Oraciones Para Los Hijos Rebeldes

Orar por los hijos rebeldes es algo que todas las noches lo hacemos para pedirle a Dios y a todos los Santos por su protección. En algo que como padres nos reconforta el alma, sentimos que es hasta gratificante. Por esa razón, las Oraciones para los Hijos Rebeldes, que tanto amamos, pueden ayudarnos a confiar y sobrellevar las penas y angustias ante su ausencia.

Para sentirnos confiados ¡Qué mejor que rezar estas Oraciones para los Hijos Rebeldes! Sobre todo, cuando los vemos agresivos, amargados y silenciosos, desandando con su conciencia abatida, donde las incertidumbres no los dejan ser hombres y mujeres de bien. Pedir su protección no está demás, porque como padres uno quiere resguardar todo lo que los hace dichosos. Aun a pesar de su rebeldía ¡Como no amar a nuestros hijos y pedir que los protejan!

En esta sección, publicamos algunas de las más importantes Oraciones para los Hijos Rebeldes que se niegan a rectificar o a regresar a su hogar. Espero que clamen sus plegarias con fe al Dios Padre o a Jesucristo desde la mirada compasiva de San Juan, de San Marcos de León, de San Miguel Arcángel, del Soldado Oggun o de San Chárbel.

Índice()

    Oraciones Para los Hijos Rebeldes

    Oraciones Para los Hijos Rebeldes

    Oraciones para los Hijos Rebeldes en la Noche

    ¡Imperecedero Dios Padre! Hoy, quiero molestarte en esta noche aciaga para suplicarte por mi hijo rebelde que noche tras noche se lanza a la calle a parrandear con sus amigos, dejando en mi boca un sabor amargo ante tantos peligros que hoy acechan y se acrecientan cada día más por la crisis socio-económica del país.

    Bien sabes Amado Padre lo que un padre o una madre sufre por estas lamentables actuaciones de sus hijos, quienes no valoran el mañana ni un mundo mejor. ¡Te imploro Padre Amado! Por mi hijo querido que hoy deambula en las noches frías por esas calles solitarias por la pandemia. A ti quiero clamar también por los hijos de todos nosotros, para que no sufran y vivan llenos de miedo y angustia. Dales a todos ellos la paz y la armonía de un mundo feliz.

    Amado Padre, muchos de esos hijos que se enfrentan a las noches, lo hacen por necesidad, pues se ven obligados a trabajar. Concédeles la dicha de contar con alimentos, techo y abrigo y protégelos de esos peligros!, de cualquier violación a su intimidad que pueden hacerlos presas de demonios, sectas, de las drogas, de la delincuencia organizada o de grupos de personas los pueden usar ilegalmente para su intenciones y fechorías.

    Te imploro nuevamente por mi hijo rebelde, para que le obsequies todo el amor que puedas darle y sus corazones se transformen y alcancen su bienestar. Dales    tu Misericordia, para que todos puedan postrarse ante tus pies, limpios y confiados en tu poder y tu grandeza, sin que se nos pierdan por esos caminos del mal, donde tu protección es esencial en esta vida. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Plegaria a Oggun Para los Hijos Rebeldes

    ¡Oh Magnificado Oggun! Hoy te invoco para que a (decir el nombre del hijo) me lo protejas por su rebeldía donde quiera que se encuentre. Te lo pido con todo mi corazón, porque mi corazón sufre y no quiero que ningún daño le suceda mientras no se encuentre en su hogar. Cubre a ese hijo rebelde de todo lo necesario hasta que regrese a su casa y pueda brindarle todo el amor que un buen padre puede darle para que la felicidad lo arrope para siempre.

    Que con el ímpetu de tu machete y tu manto poderoso, te pido que lo cubras y lo protejas con tu aura bendita; y con tus manos atadas nuestros destinos hayan quedado unidos para siempre, para que nuestros hijos sientan el calor  de sus padres amados. Te pido ampares a (decir el nombre del hijo) a quien amo y siempre he respetado, desde que nació, porque hoy se encuentra ausente de mi presencia por su terca rebeldía e inocencia. Libéramelo del mal.

    Permítele, ¡Oh ánima Bendita de San Juan Minero! que se cuide donde esté y que nunca se olvide de sus padres como nosotros lo recordamos y haz que su alma noble y su cuerpo bien dotado se fortalezca, para poder contemplarlo y amarlo desde la distancia.

    Bien sabes tu Magnánimo Soldado lo que sufre un padre, cuando sus hijos amados se disgustan y se marchan de la casa furioso, con rencor y tristeza, sin saber que les deparará el camino durante esas horas de soledad y amargura. Cólmalo con tu sabiduría para que no cometa errores e imprudencias que luego tenga que lamentar por su espíritu aventurero y su arrogancia. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Invocaciones al Dios Padre Para los Hijos Rebeldes

    ¡Oh Sagrado y Bendito Dios Padre Misericordioso y Benevolente! Sabes que la rebeldía en la juventud es mala consejera, sobre todo en momentos de debilidades o rencores. Allí es cuando nuestros hijos rebeldes emprenden acciones que traspasan lo normal y hasta lo moral.

    Pero, sabes también que el amor que sentimos por nuestros hijos es siempre algo imposible de descifrar. Po eso ¡Como no pedirte que los ampares en las noches! ¡Benevolente Padre! No me los abandones, porque en un simple descuido, pueden perderse y ser presa fácil de la perversidad. Con tu protección magnánima, sea de día o de noche, podrán seguir luchando en esos parajes peligrosos y oscuros, batallando de una manera digna y confiable, solo dependiendo de tus bendiciones y de tus dadivas en las horas más álgidas e imperiosas.

    Te hago esta petición porque en muchas ocasiones los he visto muy rebeldes y no les importa agarrar la calle, sobre todo cuando cae la noche, dejándonos como padres muy tristes y preocupados. Resguárdalos con todo tu amor para que podamos dormir tranquilos por las noches. Saber que tú los llevas por caminos seguros, como cuidaste a tu hijo Jesús, es más que suficiente para lograr la tranquilidad. Por los siglos de los Siglos. Amen.

    Suplica a San Charbel para Apaciguar a los Hijos Rebeldes

     

    ¡Bendito seas San Chárbel!, santo de todos y para todos los humanos; mártir religioso que se entregó a servir al Dios Padre y a la Virgen María, colmando a todos los hombres con tus bendiciones, sin dejar de darnos tu auxilio cuando se trata de casos difíciles de enfrentar.

    Tú que te convertiste en un alma electa y que sentiste el llamado del Señor Jesucristo, llevando una vida sinigual de monje y ermitaño, consagrado a la oración, al ayuno y a la penitencia, ven a nuestro llamado y concédenos tu ayuda para resolver este caso difícil que me aturde ante la rebeldía incontrolable de mi hijo.

    ¡Oh, Adorador de Jesucristo en la Sacrosanta Eucaristía y por siempre fervoroso devoto de María Santísima! Tú que le diste de comer a tu piadoso corazón y al de los demás con las santas palabras de las Sagradas Escrituras y llegaste a ser ejemplo de obediencia, fe y paciencia.

    Por esa humildad, piedad y sacrificio que te caracteriza como hombre entregado al Dios Padre, socórreme en este instante difícil, porque quiero ser digno de la gracia de Dios, y ser merecedor de tu asistencia y amparo, que lo necesita de extrema urgencia hoy más que nunca y así amansar la rebeldía de mi amado hijo. Amen. (Se reza un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria).

    Plegaria a San Marcos de León para Amansar a los Hijos Rebeldes

    Oh San Marcos de León, tú que con fe peleaste contra las bestias para seguir a nuestro Señor Jesucristo, con mi infinita esperanza, hoy solo te suplico que controles los pensamientos de mi hijo por su terca rebeldía y su espíritu irreverente y aventurero.

    Que las malas intenciones y tratos de aquellos que quieren verlo caer, sean demolidos a través de tu gran poder. Que todo aquel que le quiera perjudicar no use sus ojos para verle ni sus manos para tocarle y que sus infernales lenguas no puedan pronunciar palabras en su contra para destruirlo.

    Oh Poderoso San Marcos de León que sus armas para dañarlo sean pulverizadas por ti para que no puedan llegar a herirle. Y que, así como domesticaste al león y lo pusiste a dormitar a tus pies, te agradezco que amanses y controles la ira de mi hijo a quienes me le desea el mal.

    Venerado San Marcos de León, tú que amansas las garras del Dragón, amansa los toros bravos, que también del monte son, y protege a mi hijo y a todos los hijos del mundo, cuya rebeldía puede frenarles su futuro y una vida digna. Por los siglos de los siglos. Amén.

    Oración a San Miguel Arcángel por los Hijos Rebeldes

    ¡Oh Amado Arcángel San Miguel! Tu lucha siempre ha reinado sobre la maldad, porque eres siempre fiel y cumplidor a tus devotos. Por eso te pido humildemente que nos ayudes a permanecer serenos, firmes y siempre llenos de amor cuando se tiene un hijo rebelde, irreverente y atrevido.

    Junto a tus Serafines, otórgale a todos los hijos, la voluntad y la gracia de apartarse del pecado. Protégelos de las angustias, de las tentaciones y de las incitaciones, Entra en sus almas para que el espíritu de la humildad y de la fraternidad le den alivio. Aléjalos de la maldad, para que puedan dominar sus sentidos y lo dañino se aparte de sus vidas con tu resplandor, pero cubriéndolos de gloria. Tú que dominas las fuerzas del mal, cuida su ya debilitada fe.

    Otórgales a esos hijos rebeldes sabiduría y prudencia, cólmalos de sensatez y paciencia, en cada palabra que expresen. Corre en su auxilio, enséñalos a tener un corazón bondadoso y generoso, a no ser flojos para ayudar a otros. Que muestren la disposición de darle una mano a un hermano. Aleja a los adversarios y pártalos de las intrigas, rencores, celos o envidias de las personas violentas que tenga la intención de hacerles daño. Ampáralos Glorioso San Miguel y déjalos libres de todo lo que atente contra ellos.

    Que las enfermedades no transgredan contra ellos. Ilumínalos para que sus vidas sean un ejemplo de santidad pura. Por ello debemos propagar la fe en ti y hacer que nuestro proceder sea la prueba más clara de tu poder espiritual y sanador, para poder contemplar la gloria magnifica de Nuestro Señor. Por los siglos de los siglos. Amén.

    A pesar de su Rebeldía, un Hijo siempre es una Bendición.

    Oraciones Para los Hijos Rebeldes

    La rebeldía es un sentimiento propio de los seres humanos. Unos más que otros, siempre asomamos un poco de soberbia, pero cuando esta alcanza niveles extremos, lo que nos queda es recurrir a las oraciones para los hijos rebeldes, y encomendar al Dios Padre y a todos los Santos.

    La representación del hijo rebelde radica en sus ímpetus e ideas infranqueables, en un espíritu indómito sin control, que en algunos casos puede hacer mucho daño a otros seres amados, por lo que cualquier oración afín a esta condición, siempre recibirá una respuesta oportuna.

    Si confías en el Dios Padre y su Hijo Jesús, así como en sus intermediarios más próximos, rézale estas sencillas Oraciones y ruégales por todos los hijos rebeldes de este mundo, por todo lo que los amamos. Ellos sabrán escuchar tus suplicas.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir