Versículos Bíblicos de Sabiduría

La sabiduría que nos viene del Dios Padre es muy diferente a la sabiduría humana, la cual se enfoca solo en acumular conocimiento. Mas la que Dios nos otorga nos instruye para hablar o actuar proyectando su carácter en cualquier circunstancia. Por ello, hoy te ofrecemos estos Versículos Bíblicos de Sabiduría, porque mientras más nos acerquemos a él, más sabios seremos todos.

Nuestra reacción frente a las pruebas que nos pone la vida es una señal del grado de sabiduría que tenemos. Pedirla con el corazón abierto es un paso de humildad. Las Sagradas Escrituras nos acotan que nuestro Dios Padre es el manantial de toda sabiduría, y para ser sabios de verdad hay que acercarse a Él. La sabiduría (o la prudencia, término que la Biblia utiliza a veces como sinónimo), nos puede ayudar a comportarnos correctamente, enalteciendo a Dios siempre.


Índice
  1. Versículos Bíblicos de Sabiduría
    1. Santiago 1:5-6
    2. Santiago 3:13-18
    3. Santiago 3:17-18 
    4. Lucas 2:40
    5. Lucas 2:52
    6. Efesios 1:17
    7. Proverbios 2:1-5
    8. Eclesiastés 7:12
    9. Daienl 2:23
    10. Juan 15:14 y 15b
    11. Proverbios 4:20-22
    12. Colosenses 3:16
  2. Versículos Bíblicos de Sabiduría: Soportando las Pruebas de Dios

Versículos Bíblicos de Sabiduría

Versículos Bíblicos de Sabiduría

Santiago 1:5-6

«Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie. Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento.»

En estos Versículos Bíblicos de Sabiduría, Santiago es contundente en sus afirmaciones. A quien le falte sabiduría, y no encuentre el camino para su bienestar espiritual, no dude en pedirse a nuestro Dios Padre, porque Él no desprecia a nadie.

Su generosidad es tan grande que la puede repartir infinitamente a todos sin excepción. Pero hay que aclarar que solo la otorgará a quien la pida y la clame con fe, convencido de su inmenso poder, y nos recalca que quien duda no tiene un rumbo fijo si sabe hacia donde se dirige en esta vida. En cambio, quienes la poseen lo saben, y ese camino es Jesucristo.

Santiago 3:13-18

«¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría. Pero, si ustedes tienen envidias amargas y rivalidades en el corazón, dejen de presumir y de faltar a la verdad. Esa no es la sabiduría que desciende del cielo, sino que es terrenal, puramente humana y diabólica. Porque donde hay envidias y rivalidades, también hay confusión y toda clase de acciones malvadas.»

En este apartado, Santiago nos dice de forma tajante cuál es la diferencia existente entre la sabiduría mundana la que viene de nuestro Dios Padre. Quien actúa con mentiras, envidias “amargas” y rivalidades, vive en confusión; y eso se contrapone a la verdadera sabiduría que viene de Dios, pues esta se refleja con nuestras palabras y acciones de amor hacia el prójimo.

Santiago 3:17-18 

«En cambio, la sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión y de buenos frutos, imparcial y sincera. En fin, el fruto de la justicia se siembra en paz para los que hacen la paz.»

El apóstol Santiago va más allá en estos Versículos Bíblicos de Sabiduría, al interrogarse quién es sabio y entendido, en estos tiempos necesarios para evaluarse con plena sinceridad. Y nos vuelve a recalcar que la verdadera sabiduría se demuestra con la buena conducta.

La persona que es sabia, no de conocimientos terrenales, sino de la sabiduría que emana del cielo, lo demuestra mediante su comportamiento y de sus obras hacia los otros y lo hace con humildad.

Versículos Bíblicos de Sabiduría

Lucas 2:40

«El niño crecía y se fortalecía; progresaba en sabiduría, y la gracia de Dios lo acompañaba.»

La historia de Jesucristo es fascinante, porque ya cuando se pierde en la fiesta de las Pascuas en Jerusalén y su madre lo encuentra a los tres días dialogando con los fariseos de la Ley de Dios, nos estaba demostrando su sabiduría, al refutar a María cuando responde a su pregunta "¿No sabíais que me debo a los asuntos de mi Padre?". Esto deja traslucir en ello el misterio de su consagración total a una misión encomendada por su Dios Padre.

Lucas 2:52

«Jesús siguió creciendo en sabiduría y estatura, y cada vez más gozaba del favor de Dios y de toda la gente.»

La sabiduría que ostentaba Jesús, esta colmada de la gloria, el respeto, la obediencia, la humildad y su amor hacia el prójimo. Jesús adoraba a su Padre y su comportamiento y sus acciones fueron reconocidas por la gente de su pueblo, aunque es poco lo que se conoce sobre su trayectoria desde los 12 hasta los casi 30 años cuando va al Rio Jordán para que Juan El Bautista lo convierta a la religión.

Efesios 1:17

«Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor.»

El Espíritu de Sabiduría ¿Qué es? Es el amor, el conocimiento divino, es la entrega hacia el prójimo con humildad y confianza. Es lo que nos motiva a hacer el bien. Es una fuerza indescifrable que nos lleva a compadecernos de quienes sufren.

La sabiduría en nuestro Dios Padre y nuestras creencias firmes nos proveen la fuerza suficiente para contrarrestar los males y ayudar a quienes nos lo piden.

Versículos de Sabiduría para Dios

Proverbios 2:1-5

“Hijo mío, si haces tuyas mis palabras y atesoras mis mandamientos; si tu oído inclinas hacia la sabiduría y de corazón te entregas a la inteligencia; llamas a la inteligencia y pides discernimiento; la buscas como a la plata, como a un tesoro escondido, entonces comprenderás el temor del Señor y hallarás el conocimiento de Dios.”

Inclinar nuestros oídos hacia la sabiduría divina, para poder contrarrestar el conocimiento terrenal, que a veces nos aleja de nuestro Dios Padre. Porque de corazón todos debemos cumplir sus leyes y mandamientos para estar en paz con nuestro Dios Padre.

Eclesiastés 7:12

«Puedes ponerte a la sombra de la sabiduría o a la sombra del dinero, pero la sabiduría tiene la ventaja de dar vida a quien la posee.»

Colocarnos a la sombre de la sabiduría es lo que todos debemos hacer y no dejarnos arrastrar por las vanidades y cosas superfluas que nos proporciona el dinero. La Sabiduría también es vida.

Daienl 2:23

“A ti, Dios de mis padres, te alabo y te doy gracias. Me has dado sabiduría y poder, me has dado a conocer lo que te pedimos, ¡me has dado a conocer el sueño del rey!”

Daniel, por su fe y por nunca dudar, siempre le rindió sus tributos de adoración al Dios Padre por cuando la sabiduría y poder que le otorgó en estos tiempos, le permitió hacer muchas cosas asombrosas, llegando incluso a interpretarle los sueños al Rey Nabucodonosor, quien en más de una ocasión intentó acabar con su vida; pero Daniel resistió con valentía porque nuestro Dios Padre estaba con él y nunca lo abandonó en los momentos más álgidos.

Versículos Bíblicos de Sabiduría

Juan 15:14 y 15b

“Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. (…) los he llamado amigos, porque todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes.”

Para disfrutar de una agradable y hermosa amistad con nuestro amado Jesús, hay que obedecer sus mandatos. Él es el mejor amigo que jamás podamos tener: fiel, leal, amoroso, justiciero, sabio, benevolente...

Es la representación exacta de la amistad perfecta. Por lo tanto, y así lo debemos creer, no debe ser tan difícil cumplir sus leyes y mandatos, que están muy bien definidas en las Sagradas Escrituras. Pero además de ser tu leal amigo, Jesús nos asegura que comparte con nosotros lo que el Dios Padre habla con él: ¡revelación y sabiduría desde lo alto!

Proverbios 4:20-22

“Hijo mío, atiende a mis consejos; oye atentamente lo que te digo. No pierdas de vista mis palabras; guárdalas muy dentro de tu corazón. Ellas dan vida a quienes las encuentran; son la salud del cuerpo.”

Con cada una de sus palabras Dios nos da vida, porque están cargadas de sabiduría; por ello nuestro deber como cristianos fieles es obedecerlas y resguardarlas como un preciado tesoro en nuestros corazones.

Dios lo que siempre quiere es lo mejor para todos nosotros, pero cuando convivimos como le agrada y como él nos expresa, recibimos vida espiritual y salud física, como, por ejemplo, cuando decidimos descansar en él y entregarle nuestras angustias y lamentaciones, nuestro cuerpo se remoza, se refresca mientras se llena de su paz y disfruta de su compañía.

Colosenses 3:16

“Que resida en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense unos a otros con toda sabiduría; canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de corazón.”

Estos Versículos Bíblicos de Sabiduría están muy relacionado con el anterior. Cuando la palabra de Jesucristo anida en nuestros corazones, las riquezas espirituales, en forma de sabiduría, se multiplican, pero para ello es necesario que nos formemos de forma integral y espiritual y que en solidaridad nos apoyemos con consejos de sabiduría, también con cantos, himnos y cánticos espirituales como señal de agradecimiento a nuestro Dios Padre, que es quien en realidad merece toda la honra y alabanzas.

Versículos Bíblicos de Sabiduría: Soportando las Pruebas de Dios

Versículos Bíblicos de Sabiduría

Las pruebas que nuestro Dios Padre nos coloca en el camino pueden traernos como resultado crecimiento y bendición. Eso será así, si permitimos que nuestro Dios Padre nos guíe en todo momento y que nos conceda la sabiduría necesaria para actuar de forma correcta, justa y sincera.

No obstante, si queremos ser guiados por la sabiduría que viene de Dios debemos pedirla con e. Es un acto de humildad. Debemos abrir nuestros corazones para que sintamos lo que nuestro creador universal siente en medio de esa situación y para que veamos las cosas desde su perspectiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir