Versículos Bíblicos Para Animar

Muchas cosas adversas pueden desanimarnos en esta época actual. Pero craso error dejarnos dominar por el desaliento. En estos Versículos Bíblicos para Animar podemos encontrar y aprender sobre la capacidad de inyectarnos nuevas energías para enfrentar lo adverso, porque el ánimo es una característica de todo aquel que siempre quiere triunfar.

Nuestras vidas es como un tren que marcha a toda carrera, pero que a veces se detiene por los obstáculos del camino, haciéndonos perder tiempo y creándonos un ambiente pesado, que muchas veces nos paraliza; aquí es donde vemos la importancia de poder animar a otros a seguir luchando, tomados de la mano de nuestro Dios Padre. Y eso lo podemos hacer reflexionando estos hermosos Versículos Bíblicos para Animar, que sabemos te ayudarán a continuar transitando los senderos de la vida y enfrentar tu futuro con éxito.


Índice
  1. Versículos Bíblicos para Animar
    1. Juan 16:33
    2. 2 Timoteo 1:7
    3. Isaías 41:10
    4. Isaías 25:4
    5. Isaías 40:26
    6. Josué 1:9
    7. 2 Corintios 1:3-4
    8. Eclesiastés 11:9
  2. Animar a los otros a amar a Dios es servirle con alabanzas

Versículos Bíblicos para Animar

Versículos para Animar y Motivar

Juan 16:33

“Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo”.

Nuestro Dios Padre centra todas sus enseñanzas en la obtención de la paz. Buscarla es lo que debemos hacer todos. Las palabras de Juan lo confirman. Dios nos ha dicho y repetido mil veces en las Sagradas Escrituras, que hay que andar animado y quien recurra a Él y se cobije en su regazo, encontrará la paz que tanto buscamos para darle tranquilidad a nuestras almas.

Por muchas aflicciones, turbulencias, calamidades, que se nos presenten en medio de tanta inmundicia y tengamos que afrontarlas, tanto del alma como del espíritu, nunca hay que olvidar que Jesucristo su hijo amado, venció la muerte y resucitó al tercer día.  De allí la importancia de mantener nuestro ánimo activo contra el desaliento y las debilidades de nuestro espíritu. Si lo logramos entender, podremos animas a otros a levantarse y a seguir transitando con la bendición de Dios.

2 Timoteo 1:7

“Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio”.

Las Sagradas Escrituras nos enseñan a valorarnos como seres humanos. Ciertamente, nuestro Dios Padre nos creó como hombres y mujeres guerreros, valientes, osados, pero con conciencia, nos insufló un espíritu fuerte, cuando sopló aliento de vida en el cuerpo de Adán.

Por eso se nos muestra contrario a la timidez, una debilidad humana que puede influir mucho en nuestra capacidad anímica, cuya esencia nos embriaga a tal punto que podemos llegar a tener el poder de conocernos, valorarnos y ser consecuentes con nuestro propio dominio, sin olvidar por supuesto, que la fuerza del amor es más grande que cualquier sentimiento afín a la maldad. Es tan grande, que hasta los más grandes milagros realizados por Jesús están marcados por el amor infinito que tenía hacia los más pobres y afligidos.

Isaías 41:10

“Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa”.

En estos momentos difíciles, por nada del mundo debemos sentir temor o angustiarnos ante los conflictos o calamidades que se nos muestran en el camino cotidiano; contamos con la misericordia y la presencia de nuestro Dios Padre.

Él nunca nos abandona ni nos deja desamparados, pues se ha erguido ante nosotros y el Universo como el más grande y más poderoso para combatir y aniquilar cualquier problema. Lo que en verdad debemos hacer por nuestro bien, es resguardar nuestra mente de los malos pensamientos, centrándonos con pasión en la gloria y el gran poder de nuestro Dios, cuya mano sanadora y victoriosa nos sustenta y anima en todo tiempo.

Versículos Bíblicos para Animar

Isaías 25:4

“Porque tú has sido, en su angustia, un baluarte para el desvalido, un refugio para el necesitado, un resguardo contra la tormenta, una sombra contra el calor. En cambio, el aliento de los crueles es como una tormenta contra un muro.”

La crueldad de la gente perversa se estrella y se esfuma en el muro de nuestro Dios Padre. Quien confía ciegamente, alaba y ama por siempre la misericordia de nuestro Dios Padre, se anima y se atrinchera con un escudo protector inquebrantable basado en la fe: es una fortaleza difícil de derribar, donde la crueldad de Satanás y de sus ángeles malignos no son suficiente para hacernos claudicar y traicionarle.

Isaías 40:26

“Alcen los ojos y miren a los cielos: ¿Quién ha creado todo esto? El que ordena la multitud de estrellas una por una, y llama a cada una por su nombre. ¡Es tan grande su poder, y tan poderosa su fuerza, que no falta ninguna de ellas!”

Debemos tener siempre los ojos abiertos ante tantos peligros y maldades. Pero, por inmensos y espinosos que sea todo eso, estamos convencidos de que el poder y la gloria de nuestro Dios Padre Misericordioso es mucho más inmensa y vigorosa cuando acudimos a Él, creador del universo, y quien nos creó para que estemos conscientes de todo lo que pueda acontecer.

Pero si nos centramos con ánimo y humildad en su grandeza impediremos a ultranza que esos problemas y preocupaciones nos abrumen, y a su vez nos animaremos a enfrentarlos gracias a nuestra confianza y entereza en él, en su amor y en su auténtico resguardo.

Josué 1:9

“Hoy te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.”

Para nadie esto es un secreto. Si hay algo que puede matar el ánimo es el miedo. Por eso debemos enfrentarlo a toda costa. No debemos dejar que interfiera en nuestras vidas. Debemos ser fuertes ante las circunstancias adversas.

De nuestra valentía depende la continuación de nuestra lucha diaria. Además, siempre debemos confiar en las sagradas palabras de nuestro Dios padre, quien nos lo ha ordenado porque Él siempre estará a nuestro lado, guiándonos y sirviéndonos de escudo protector donde quiera que nos encontremos para animar a los otros a seguir su camino de gloria.

Versículos Bíblicos para Animar y Ayudar

2 Corintios 1:3-4

“Alabado sea el Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación, quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que, con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren”.

¡Que inmensa alegría saber que nuestro Dios Padre nos consuela siempre! Porque en cada angustia que nos atormenta el alma, la misericordia del Altísimo y nuestro Amado Jesucristo siempre nos alcanzará, dándonos su apoyo y animándonos en cada trance.

Lo interesante de todo esto es que de cada experiencia vivida podemos sacar provecho en cuanto a su aprendizaje, para poder enseñarlo y animar a otros que también padecen de desanimo. Pero lo que si no debemos olvidar es alabar la grandeza de nuestro Dios Padre, quien nunca nos abandona en aquellos momentos donde el ánimo se nos ha esfumado.

Eclesiastés 11:9

“Joven, regocíjate en tu juventud; deja que tu corazón disfrute de la adolescencia. Hazles caso a los impulsos de tu corazón y responde al estímulo de tus ojos, pero ten presente que Dios te juzgará por todo esto.”

Nuestro Dios Padre en nada le incomoda o se molesta si disfrutas la vida. ¡Es todo lo contrario! Él solo quiere que goces tus años de vida y seas feliz. Él te ha obsequiado la vida y desea que la vivas a plenitud. Pero debes hacerlo con cuidado, con prudencia, con cautela, fundamentando todas tus acciones y actitudes en lo que mantiene alegre su corazón.

Nuestro Dios es inmensamente magnánimo y siempre está esperando de cada quien una oración, un gesto liberador, una palabra de agradecimiento, para que cuando llegue el momento de juzgarnos, habitemos en su corazón y podamos ser perdonados por nuestros pecados.

Deuteronomio 5:16

“Los hijos deben honrar y obedecer a sus padres. Esto implica tratarlos con respeto y dignidad. Si conoces los mandamientos, entonces sabes la promesa que contiene este mandamiento: para que tengas larga vida y para que te vaya bien.”

Los hijos que honran y obedecen a sus padres y los tratan con dignidad y respeto, son bien visto por nuestro Dios Padre, quien nos prometió en su mandamiento, una larga vida, pero sobre todo para nos vaya bien. Es un deber de todo hijo respetar a sus padres.

Quien es educado o formado teniendo presente la obediencia hacia sus progenitores, incluso a sus abuelos, podrá tener larga vida, gracias a esas enseñanzas y advertencias de los viejos, que de seguro los animaron desde niños a batallar en la vida, pero siempre al lado del nombre del Dios Padre y de nuestro Señor Jesucristo.

Animar a los otros a amar a Dios es servirle con alabanzas

Versículos Bíblicos para Animar

Con Jesucristo podemos confiar en la bondad y misericordia de nuestro Dios Padre; y eso es una razón más que suficiente para animar a otros, animarnos y sentirnos seguros y bendecidos ante cualquier circunstancia adversa que se nos presente en nuestra cotidianidad.

Por ello ¿Cómo no agradecerle todas las mañanas cuando abrimos las ventanas y sentimos su presencia divina a través de los rayos del sol? Aquí te ofrecemos estos interesantes Versículos Bíblicos para Animar, para que los reflexiones con mucha atención, esperando que los asimilen y se repotencie en cada uno de nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir