Oración por el Nuevo Día que el Señor Me Ha Dado

Cuando ponemos en práctica una Oración por el Nuevo Día que el Señor me ha dado, debemos hacerlo con profunda fe y siempre manteniéndola esperanza que todo se cumplirá.

El Señor nos ha bendecido con múltiples regalos y nada la cuesta seguir obsequiándonos más de lo que nos ha dado. Pero el amor el prójimo y nuestra magnanimidad deben anidar en nuestros corazones.

También Puedes Consultar Las... Oraciones de Santa Apolonia

Índice
  1. Oración por el Nuevo Día que el Señor Me Ha Dado
    1. Oración por un Nuevo Día Lleno de Sanidad
    2. Plegaria Por un Nuevo Día para ser Feliz y Agradecido
    3. Oración por un Nuevo Día por Nuestros Hijos
    4. Plegaria por un Nuevo Día por nuestros Emigrantes
    5. Invocación al Señor por un Nuevo Día contra las Penas Espirituales
    6. Oración por un Nuevo Día por la Prosperidad y la Felicidad
  2. Para Tener un Nuevo Día Feliz, piensa Siempre en Ser Optimista

Oración por el Nuevo Día que el Señor Me Ha Dado

Oración por un Nuevo Día Lleno de Sanidad

Oración por un Nuevo Día Lleno de Sanidad

¡Poderosísimo Señor Mio! Comienzo mi día para agradecerte primeramente por permitirme vivir y mantenerme sano. Cada vez que me despierto, con una sencilla oración alabó tu gloria y el principio de la vida, donde estar sano es primordial para ser feliz.

Enaltecerte todos los días al despertarme debe ser una acción fija en la vida de cada uno de nosotros. El don de la vida ha sido el regalo más hermoso y significativo que nos ofrece todos los días, como aquel cuando le diste aliento de vida a nuestra raíz humana: Adam.

¡Magnánimo y Poderoso Señor Amado! Estar sano y comenzar el día con vitalidad y alegría es algo que tenemos que agradecerte siempre por concedernos el derecho a nacer, vivir y disfrutar al contemplar extasiado tu magnánima obra y valorar todos los dones y privilegios que nos has dado sin condiciones.

Amantísimo Señor, tu, que eres el dador de vida a todos los hombres y mujeres, concédeme Señor Jesucristo la dicha de seguir Sano y extasiarme con tu creación, que llena mi alma y mi espíritu de complacencia y le da sentido a toda nuestra existencialidad. Por los siglos de los siglos. Amén.

Plegaria Por un Nuevo Día para ser Feliz y Agradecido

Plegaria Por un Nuevo Día para ser Feliz y Agradecido

¡Oh Amado Señor Dios Padre! Cada día me levanto con una necesidad inmensa de orarte y alabarte. Mi meta siempre es ser feliz y de iniciar cada mañana con una actitud y una aptitud optimista, que a más de uno asombra por mi algarabía y mis ganas de congraciarme contigo, con mis padres, con mis familiares y mis amigos más cercanos.

Dentro de mi siento que esta felicidad no es normal, pues a pesar de los problemas, de las calamidades, de las necesidades, de las angustias, etc., yo mantengo en mi alma una euforia desbordante, y tu Padre Amantísimo e Idolatrado, eres quien me infunde tantas ganas de vivir y de aprehender todo lo hermoso que existe en este mundo terrenal.

¡Oh Señor Benefactor Bendito! Si esto es volverse  loco, entonces te agradezco por concederme tantas locuras, que alientan y alimentan mis pasos por este plano terrenal, donde tu magnificencia se ha mostrado para hacernos feliz. Y, sin embargo, muchos se quejan y despotrican hasta del aire que tu tan gentilmente nos regala para poder vivir.

Conservarme siempre así, proactivo, alegre, asertivo, bonachón, simpático y dispuesto siempre a dar lo mejor de mí en cualquier actividad que se me demande, a cualquier hora, sobre todo para exaltar tu santo nombre y tu gloria. Por los siglos de los siglos. Amén.

Oración por un Nuevo Día por Nuestros Hijos

Oración por un Nuevo Día por Nuestros Hijos

¡Señor Dios Padre Misericordioso! En este momento necesito calmar mis  ansiedades por mis hijos y solo con este clamor lo puedo lograr, al aferrarme a tu misericordia para que puedan postrarse ante tus pies, limpios y confiados en tu poder y tu grandeza, como buenos creyentes de tu glorificación.

¡Oh Amado Señor de los Cielos! Es tanta la fe y la confianza que te tengo que para calmar nuestras ansiedades en tus manos encomiendo a mis hijos, pues tú las apartas de su camino, desviándolos de los peligros de la delincuencia y todo lo malo que abunda fuera del hogar. Eso es más que suficiente para desaparecer mis preocupaciones.

Sabes que como siempre, los peligros acechan y ahora más. Por eso te pido que los bañes con tu agua bendita, porque ellos son la semilla del futuro, la esperanza de una humanidad de una mayor calidad humana. Eso aliviará nuestras angustias. Pero como padres también tenemos que guiarlos cuando estén frente a un televisor, los video-juegos o una computadora.

Ciertamente mis angustias y preocupaciones pueden calmarse al saber que tú los proteges de cualquier peligro, pues han recibido una formación adecuada para defenderse, además tus enseñanzas están consolidadas en ellos, gracias a tu amor y el cariño de sus padres. Por los siglos de los siglos. Amén.

Plegaria por un Nuevo Día por nuestros Emigrantes

Plegaria por un Nuevo Día por nuestros Emigrantes

¡Bendito Señor Padre Amado!, Para iniciar este día feliz, primero me inclino ante tus pies para alabarte y pedirte protección para todos los emigrantes. Ampáralos a todos ellos, quienes decidieron partir para buscar la mejoría y la calidad de vida que sus países no les ofrecen en su cotidianidad.

Abrígalos Señor Dios Bendito donde quiera que estén. Hazle saber que tú eres indispensable para ellos, y permite que en sus senderos dudosos se encuentren con buenas personas que los acojan y les brinden lo necesario, para que vivan con dignidad y respe hacia ti.

En este Nuevo Día te suplico con sincera fe, que resguardes a todos los emigrantes del mundo que transitan por esas calles solitarias. No los dejes solos por donde caminen. Amantísimo Señor nuestro, ponte a su lado y acompáñalos para que los guíes y ampares en tu nombre. Bendícelos y acompáñalos en este reto que emprendieron en busca de su felicidad y la de los suyos. Por los siglos de los siglos. Amén.

Invocación al Señor por un Nuevo Día contra las Penas Espirituales

Invocación al Señor por un Nuevo Día contra las Penas Espirituales

¡Oh Señor de todos los Hombres! Me desperté aturdido, y para este nuevo día, pensé en tu gran obra y en tus dones. Por eso quiero clamarle a tu magnánimo poder por todas aquellas personas que sufren desconsoladamente sus penas espirituales, sus dificultades y sus dolencias físicas ante tantas adversidades que agobian nuestro planeta tierra.

Milagroso Señor Mío, infúndeme tu poder para poder brindarle a cada persona mis palabras de estímulo y permite que solo broten de mi boca frases de vida, de compasión, palabras para desterrar la muerte, la envidia, el odio, las malas intenciones y todo aquello que haga daño al prójimo.

Haz que solo sean palabras para bendecirlos donde todo tu radiante poder, absoluta y plenamente todo, sirva para expresarme en tu nombre y llene de enormes bendiciones, en riquezas espirituales y materiales, a todo aquel que me oye.

Por ese motivo, una vez más Señor Dios Padre, para un nuevo día feliz, tan esplendido y majestuoso debemos buscar el reencuentro contigo para matar la desesperación y las angustias.

Con esta plegaria enaltezco tu nombre y suspiro por tu energía espiritual de amor y sabiduría con mis manos abiertas, proclamando a los cuatro vientos la grandeza de tu piedad, con la que nos sentimos prósperos por tus favores cumplidos. Por los siglos de los siglos. Amén.

Oración por un Nuevo Día por la Prosperidad y la Felicidad

Oración por un Nuevo Día por la Prosperidad y la Felicidad

¡Gran Señor Eternizado y Todopoderoso! Estoy seguro que para iniciar un nuevo  día feliz no hay nada mejor que enaltecer tu santo nombre y clamar tu inmenso poder para que me permitas ser próspero y saldar nuestras deudas y apremios. Hoy lo decreto, a pesar de que cada día vemos que la situación se complica.

¡Oh Señor Amado Diseñador de todo el Universo! Tú que sabes que todas las crisis nos dejan aprendizajes, hoy te ruego que me orientes en el control de mis gastos y de las inversiones prioritarias, pues estoy convencido que lo puedo lograr y que tú estás ahí bendiciéndonos a todos nosotros.

A tu santo poder elevo mis suplicas, deseando recibir esa nueva cosecha de bendiciones que has dispuesto para este nuevo día y sé que muchas bendiciones más, vienen en camino para darme la prosperidad que necesito para ser feliz.

Ahora solamente te oro para iniciar este nuevo día: Gracias Excelentísimo Señor  Misericordioso, infinitas gracias por siempre socorrerme y entregarme lo que te pido. Ayúdame a tener siempre puesta mi fe en tu compasivo poder eterno; para que las situaciones de insolvencia monetaria, desaparezcan desde hoy. Por los siglos de los siglos. Amén.

Para Tener un Nuevo Día Feliz, piensa Siempre en Ser Optimista

Para Tener un Nuevo Día Feliz, piensa Siempre en Ser Optimista

Para tener un nuevo día feliz hay que pensar siempre en positivo. Y encomendarse a al Señor Jesucristo. A veces nos desconsolamos porque nuestros deseos no se dan como deseamos, pero se nos olvida clamarte a ti.

La esperanza y el apoyo del Señor Dios Padre es esencial para seguir adelante, porque solo él, es el único que dictamina el tiempo y el espacio para hacer realidad nuestras plegarias si deseamos tener un nuevo día feliz. Orar es el arma más poderosa con la que contamos, para agradecerle por un nuevo día feliz en nuestras existencialidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir