Oraciones a San Nicolás

Las Oraciones  a San Nicolás nos revelan a un santo muy recordado entre los creyentes católicos, sobre todo en las épocas navideñas. Existe una serie de leyendas, mitos y tradiciones, que nos hablan de un viejo gordo que en la noche navideña se adentra por las chimeneas de las casas para darle obsequios a los niños.

Ciertamente existió un hombre muy bueno, bondadoso y caritativo, que se convirtió en santo y que se llamó Nicolás de Bari alrededor del año 280 en la ciudad de Mira, ubicada en la actual Turquía.

También puedes consultar... Oraciones a San Valentin


Índice

    Oraciones a San Nicolás

    Oración a San Nicolás para Pedir su Protección

    Oración a San Nicolás para Pedir su Protección

    ¡Oh bienaventurado San Nicolás! a quién nuestro Dios Padre ha llenado de infinitas glorias con numerosos milagros conocidos, donde se ha manifestado la voluntad de quienes acudamos a ti, en los instantes dificultosos de nuestra vida, hoy convencidos y confiados en tu inminente protección, te pedimos tu valiosa intervención para bien de nuestra causa.

    ¡Oh Glorioso Portento de Caridad! a quien buscan los pobres, los enfermos, los comerciantes, las familias, los empleados, los presos, los niños y  las doncellas en peligro; yo, humildemente deseo me alcances el favor que de ti ahora espero con ansias.

    Así, confiado en tu valiosa protección, la que nunca le niegas a tus fieles devotos, para que sean beneficiados con tus bondades, entonemos y cantemos otra vez más las glorias de nuestro Señor Jesucristo, y las maravillas de todos sus santos. ¡Venerado San Nicolás! no me abandones en esta hora. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Plegaria a San Nicolás para Proteger a los Hijos

    Plegaria a San Nicolás para Proteger a los Hijos

    ¡Oh Bendito San Nicolás!, aquí vengo repleto de esperanzas, para suplicar tu misericordia, porque quiero que tus abundantes tesoros los derrames sobre mis hijos y los protejas, quienes solo desean amor y generosidad. Haz que  se queden siempre con nuestro Amado Dios Padre y su hijo Jesús para que se alejen del mal y se hagan semejantes a Ti, creciendo en sabiduría y gracia delante de nuestro Dios y de los hombres.

    ¡Jamás dejaré de rezarte y alabarte San Nicolás! Porque tu alma pura y noble, guía a nuestros hijos e hijas y los bendice en sus pasos; ampáralos y concédele la gracia que tanto necesita para mitigar la desesperación que los vuelve intranquilos en la vida. Con profundo amor te pido por la protección de nuestros hijos e hijas: (se nombran y se les reza un Padrenuestro)

    Por nuestros hijos clamo hoy. Por ellos imploro tu poder y tu atención porque conoces muy bien nuestros pesares pues todo te lo confío, concédele la protección pues viven angustiados y dales alivio a nuestros corazones.  Yo, no acudiré a ti en vano, pues estoy plenamente convencido de que nuestro Padre es el Dios de los Dioses, el Único y Verdadero, el auxilio de todos los cristianos. Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo…

    Recuerda, ¡Oh Misericordioso San Nicolás! que jamás nadie te ha suplicado antes sin tu ayuda recibir, por ello, totalmente repleto de amor y esperanzas, me postro ante tus pies ilusionado para que me cumplas lo que hoy te pido: (repetir lo que se quiere obtener).

    Reconfórtalos, escuchas sus lamentos y dales consuelo, apóyalos, pero por sobre todas las cosas resguárdalos por tu misericordia infinita. Amen. (Rezar el Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria. Hacer la oración y los rezos tres días seguidos).

    Invocación para Pedir Protección por los hijos Emigrantes

    Invocación para Pedir Protección por los hijos Emigrantes

    ¡Glorificado y Eterno Padre Amado!, Tu que eres el Dios Omnipotente y tu amor es tu virtud más hermosa, hoy quiero alabarte y pedirte que escuches a San Nicolás para que me le concedas la protección a todos los hijos descarriados, mediante tu gloriosa misericordia, pero sobre todo para quienes están desamparados, sin cariño, sin cuidado ni protección.

    Dámeles también la protección requerida a todos los hijos que decidieron emigrar de nuestro país. Resguárdalos Dios Amado, como hoy te lo pide San Nicolás, donde quiera que estén. Hazle saber a nuestro Dios que tú eres indispensable para ellos, y permite que en su camino se encuentren con personas dadivosas que los acojan y les brinden lo necesario, para que vivan con dignidad y respecto ante ti.

    Ahora nuevamente te rogamos con sincera fe, que protejas a todos nuestros hijos e hijas que transitan por esas calles solitarias. No me los dejes solos por donde caminen. Colócale a su lado a Jesús para que los guie y ampare en tu nombre. Bendícelos y acompáñalos en su camino solitario. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Oración para Proteger el Hogar contra la Envidia

    Oración para Proteger el Hogar contra la Envidia

    ¡Oh Dios Padre! Me he visto en la necesidad de recurrir a la intermediación de San Nicolás, porque cuando llego del trabajo y disfruto de mi hogar revolotean en mi mente las envidias de la gente. Mi hogar lo he consagrado a tu inconmensurable gloria y a tu poder. Por eso hoy acudo a Bondadoso Santo para que me ayudes a eliminar las energías negativas de esas personas envidiosas e impedir que toquen mi humilde hogar.

    ¡Oh Grandioso y Portentoso San Nicolás! No dejes que socaven mi aposento sagrado. Resguárdalo porque es nuestro bien más preciado y allí conviven en santa paz todos los recuerdos, las alegrías y la compañía de mi bella familia, que en ella se siente dichosamente feliz, sobre todo cuando te enaltecemos y le gritamos al mundo cuánto te adoramos y alabamos..

    Pero recuerda siempre amado Dios Protector y Guardia de mi vida, que mi cuerpo también es mi otro hogar, donde reposan tus enseñanzas y el espíritu consagrado de tu nombre.  Que es un templo espiritual para venerarte y alabarte siempre. Y en San Nicolás tenemos a un guía que también nos resguarda con su amor y bondad.

    ¡Glorificado Dios Bendito y Amado! Oye mis clamores en los labios de San Nicolás. Concédele el amparo a mi humilde hogar y consérvalo siempre porque en mi cuerpo tengo tu morada, mi otro hogar, con una luz encendida. No lo dejes sucumbir a ninguna hora. Bendícelo por siempre, por los siglos de los siglos. Amen.

    Plegaria contra los Espíritus Inicuos

    Plegaria contra los Espíritus Inicuos

    ¡Excelentísimo Padre Espiritual y Universal! El hogar de María y José albergó en sus espacios a tu hijo Jesucristo, quien fue criado con tus enseñanzas. Y, aun así, enfrentó al espíritu inicuo de Satanás y no se doblegó ante sus engaños. Más bien, llegada la hora prometida, entregó su cuerpo en la cruz bendita para salvarnos.

    Por eso Dios Padre Todopoderoso, le he pedido a San Nicolás que abogue por mi ante tu morada celestial, pues todo lo controlas; por ello nunca permitas que bajo ninguna circunstancia las fuerzas del mal penetren y deambulen en mi hogar, buscando debilitarnos como familia, para satisfacer sus ambiciones malignas y detestables. Aléjalos por siempre, apártalos de nuestra presencia y de nuestro amor.

    No los aceptes ¡Oh Misericordioso y Protector San Nicolás! No dejes que los espíritus inicuos se apoderen de la tranquilidad que mora en nuestro hermoso y humilde hogar, de nuestra alegría, de nuestra convivencia familiar. Yo con la santa cruz, donde fue crucificado tu hijo unigénito, los enfrento a diario, pero necesito de tu inconmensurable apoyo y bondad para detenerlos.

    ¡San Nicolás Amado! Si tú me concedes este favor y nuestro Dios Padre te escucha, yo podré estar confiado y podré asegurarme de la estabilidad y seguridad de mi hogar, para bien de toda mi familia, que está consagrada por completo en cuerpo y alma a tu gloria, por los siglos de los siglos. Amen.

    Invocación a San Nicolás para Vencer el Pecado

    Invocación a San Nicolás para Vencer el Pecado

    ¡Oh Gloriosísimo y Bien Amado San Nicolás Bendito! Tu que poseíste la fuerza suficiente para vencer el pecado y  seguir expresando abiertamente tu infinito amor y alabanza a nuestro Dios Padre. Ante ti he venido a postrarme, para que obsequies las fuerzas necesarias para vencerlo en mi cotidianidad.

    Por ello, hoy con sincera humildad y lleno de fe te pido, que me colmes espiritualmente de esa fuerza interior que emana de tu bondad, de esa determinación y seguridad a la hora de tomar las decisiones más certeras, alegrando al Santísimo, esperando que éstas sean para su gloria eterna.

    ¡Oh Magnifico y Victorioso San Nicolás! Amado Santo entregado a nuestro  Señor Jesucristo, obséquiame tu sagrada disposición, para poder hacer el bien al prójimo y evitar caer en la tentación tan indeseada, logrando tu bendición. Amén.

    Oración a San Nicolás para Iniciar el Día

    Oración a San Nicolás para Iniciar el Día

    ¡Oh Dios Todopoderoso y Eterno! Hoy me acerco a los pies de tu amado San Nicolás, para que interceda ante tu Hijo Amado, Jesucristo nuestro Señor; como aquel moribundo que acude al médico de la vida, para que te dignes en lavar mis pecados, y lograr que desaparezcan mis enfermedades, mis inmundicias, alumbrando mis cegueras, enriqueciendo mis pobrezas y vistiendo mi desnudez.

    Me acerco con humildad a ti, ¡Oh San Nicolás!, para recibir a nuestro Rey de Reyes y al Señor de Señores, como el pan de los Ángeles, con tantas dolencias y piedad, con tanta pureza y fe, con tales deseos y propósitos, como conviene a la salud de mi angustiada alma.

    En este momento y antes de iniciar el día, te pido que me permitas recibir, no solamente  el sacramento del Cuerpo y de la Sangre del Cristo Redentor, sino además la gracia y la virtud de ese Dios tan bondadoso; permite que pueda recibir el Cuerpo de su Hijo Unigénito Jesucristo, nacido de la Virgen María.

    Te suplico ¡Oh San Nicolás! tu intermediación urgente pues siento que merezco ser incorporado a su cuerpo místico y contado entre todos sus miembros. Santo Misericordioso, regálame el poder de admirar eternamente en el Cielo a tu amado Jesús, a quien me dispongo a recibir ahora bajo el manto divino de la fe viviente que reina contigo en el Espíritu Santo. Por todos los siglos de los siglos. Amén.

    Plegaria a San Nicolás Contra los Peligros

    Plegaria a San Nicolás Contra los Peligros

    ¡Oh Poderoso San Nicolás!, Hoy me postro ante tus pies para que tu abnegado espíritu meta sus manos en todos mis actos y me aleje de los peligros que me acechan. Yo confió en la luz divina y universal que me otorgó la vida, me protege, me cubre de amor y paz, mediante tu misericordiosa intercesión

    Tú que eres manantial inagotable de sorprendentes bondades y que conoces mis angustias y mis preocupaciones, a ti acudo con toda mi intacta fe y esperanza para suplicarte tu santa protección. Hoy con esta ofrenda, te pido (se dice aquí lo que se desea eliminar), suplicándote que me oigas atentamente y me ayudes en estos tiempos difíciles por los que estoy pasando. Deposito en tus manos todos mis problemas y angustias, seguro de lograr con tu poder y mis súplicas solventar mis problemas.

    ¡Oh Venerado San Nicolás! Protégeme de todos los peligros y las intenciones malignas de los que me envidian. Resguárdame de todo lo malo y guíame por los senderos de paz y armonía, al lado de mis seres amados, que siempre me apoyan y me acompañan en mis travesías. Bendice benevolente San Nicolás. Por los siglos de los siglos. Amen.

    San Nicolás: Santo de la Navidad

    San Nicolás: Santo de la Navidad

    La familia de San Nicolás era dinerada, pero cuando la peste llegó a Europa, sus padres murieron, tocado en su angustia y en la tragedia del pueblo, decidió repartir sus riquezas entre los más pobres y se fue a Mira para convivir con su tío sacerdote.

    A los 19 años fue ordenado sacerdote, y al morir su tío fue designado como obispo y su sucesor. Existen muchos relatos sobre sus milagros. La devoción prodigada hizo qu la iglesia católica lo nombrase patrón de Turquía y Francia, Grecia y Rusia.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir