Versículos Bíblicos De Fe E Interpretación

¿Conoces el significado real de la Fe? La Fe representa la creencia perpetua que los hijos de Dios tenemos puesta en él, en su poder, en su grandeza y en su omnipresencia. Y aun así creemos en el Dios Padre y en lo que nos dice y enseña en su Palabra mediante el Espíritu Santo, como hoy lo hacemos ver en estos Versículos Bíblicos de Fe, los cuales pueden ser de gran ayuda, no solo para reflexionar, sino también para actuar y buscar con fe la presencia y la misericordia de Dios.


Índice
  1. Versículos Bíblicos de Fe
    1. Efesios 3:16-17
    2. Romanos 15:13
    3. 1 Pedro 1:8-9
    4. Hebreos 11:11
    5. Mateo 21:22
    6. Romanos 14:1
    7. Marcos 10:52
    8. Gálatas 2:20
    9. Hebreos 11:6
    10. 2 Corintios 5:7
    11. Romanos 10:8b-9
    12. Santiago 1:6
    13. Hebreos 12:2
    14. Mateo 17:20b
    15. Efesios 6:16
  2. Versículos Bíblicos de Fe que Confirman la Existencia de Dios

Versículos Bíblicos de Fe

Versículos de Fe

Efesios 3:16-17

“Les pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor.” (Efesios 3:16-17)

La Fe es algo indescriptible, invisible, es la creencia firme y convincente en nosotros de la grandeza de nuestro Dios Padre, quien nos pide que, a través del Espíritu Santo, y su gran poder misericordioso, se fortalezca nuestra fe haciendo que Jesús se adentre y conviva en nuestros corazones para que irradien al prójimo amor y compasión. Si tenemos fe podemos hacer que se cumplan nuestros buenos deseos.

Romanos 15:13

“Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo.” (Romanos 15:13)

La fe no solo es la creencia firme en nuestro Dios Padre y sus promesas. Es también la esperanza de un mundo mejor, lleno de alegría y paz, gracias a la fuerza del Espíritu Santo, para todos aquellos que creen en Él, y confían en sus palabras sagradas. Allí se asienta la esperanza de cada uno de nosotros sus hijos creyentes.

1 Pedro 1:8-9

“Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto; y aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso, pues están obteniendo la meta de su fe, que es su salvación.” (1 Pedro 1:8-9)

Aunque no hayamos visto nunca al Dios Padre, lo sentimos y nos da señales cuando se lo suplicamos. Siempre lo amamos a pesar de su invisibilidad y creemos fervientemente en su grandeza y su poder, lo que nos llena de una alegría y una satisfacción que no podemos describir.

Es una sensación única y muy subjetiva porque su gloria y misericordia la vivimos muy profundamente en nuestros corazones, al saber que estamos alcanzando esa meta tan apreciada que es la salvación eterna.

Versículos Bíblicos

Hebreos 11:11

“Por la fe Abraham, a pesar de su avanzada edad y de que Sara misma era estéril, recibió fuerza para tener hijos, porque consideró fiel al que le había hecho la promesa.”  (Hebreos 11:11)

Abraham es un ejemplo vivo de la fuerza de la fe. Ya viejo y con una esposa estéril, era casi imposible engendrar otro hijo. Pero su fe infinita hacia Dios fue bendecida, al permitirle a Sara quedar embarazada. Fue su fe la que hizo realidad su sueño, porque Dios lo vio como un hombre fiel y comprometido con su causa.

Mateo 21:22

“Si ustedes creen, recibirán todo lo que pidan en oración.” (Mateo 21:22)

La Fe es creer ciegamente en la grandeza y la gloria de nuestro Dios Padre y de su hijo Amado Jesús. Si así lo sentimos y lo ponemos en práctica, así podremos recibir todo lo que supliquemos en nuestras oraciones. “Pide y se te dará”, nos alienta en las Sagradas Escrituras, pero hay que pedir con mucha fe al Dios Padre, quien todo lo ve y todo lo sabe. Solo así podrás sentir las señales de sus acciones espirituales en nuestras vidas.

Romanos 14:1

“Reciban al que es débil en la fe, pero no para entrar en discusiones”. (Romanos 14:1)

Quien no tiene fe, no puede creer en la grandeza de nuestro Dios Padre. Pero quien es “débil” puede ser rescatado, porque no la ha perdido. Eso puede lograrse a través de la formación religiosa cristiana, afincando en su alma sus enseñanzas, sin necesidad de discusiones estériles.

Si a pesar de encontrarse débil en la fe, su corazón puede sentir la necesidad de reforzarla, entonces lo mejor es dialogar e instruir tranquilamente a ese hermano, que sabe que su fe sigue allí, aunque con confusiones que pueden ser aclaradas en comunión.

Versículos Bíblicos

Marcos 10:52

“Puedes irte —le dijo Jesús—; tu fe te ha sanado. Al momento recobró la vista y empezó a seguir a Jesús por el camino”.  (Marcos 10:52)

¡Puedes imaginarte lo que sintió aquel hombre ciego, casi moribundo, cuando Jesucristo puso sus manos en sus ojos y le dijo esas palabras! Pero fue su fe lo que lo curó, pues aquel ciego no había visto nunca a Jesús ni había presenciado los diferentes milagros que había realizado. Aun así, el creyó en su poder y que afectivamente era el Mesías, el Dios reencarnado en su cuerpo.

Gálatas 2:20

“He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí.” (Gálatas 2:20)

Quienes mantienen la fe, también han sido crucificados como Jesucristo. Ahora ya no son ellos mismos, pues Él vive en sus corazones por la fe que tienen en el hijo amado del Dios Padre, quien nos amó al extremo de entregar su vida en este mundo para salvación de todos nosotros.

Hebreos 11:6

“En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.” (Hebreos 11:6)

¿Cómo sentirse agraciado para Dios si no tenemos Fe? Si tenemos fe y creemos ciegamente que el existe, podremos ser recompensados mediante su sagrada misericordia. Su alegría es infinita si nuestra fe es firme e inquebrantable.

Versículos Bíblicos sobre la Fe

2 Corintios 5:7

“Vivimos por fe, no por vista”. (2 Corintios 5:7)

De nuevo aquí se demuestra en este Versículo Bíblico de Fe, que podemos creer y confiar en la grandeza y el poder de nuestro Dios Padre, sin necesidad de verla. Porque cuando Jesús nos dice “Por tu fe te has sanado”, ciertamente está en lo correcto. Nos esta señalando la importancia y verdadera esencia de la Fe. Y solo por nuestra Fe seremos salvados.

Romanos 10:8b-9

“Esta es la palabra de fe que predicamos: que, si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo”. (Romanos 10:8b-9)

Estamos convencidos de que Jesús es nuestro Señor y lo predicamos a los cuatro vientos, seremos rescatados, salvados de la muerte. Las palabras de las Sagradas Escrituras lo expresan claramente, pero eso no vale.

Lo que vale verdaderamente es nuestra fe, nuestra creencia de que eso es así, de que nuestro Dios Padre lo resucito a los tres días, tal y como el mismo lo predijo, conviviendo con sus discípulos cuarenta (40) días en la tierra. ¡Que maravilloso debe ser volver a compartir con alguien que ya ha muerto y ha regresado, gracias al poder de Dios!

Santiago 1:6

“Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento.” (Santiago 1:6)

La firmeza de nuestra fe, no admite ninguna duda. Se cree o se cree. No hay medias tintas. De lo contrario, la fe seria vaga, débil, inconstante, sin un fundamento de donde asirse. Por eso, cuando pidamos algo al Dios Padre o a nuestro Señor Jesucristo, hay que hacerlo con una fe inquebrantable, para que nada ni nadie pueda interferir y debilitarla…

Versículos de Fe

Hebreos 12:2

“Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios.” (Hebreos 12:2)

¡Así sería el gozo, la alegría y la obediencia que Jesús le tenia a su Dios Padre, que prefirió el sufrimiento en la cruz!, sin importarle la vergüenza que eso significaba para María y toda su familia en esa época y en ese pueblo.

Jesús con su ejemplo y entrega nos inició e hizo que nosotros nos perfeccionáramos en nuestra Fe, y ahora sabemos que por ese sacrificio, esta sentado a la derecha del trono de nuestro Dios Padre. Eso es un privilegio bien ganado. Y nosotros, gracias a nuestra Fe, podemos ser resguardados en el juicio final y salvarnos.

Mateo 17:20b

“Les aseguro que, si tuvieran fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrían decirle a esta montaña: “Trasládate de aquí para allá”, y se trasladaría. Para ustedes nada sería imposible.” (Mateo 17:20b)

Por eso dicen que “La fe mueve montañas”. Aunque sea muy mínima, seria lo suficientemente poderosa como para lograr milagros y hacer cosas imposibles en este mundo, sobre todo por amor al prójimo.

Efesios 6:16

“Además de todo esto, tomen el escudo de la fe, con el cual pueden apagar todas las flechas encendidas del maligno.” (Efesios 6:16)

Aquí se revela lo que desde el principio venimos clamando. La Fe es un escudo protector para alejar las malas intenciones y los peligros de las personas malsanas y traidoras de las enseñanzas de nuestro Dios Padre.

Versículos Bíblicos de Fe que Confirman la Existencia de Dios

Versículos Bíblicos de Fe

Cuando hablamos de Fe, nos referimos a la creencia fiel y verdadera. De esa Fe que nos eleva espiritualmente hacia la grandeza de nuestro Dios Padre y de su hijo amado Jesús, cuyas enseñanzas la acrecientan y nos hacen experimentar esa sensación exquisita de amor de protección.

La Fe no es un juguete. Es un regalo que cada quien lo acepta o no lo acepta. Aquí entra en juego el libre albedrio que el Dios Padre nos ha recordado siempre, lo que no se contradice con la obediencia que le debemos. Por todo eso, te obsequiamos estos Versículos Bíblicos de Fe, esperando que te iluminen el camino  en cada día de tu vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir