Versículos Bíblicos de Fortaleza E Interpretación

En ocasiones nos sentimos muy desmotivados por tantas cosas, que hasta el hálito de vida se minimiza en nuestra existencia. Pero craso error el dejarnos dominar por el desaliento. Al contrario, la fortaleza es una característica de todo aquel que siempre quiere triunfar. Los Versículos Bíblicos de Fortaleza tienen la capacidad de inyectarnos fuerzas, energías, coraje y valentía, elementos que son altamente necesarios en nuestra cotidianidad.

Podemos concebir la vida como un tren que marcha a toda velocidad, que a veces se detiene por algún obstáculo en el camino, haciéndonos perder tiempo y creándonos un ambiente pesado, que muchas veces nos paraliza. No obstante, hoy te ofrecemos estos interesantes y agradables Versículos Bíblicos de Fortaleza, que sabemos te ayudarán a continuar transitando los senderos de la vida y enfrentar con la cara altiva tu futuro.


Índice()

    Versículos Bíblicos de Fortaleza

    Versículos Bíblicos de Fortaleza

    Nehemías 8:10

    “Luego Nehemías añadió: «Ya pueden irse. Coman bien, tomen bebidas dulces y compartan su comida con quienes no tengan nada, porque este día ha sido consagrado a nuestro Señor. No estén tristes, pues el gozo del Señor es nuestra fortaleza».”

    Aquí en estos Versículos Bíblicos de Fortaleza se demuestra, cuando Nehemías los motiva, después de comer y beber, a marcharse y a que compartan sus bienes con los más pobres y necesitados, porque este y todos los días, están consagrados para servirle a nuestro Dios Padre.

    No actuemos con tacañerías que después nos lamentemos o nos pongan tristes, pues nuestro Dios Padre se regocija por ello y esa es nuestra fortaleza de vida y salvación cuando cumplimos sus leyes y mandamientos.

    1 Crónicas 29:12-13

    “De ti provienen la riqueza y el honor; tú lo gobiernas todo. En tus manos están la fuerza y el poder, y eres tú quien engrandece y nos fortalece a todos. Dios nuestro, te agradecemos siempre y a tu glorioso nombre tributamos alabanzas.”

    ¡Como no agradecerle, si de Él proceden la riqueza y el honor de ser su hijo! Saber que tú tienes el dominio de controlar todo, me hace sentirme confiado. Tu poder omnipotente y tu fuerza y energía espiritual, nos bañan con su amor tan sinigual. Siempre te agradeceremos y te alabaremos porque tú Oh Dios Padre Amantísimo nos engrandece con tanto amor y nos das fortaleza para seguir luchando por nuestro bienestar y el bienestar de los otros.

    Isaías 40:31

    “Pero quienes confían en el Señor refrescarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se debilitarán, caminarán y nunca se cansarán.”

    En este significativo Versículo Bíblico de Fortaleza se concentra el concepto de lo que realmente es el ánimo que debemos mantener en nuestra vida diaria. Porque sentir la confianza de nuestro Dios Padre y de su hijo amado Jesús, es una forma muy personal de repotenciar nuestras fuerzas, tal y como lo señala la metáfora sobre las águilas, símbolo de resistencia y perseverancia.

    Así debemos ser cada uno de nosotros, para que transitemos este mundo sin debilidades y sin cansancio, llenos de fortaleza y de ganas de comernos el mundo.

    Versículos Bíblicos de Fortaleza

    Isaías 41:10

    “No temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.”

    No debemos estar temerosos ni angustiarnos. Dios está con nosotros apoyándonos en medio de cualquier situación y nos sustenta con su justa victoriosa. Sabemos que nuestro Dios padre ya ganó la guerra y hoy nuestras vidas le pertenecen hasta la eternidad.

    Para Él no importa la dificultad que estemos soportando, sus manos nos soportan para que sigamos avanzando hacia adelante contando con su magnánimo poder. Por ello, siempre confiemos en su amor, en su justicia y en su omnipotencia.

    2 Corintios 12:9-10

    “Pero él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad». Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo. Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque, cuando soy débil, entonces soy fuerte.”

    En medio de cada situación, siempre podemos aprender algo nuevo. El apóstol Pablo también padeció enfermedades y dificultades. Sin embargo, aprendió a alegrarse y regocijarse en medio de todas ellas. Le vilipendiaron, le acosaron, sufrió mucho por el amor que sentía por Cristo, pero él estaba consciente de que nuestro Dios Padre jamás lo abandonaba. Lo mismo que Pablo, nosotros también podemos contar con el poder fortalecedor de nuestro Dios Padre, porque Él renueva nuestra fuerza y nos ayuda a seguir firmes en él.

    Isaías 40:28-29

    “¿Acaso no lo sabes? ¿Acaso no te has enterado? El Señor es el Dios eterno, creador de los confines de la tierra. No se cansa ni se fatiga, y su inteligencia es insondable. Él fortalece al cansado y acrecienta las fuerzas del débil.”

    A veces se nos hace difícil comprender la grandeza y el poder de nuestro Dios Padre. Siempre es bueno recordar que él es el creador de todo lo que existe en la tierra y el Universo, que nos conoce profundamente y está pendiente de todo lo que nos sucede.

    Él trabaja en todo momento a favor de nosotros que somos sus hijos. Nunca descansa, ni de día ni de noche. A Él podemos acudir a cualquier hora y en cualquier circunstancia para que nos dé nuevas fuerzas y nos socorre en medio del trajín cotidiano.

    Él no se sorprende por nada de lo que nos suceda, pues sus ojos están siempre sobre toda la Tierra y sus manos están dispuestas para obrar en favor de quienes le temen con amor y respeto.

    Versículos Bíblicos de Fortaleza

    Nehemías 8:10b

    “No estén tristes pues el gozo del Señor es nuestra fortaleza”

    En diferentes ocasiones nos desanimamos al ver la magnitud de nuestros problemas y hasta llegamos a sentir que perdemos toda esperanza. Para evitarlo, debemos mantenernos al lado de nuestro Dios Padre y pedirle que nos otorgue la renovación de nuestras fuerzas con su gozo y que nos ayude a fijar nuestra mirada en bondadoso poder y en la fortaleza que él nos otorga.

    La alegría, el regocijo del Señor no es una alegría efímera, pasajera sino una convicción clara llena de paz y confianza, la cual nos anima a seguir adelante confiados en que nuestro Dios Padre nos redimirá al obrar por nosotros.

    2 Tesalonicenses 3:3

    “Pero el Señor es fiel, y él los fortalecerá y los protegerá del maligno.”

    En medio de cualquier circunstancia adversa nunca debemos olvida que nuestro Dios Padre siempre es fiel, leal y comprensivo. De algo estamos seguros: que todos los demás seres humanos nos pueden fallar, incluso traicionarnos, pero él jamás nos fallará.

    Estamos bien convencidos que al acudir a él nos concede la porción de fortaleza y la protección que necesitamos para seguir adelante, pues de Él recibimos la fortaleza física, espiritual o emocional para poder avanzar y vencer en su santo nombre.

    Jeremías 32:17

    “¡Ah, Señor mi Dios! Tú, con tu gran fuerza y tu brazo poderoso, has hecho los cielos y la tierra. Para ti no hay nada imposible.”

    Tal es la fortaleza de nuestro Dios Padre, que nos admiramos y maravillamos de su maravillosa creación divina. Y ciertamente, seguro estamos que para nuestro Dios padre no hay nada imposible de lograr. Pero él sabe en qué momento, a qué hora y en qué circunstancias se darán.

    Los impacientes, a veces, solemos ser nosotros que nos quejamos por todo. Mas no es lo correcto juzgar sus acciones, sus determinaciones. Su palabra y su decisión el algo sagrado que solo Él lo conoce. ¡Más bien, regocíjense y agradezcan infinitamente por su bondad! También por su eterno amor y por su sumisa paciencia para con nosotros que somos los que fallamos y pecamos.

    Versículos Bíblicos de Fortaleza

    2 Corintios 12:10

    “Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque, cuando soy débil, entonces soy fuerte.”

    Pareciera esto un contrasentido de la vida, pero no. El solo hecho de pensar en todo lo que padeció en la cruz nuestro amado Señor Jesucristo, es mas que suficiente para regocijarme cuando enfrento insultos, atropellos y dificultades por defender su causa. En esos momentos es cuando mis fortalezas se incrementan para alabarlo y agradecerle por todo lo que me ha dado en esta vida.

    Isaías 25:4

    “Porque tú has sido, en su angustia, un baluarte para el desvalido, un refugio para el necesitado, un resguardo contra la tormenta, una sombra contra el calor. En cambio, el aliento de los crueles es como una tormenta contra un muro.”

    La crueldad de los malignos se estrella y se esfuma en el muro de nuestro Dios Padre. Quien confía ciegamente, alaba y ama por siempre la misericordia de nuestro Dios Padre, se atrinchera con un escudo protector inquebrantable basado en la fe: es una fortaleza difícil de derribar, donde la crueldad de Satanás y de sus ángeles malignos no son suficiente para hacernos claudicar y traicionarle.

    La Bendición de Dios me da la Fortaleza para a Seguir Luchando…

    Versículos Bíblicos de Fortaleza

    El solo hecho de pensar que contamos y podemos confiar en la bondad y misericordia de nuestro Dios Padre, es motivo más que suficiente para sentirnos seguros y bendecidos ante cualquier circunstancia adversa que se nos presente en nuestra cotidianidad.

    Por ello ¿Cómo no agradecerle todas las mañanas cuando abrimos las ventanas y sentimos su presencia divina a través de los rayos del sol? Aquí te ofrecemos estos interesantes Versículos Bíblicos de Fortaleza, para que los leas con mucha atención, esperando que los asimilen y el ánimo se repotencie en cada uno de nosotros.

    Decimos esto porque en ocasiones la vida, al parecer, nos golpea fuertemente. Pero los hijos de Dios no estamos solos ante ninguna circunstancia, ya que el Señor marcha adelante con nosotros y nunca nos abandonará. Él es nuestra gran fortaleza.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir