Oraciones A San Expedito Para Urgencias, Afligidos Y Más

Las Oraciones a San Expedito son unas de las mas  buscadas, ya que este Santo es considerado el patrono de las causas justas y urgentes y es venerado por millones de personas todos los años. Alrededor del mundo, cada 19 de abril se celebra el día de este Santo, a cuyas oraciones debemos clamar todos sus devotos.

Según los documentos históricos, San Expedito fue un santo y mártir católico que habría vivido entre los siglos III y IV, y según lo poco que se conoce fue beatificado en 1629 por el papa Urbano VIII, mientras que su canonización fue ejecutada por el papa Clemente X en el año 1671.

Índice()

    Oraciones a San Expedito

    Oraciones a San Expedito

    Oraciones a San Expedito por las Urgencias

    Oh Soberano San Expedito. Tú que eres el socorrista por excelencia de las causas justas y urgentes, intercede por mi frente al Altísimo Dios padre todopoderoso, para que me prestes socorro en estos momentos de desesperación y angustia solemne.

    Fiel servidor de Dios. Tú que eres el Santo de los afligidos, el Soldado  de los casos urgentes, dame de tu serena protección, auxíliame, concédeme tus virtudes y fortaléceme íntegramente  con coraje, valentía, suma calma, serenidad y mucha fuerza. Atiende hoy mi suplica (Realiza tu petición con fe).

    Glorioso San Expedito, ayúdame a enfrentar estas complicadas circunstancias. Cuídame de toda malsana amenaza, de cualquier peligro, de personas y espíritus inicuos que busquen perjudicarme Protege a mi familia, amigos y mis amados hermanos.

    Atiende San Expedito, mi ruego y lleva a mi hogar la paz, que una mañana nos dio tranquilidad para vivir en armonía con el Señor Jesucristo… Te agradezco eternamente, siempre te alabaré a viva voz y propagaré tu santo nombre entre todos los que aspiran alguien como tú, un Santo que escuche a sus devotos y los atienda con urgencia. Amén.

    Oración a San Expedito para Proteger la Familia

    Mi San Expedito de las causas justas y urgentes, intercede por mí junto a Nuestro Señor Jesucristo, para que venga en mi socorro en esta hora de aflicción y desesperanza. Mi San Expedito tú que eres el Santo guerrero. Tú que eres el Santo de los afligidos.

    Tú que eres el Santo de los desesperados. Tú que eres el Santo de las causas urgentes, protégeme, ayúdame, otorgándome: fuerza, coraje y serenidad. ¡Atiende mi pedido! (hacer el pedido). Mi San Expedito, ayúdame a superar estas horas difíciles, protégeme de todos los que puedan perjudicarme, protege a mi familia, atiende mi pedido con urgencia.

    Devuélveme la Paz y la tranquilidad que tanto anhelo ahora. ¡Mi San Expedito! Por tu gracia divina, siempre estaré agradecido por el resto de mi vida y propagaré por todo el mundo tu santo nombre a todos los que tienen Fe y guardan sus esperanzas para la venida de nuestro Jesucristo. Muchas Gracias.

    Oración a San Expedito para los Afligidos

    ¡Oh Glorioso San Expedito de las causas justas y urgentes! Hoy acudo a tu bondadoso poder sanador para que intercedas por mí junto a Nuestro Señor Jesucristo. Auxíliame en este momento de aflicción y desesperanza. Tú que te encumbras como un Santo guerrero y bondadoso.

    Tú que para nosotros eres el Santo de los angustiados y afligidos que eres en buena hora el Santo de las causas apremiantes, resguárdame, ayúdame, dándome las fuerzas necesarias, el coraje decidido y la tan deseada serenidad. ¡Atiende mi llamado!

    ¡Mi magnánimo Santo Expedito! Ayúdame a sobresalir en estas horas difíciles, protégeme de todos los que pretenden perjudicarme, resguarda a mi familia, y atiende mi pedido con urgencia. Regrésame la Paz y la tranquilidad. ¡Mi amigo y santo Expedito!

    Sé que seré bendecida y te agradeceré por el resto de mi vida, difundiendo tu venerado nombre a todos los que confían y tienen fe en tus poderes milagrosos. Muchas Gracias. (Rezar un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria. Hacer la señal de la Cruz). Amen.

    Oración a San Expedito para las Urgencias

    ¡San Expedito bendito protector nuestro! Fiel guerrero y mártir que hoy gozas del Paraíso Eterno. De hinojos ante tus pies, me arrodillo humildemente ante ti para pedir tu apoyo incondicional. Te clamo con urgencia y fervor para que me auxilies en este instante aciago.

    ¡Oh amado San Expedito, guía y guardián nuestro bendecido!; las necesidades urgentes que agobian mi vida no me permiten el descanso! Sobrevivo en estado de preocupación y de angustia continua. Me encuentro solo y exasperado, el desfallecimiento me acompaña y el dolor perenne se ha apoderado de mi.

    Tú aclamado y Santo misericordioso que te eriges como el santo patrón de las causas justas y apremiantes, ayúdame a levantarme en esta hora de esta mala situación. Santo piadoso, no me abandones. Aquí estoy clamándote para que acudas a mi presto y desbordes sobre mí el valor, la energía y la esperanza.

    Deseo fervientemente aliviar mis carencias y miserias, y así con tu intervención pueda solucionar las angustiosas necesidades, los múltiples problemas económicos que me agobian y la ruina de la cuan no encuentro como salir. Por eso te pido que con tu caridad me concedas (Mencionar ahora la petición).

    Enséñame a usar mi coraje, a desplegar mi fuerza e incrementar mi voluntad, para que esta aciaga situación por la cual hoy estoy atravesando, se solucione pronto y todo deambule en un simple recuerdo; que todo sea una vivencia por la que tuve que transitar para aprender y ser cada día mejor ser humano, y que solventados esos reveses se me abran los cielos y mis puertas en pro de un futuro de éxito y progreso.

    ¡Oh venerado San Expedito amado; solo te pido que oigas mis plegarias y que por el amor que te caracteriza atiendas desde tu sagrada morada mis ruegos por tantas urgencias acumuladas. Te antemano, te extiendo mi agradecimiento profundo.

    Gracias mi bendecido San Expedito, santo benevolente, ya que estoy seguro de que tu estas aquí conmigo, oyendo mis lamentos, pero sé que mi mejoría se iniciará desde este mismo momento, lo que te agradeceré infinitamente por el resto de mi vida, llevando tu nombre al que lo precise. Amén. (Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Gloria).

    Oración a San Expedito contra la Desesperanza

    Mi glorioso Patrono San Expedito, acudo a ti en esta hora aciaga para que intercedas por mí junto a Nuestro Señor Jesucristo, para que venga en mi auxilio en esta hora de desconsuelo y desesperanza. Tu apreciado patrono de las causas justas y urgentes, que eres el Santo guerrero de los seres afligidos por las penas del alma.

    Sensible y caritativo San Expedito. Tú que eres el Patrono de los desesperados. Tú que eres el Santo de las causas urgentes, cuídame, ayúdame todos los días, brindándome una dosis de fuerza, coraje y tranquilidad ¡Atiende mi llamado! (hacer el pedido).

    Te reitero mi plegaria, Oh Mi San Expedito, para que me ayudes a superar estas horas amargas, quiero que me protejas de quienes puedan perjudicarme, salvaguarda a mi familia, a toda mi gente, atiende mi humilde solicitud con urgencia. Regrésame la paz tan anhelada y el sosiego. ¡Mi San Expedito! Por siempre te estaré agradecido por el tiempo que me queda de vida y promocionaré tu santo nombre a todos los que te oran con Fe. Muchas. Gracias.

    Oraciones para las Causas Perdidas

    ¡Magnífico San Expedito! Tu que has emergido como excelente socorrista de las causas justas y urgentes, hoy te agradezco que intercedas en mi nombre frente al Dios padre todopoderoso, para que no me deje solo y me auxilie en estos momentos de desesperanza y angustia permanente.

    Soberano San Expedito, tú que eres el santo guardián que se esmera por hacer realidad las causas imposibles, el fiel servidor de Dios. Tú que te has convertido en el Santo de los afligidos, de los casos urgentes; bendíceme con tu protección, auxíliame, bríndame tus virtudes y fortalece mi coraje, arrojo, calma, entereza y fuerza. Atiende mi humilde llamado porque me siento abatido y desesperado. (aquí se hace la petición con fe).

    ¡Oh glorificado San Expedito!, no me dejes caer, ayúdame a superar estas complejas situaciones. Cuídame de cualquier amenaza, de todo peligro, de toda cizaña, de las personas y espíritus malignos que quieran dañarme, destruir a mi familia, a mis amigos y hermanos. Préstale atención a mi suplica prontamente.

    Regrésale a mi ser y a mi hogar nuevamente la paz. Supremo San Expedito! Te doy las gracias perpetuamente. Siempre te alabaré y extenderé tu nombre entre todos seres humanos de la tierra y aquellos que quieran alguien como tú, un santo que los escuche atentamente y los atienda con urgencia. Amén.

    Un Soldado Cristiano con la Fe puesta en Cristo

    San Expedito en Procesión

    En la comunidad católica creyente, la historia de San Expedito es digna de admiración. Es un fiel ejemplo y demostración de fe, que todos los cristianos debemos asumir con valentía y dignidad.

    Sus oraciones son únicas, sobre todo ahora cuando este inicuo sistema se ha tambaleado y nos ha mostrado su inmensa debilidad. ¿Ya has rezado sus oraciones?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir