Versículos Bíblicos De Promesas

Dios nunca miente y sus promesas siempre se cumplen, especialmente para quienes le aman. Nuestro Dios Padre es fiel y debemos confiar en sus palabras. Estos Versículos Bíblicos de Promesas que te obsequiamos lo confirman.

Nuestro Dios Padre nos ha prometido redimirnos perdonando todos nuestros pecados siempre que aceptes a Jesucristo como nuestro Salvador. Él nos ha prometido además estar a nuestro lado y ayudarnos a dominar todas las dificultades que se nos presenten.

También nos ha prometido que nos guiará el Espíritu Santo para que finalmente podamos tener una vida eterna con él, liberados de la muerte, del pecado y sufrimiento. Aquí exponemos estos Versículos Bíblicos como parte de la Biblia, para que los mediten y nos fortalezcan la confianza en Dios.


Índice()

    Versículos Bíblicos de Promesas

    Números 23:19

    “Dios no es un simple mortal para mentir y cambiar de parecer. ¿Acaso no cumple lo que promete ni lleva a cabo lo que dice?”

    Los hombres no debemos mentir y fallar, sin embargo muchos lo hacen generando a veces consecuencias desagradables. En cambio, nuestro Dios Padre nunca nos miente y siempre nos cumple sus promesas por lo que podemos confiar en su fidelidad. Su palabra es un sello de seguridad de su rectitud. Si Él nos promete algo, tengan la seguridad que lo cumplirá.

    1 Juan 5:11

    “Y el testimonio es este: que Dios nos ha dado vida eterna, y esa vida está en su Hijo.”

    Nuestro Dios Padre no solamente nos regala promesas para disfrutar ahora. También nos promete la vida eterna mediante la misericordia de Jesús y su sacrificio en la cruz. Debemos aceptar que somos y seremos salvados por medio de Jesús.

    Cuando nuestro corazón lo abrimos para él en arrepentimiento y reconocemos su gloria como nuestro Señor y Salvador, podemos recibir su tan anhelado perdón y comenzar una nueva vida dirigida por él, donde la paz y la prosperidad nos colmen con sus bendiciones.

    1 Juan 1:9

    “Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.”

    Nuestro Dios Padre nos permite que comencemos de nuevo cuando nos acercamos a él con el corazón abierto y arrepentido para pedirle perdón por nuestras acciones malas, sobre todo por aquellas donde le hacemos daño al prójimo.

    Él nos promete el perdón de todos nuestros errores pasados y se compromete a ayudarnos a cambiar, pues con su bondad podemos iniciar una vida nueva contando con Jesús como Salvador y Señor nuestro.

    Versículos Bíblicos de Promesas

    Jeremías 33:14-16

    “Llegarán días —afirma el Señor—, en que cumpliré la promesa de bendición que hice al pueblo de Israel y a la tribu de Judá. En aquellos días, y en aquel tiempo, haré que brote de David un renuevo justo, y él practicará la justicia y el derecho en el país. En aquellos días Judá estará a salvo, y Jerusalén morará segura. Y será llamada así: ‘El Señor es nuestra justicia’.

    Con el nacimiento de Jesús se cumple esta promesa de bendición y la entrada a Israel de la justicia, del derecho, de la salvación y de la seguridad. Hoy también podemos encontrar todo eso y mucho más en nuestro amado Jesús, quien siempre está dispuesto a socorrernos y a bendecirnos con sus dádivas de aliento, de salvación y de amor inconmensurable.

    Hechos 1:4-5

    “Una vez, mientras comía con ellos, les ordenó: No se alejen de Jerusalén, sino esperen la promesa del Padre, de la cual les he hablado: Juan bautizó con agua, pero dentro de pocos días ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo.”

    Nuestro amado Jesús nos prometió enviar al Espíritu Santo a la Iglesia primitiva. De esta manera, pudieron recibir el poder para ser sus testigos en todos los rincones de la tierra (Hechos 1:8). Es decir, que nosotros también podemos contar y valernos del Espíritu Santo y con su poder para llevar y compartir el amor y la sagrada presencia de nuestro Dios Padre a dondequiera que nuestras fuerzas nos lleven a evangelizar y lograr la conversión de los pecadores, quienes están en mora con nuestro gran Salvado y por nuestro protector.

    Hebreos 6:13-15

    “Cuando Dios hizo su promesa a Abraham, como no tenía a nadie superior por quien jurar, juró por sí mismo, y dijo: «Te bendeciré en gran manera y multiplicaré tu descendencia». Y así, después de esperar con paciencia, Abraham recibió lo que se le había prometido.”

    Si algo es cierto, es que podemos confiar plenamente en nuestro Dios Padre, quien nos cumplió la promesa de bendición y descendencia que hizo al patriarca Abraham, y que además cumplirá con las promesas que nos ofrezca, pues Él también nos quiere bendecir y hacernos fructíferos en la tierra y en todas las áreas de nuestras vidas.

    Versículos Bíblicos de Promesas

    Isaías 45:22-23

    “Vuelvan a mí y sean salvos, todos los confines de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay ningún otro. He jurado por mí mismo, con integridad he pronunciado una palabra irrevocable: Ante mí se doblará toda rodilla, y por mí jurará toda lengua.”

    No hay que olvidar que nuestro Dios Padre nos proveyó la salvación de nuestras almas pecadoras mediante la crucifixión de su hijo amado Jesús. Es decir, Él anhela y aspira a que todos seamos salvados, desea que lo busquemos y nos reencontremos con él y aceptemos su apreciado perdón. Que es un perdón que nos dará la vida eterna. Previamente, también ya nos ha dicho que, sea hoy o mañana, todos nos hincaremos ante él, porque es el único que puede salvarnos de la muerte eterna.

    Santiago 1:12

    “Dichoso el que resiste la tentación porque, al salir aprobado, recibirá la corona de la vida que Dios ha prometido a quienes lo aman.”

    Con esta frase de estos Versículos Bíblicos de Promesas, observamos que la corona de la vida que se menciona aquí y en Apocalipsis 2:10 es la recompensa prometida a quienes hoy resisten firmes y permanecen fieles y leales hasta el final en contra de las pruebas, las tentaciones y la persecución del inicuo Satanás, que no se cansará de sus intentos para que claudiquemos a su favor.

    Filipenses 4:19

    “Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús.”

    Aquí, nuestro Dios Padre promete proveernos en abundancia para que logremos cubrir todas nuestras necesidades. Además, nos promete concedernos todo lo que anhelamos, todo lo que sea realmente necesario para poder vivir: comida, techo, ropa, sustento, además del alimento espiritual y sanador que requieren nuestras almas para librarnos de los pecados y estar en paz y armonía con nuestro Dios Padre y su hijo amado Jesús.

    Mateo 11:28

    “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.”

    Siempre es agradable y esperanzador saber que todos nosotros podemos llevar al Dios Padre todas nuestras tristezas, angustias, ansiedades y preocupaciones para que Él nos dé el descanso, ya que en verdad no necesitamos cargar con todos nuestros pesares, Solo podemos y debemos entregárselos a nuestro Dios padre para que Él descanse por nosotros.

    Versículos Bíblicos de Promesas para Renacer de Nuevo

    Según estimaciones realizadas por expertos se han podido contabilizar más de  5000 promesas hechas por Dios en las Sagradas Escrituras, repartidas entre el viejo y el nuevo testamento. Nuestro Dios Padre es un Dios que nos promete y cumple, tal y como le cumplió a Abraham, Isaac, Jacob, David, Daniel y Pablo, entre otros.

    Una promesa tiene la condición de un hoy y un mañana. En el caso de nuestro Dios Padre siempre hay un mañana y siempre hay un cumplimiento. Lo importante es que nunca nos defrauda. Solo debemos esperar el tiempo propicio para que se cumplan sus promesas. Por esa razón, en esta entrega te obsequiamos este ramillete de Versículos Bíblicos de Promesas que nuestro Dios Padre ha hecho para quienes han decidido amarte y serte fiel por siempre.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir