de los seres buenos ofrezco esta misa espiritual para que a través de nuestras plegarias al recibir su  luz, los espíritus y guías protectores de (se dice el nombre del difunto) nos ayuden a resolver nuestros problemas.

Ten seguridad de que nunca te daré un beso traidor como lo hizo Judas, sino que como bondadoso ladrón te reconozco. Llévame en tu corazón cuando llegue a tu Reino. Recuérdame que mi participación en tus Santos Misterios, no sean para mi juicio o mi condenación, sino para sanar mi cuerpo y salvar mi alma, que ha estado tan abatida.

¡Oh Amadísimo Señor Jesucristo!, Yo también creo y confieso que lo que hoy pueda recibir de ti sea realmente tu sagrado Cuerpo y tu Sangre Vivificante, por medio del Espíritu Santo, por lo que te imploro me hagas digno de recibir, para la indulgencia de todos mis pecados y la vida siempre eterna. Amén.

Oraciones para la Preparación de Misas Espirituales 

Oraciones para la Preparacion de Misas Espirituales 

¡Oh Señor Jesús!, Déjanos participar con verdadera atención y piedad en esta Misa Espiritual que hoy con tanto amor y sacrificio, y en medio de estas dudas ofrezco para que por medio de nuestros clamores, los espíritus nos guíen y nos protejan al recibir su  luz. En especial aquellos guías protectores de (se dice el nombre del difunto) para que nos ayuden a resolver nuestras calamidades.

Primero, para rendirte adoración y darte las gracias inmensas por todos los beneficios que nos has otorgado. Segundo, para rogar por el perdón de nuestros pecados y los de todos los seres humanos; tercero, para implorarte las gracias que son necesarias para nuestras vidas y para este día en especial.

Hoy en esta especial Misa Espiritual deseo (se expresa la intención que se desea). Ayúdanos a prepararla con fe para recibirte dignamente. Deseo estar en esta sagrada eucaristía con los mismos sentimientos de amor y piedad de tu adorada madre al pie de la Santa Cruz. Amén.

Invocación a la Santísima Virgen María para Misas Espirituales

¡Oh Madre Virgen María! Como tu mas pequeño hijo, confío en ti con todo mi corazón. Acudo de hinojos a tus pies para que, de la misma manera que estuviste junto a tu Hijo Jesús, clavado en la Cruz, también estés a mi lado, junto a los que hoy asistimos a esta Misa Espiritual por nuestros difuntos.

Deseamos que estés junto a nosotros para que, con tu ayuda y piedad, podamos ofrecerte dignamente el sacrificio del Hijo, al Padre, en su Espíritu Santo. ¡Oh Dios!, se piadoso conmigo que soy pecador. Purifícame de mis pecados y ten misericordia de mí, porque he pecado incontables veces. Pero aquí estoy redimido ante tus pies. Amen.

Oración al Espíritu Santo para Misas Espirituales

Oraciones al Espíritu Santo para Misas Espirituales

¡Oh Espíritu Santo Omnipotente!, tú que has sido clemente, oye con piedad nuestras súplicas y alumbra nuestros senderos de la vida y nuestro corazón con tu esencia, para que te podamos servir con dignidad y amarte con verdadera caridad y sin hipocresía.

¡Oh Mi Dios Poderoso! Tú que todo lo ves, que a nuestro corazón y voluntad conoces, y que ya no hay secretos para ti: limpia nuestros pensamientos llenándolos del Espíritu Santo, para que podamos amarte con perfección y exaltarte dignamente, como tu te los mereces.

Extingue, Señor, con el fuego del Espíritu Santo, todo lo malo de mi corazón para poder servirte con el cuerpo puro y pueda agradarte por la limpieza de mi alma. Te rogamos que el Paráclito que nos viene de ti alumbre nuestros conocimientos y nos lleve a conocer la verdad, como tu Hijo se lo prometió al ladrón en la cruz.

¡Oh Amadísimo Dios! Que le diste luz a los corazones de los fieles con la tea del Espíritu Santo, otórganos el don de poder conocer la justicia y gozar siempre de sus divinos consuelos. Limpia nuestras conciencias para que, en la venida de tu Hijo Jesucristo, halle preparada en nosotros su templo. Que vive y reina siempre contigo por los siglos de los siglos. Amén.

Plegaria de Santo Tomás para Misas Espirituales

Plegaria de Santo Tomás para Misas Espirituales

¡Oh Dios Eterno y Magnánimo! Hoy me acerco al Sacramento de tu Hijo Amado, Jesucristo nuestro Señor; como enfermo que acude al médico de la vida, para que te dignes en sanar mi enfermedad, lavar mis inmundicias, iluminar mis cegueras, enriquecer mis pobrezas y vestir mi desnudez.

Me acerco con humildad a ti para recibir el pan de los Ángeles, a nuestro Rey de Reyes y al Señor de Señores, con tantas dolencias y piedad, con tanta pureza y fe, con tales deseos y propósitos, como conviene a la salud de mi angustiada alma.

En este momento antes de la misa espiritual, te pido que me permitas recibir, no solamente  el sacramento del Cuerpo y de la Sangre del Cristo Redentor, sino además la gracia y la virtud de ese Dios tan bondadoso; permite que pueda recibir el Cuerpo de tu Hijo Unigénito Jesucristo, nacido de la Virgen María.

Te suplico merecer ser incorporado a su cuerpo místico y contado entre todos sus miembros. Padre Amadísimo dame el poder de admirar eternamente en el Cielo a tu amado Hijo Jesús, a quien me dispongo a recibir ahora bajo el manto divino de la fe viviente que reina contigo en el Espíritu Santo. Por todos los siglos de los siglos. Amén.

En cualquier Misa, el Espíritu Santo siempre está presente

En cualquier Misa, el Espiritu Santo siempre está presente

En estas Misas Espirituales los espíritus asoman sus orientaciones y los participantes empiezan a hablar sobre los mensajes de los muerto. Siempre es reconfortante hablar con Dios por medio de la oración, y en una misa espiritual también podemos orarle y prepararla con todo el amor que El se merece.

Las Oraciones para la Misa Espiritual, también son diálogos llenos de sinceridad  profunda, dándole la importancia que se merece al acto sagrado de la eucaristía donde nuestro amado Jesucristo y el Espíritu Santo, también están presentes con su inmenso amor hacia toda la humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir