Oraciones para Rescatar mi Fe en Dios

En estas Oraciones para Rescatar mi Fe en Dios, ahondamos en la creencia incuestionable que tenemos en su poder, en su grandeza y en su omnipresencia. Y aunque no lo veamos, lo sentimos y confiamos en Él y su hijo amado, quien nos enseña su gloria mediante las Sagradas Escrituras y el Espíritu Santo.

Estas Plegarias son de gran ayuda, no solo para recapacitar, sino también para buscar la presencia y la misericordia de nuestro Amado Dios Padre.

También Puedes Consultar... Oraciones del Día de Acción de Gracias 

Índice
  1. Oraciones para Rescatar mi Fe en Dios
    1. Oración al Altísimo para Salvar mi Poderosa Fe
    2. Plegaria al Dios Padre para Rescatar mi Fe en medio de la Pandemia
    3. Invocación para Rescatar mi Fe ante la Esterilidad de mi Esposa
    4. Oración para Rescatar mi Debilitada Fe ante las Adversidades
    5. Plegaria para Rescatar la Fe contra las Dolencias
    6. Invocación al Dios Padre para Rescatar y Mantener la Fe
    7. Oración al Dios Padre para fortalecer la Fe ante la Vergüenza
  2. Rescatar la Fe es reafirmar la Grandeza de Nuestro Dios Padre

Oraciones para Rescatar mi Fe en Dios

Oración al Altísimo para Salvar mi Poderosa Fe

¡Oh Sacrosanto Altísimo! Hoy recurro a ti para solicitarte fortalezcas mi debilitada Fe en lo más íntimo de nuestro ser, para que nuestro amado Jesucristo misericordioso viva en nuestros corazones.

Te lo imploro para seguir arraigado y cimentado en el amor, como lo expresó tu discípulo (Efesios 3:16-17), porque la Fe es algo inexpresable, incorpóreo, es nuestra creencia firme e indiscutible sobre la grandeza del Altísimo.

¡Oh Amadísimo Dios Padre Fortalecedor de nuestra Fe! De hinojos ante tus pies me arrodillo para rogarte que, por medio del Espíritu Santo y su gran poder omnipotente, se fortalezca nuestra fe haciendo que como tu hijo amado, se adentre y conviva en nuestras almas.

De esta forma, nuestra Fe podrá irradiar desde nosotros hacia el prójimo con el amor y la compasión que alberga nuestro corazón para extenderlo en obras de bien. Porque si mantenemos muy adentro nuestra Fe podemos hacer que se cumplan los buenos deseos hacia el prójimo. Amen.

Plegaria al Dios Padre para Rescatar mi Fe en medio de la Pandemia

¡Oh Bien Amado Dios Padre! Tú que eres el Dios de la esperanza y de la redención de nuestros pecados, hoy quiero rescatar mi Fe para que nos llene de tranquilidad y así seguir creyendo en ti sin cuestionar tu grandeza y misericordia.

Padre Amado, abrígame con tu sabiduría y cubre nuestras almas con toda la Fe del mundo para que se desborden nuestros cuerpos de esperanzas por el poder del Espíritu Santo, ahora que la situación se ha vuelto tan difícil gracias al Covid-19.

Sabes muy bien, Amado Jesucristo, que la Fe no solo es la creencia firme en nuestro Dios Padre y sus ofrendas. Es también la ilusión de un mundo mejor, lleno de alegría y paz, gracias a la fuerza del Espíritu Santo, para todos aquellos que creen en Él, y confían en sus promesas sagradas. Allí se afirma la esperanza de cada uno de sus hijos creyentes para rescatar la Fe. Por los siglos de los siglos. Amen.

Invocación para Rescatar mi Fe ante la Esterilidad de mi Esposa

¡Oh Bendito y Glorificado Dios Padre! Siempre recuerdo la historia de Abraham, quien a pesar de su avanzada edad y a sabiendas de que su esposa Sara era estéril, nunca se amedrentó y gracias al poder de nuestro Dios Padre recibió fuerza para poder concebir sus hijos, porque lo consideró fiel al que le había hecho la promesa.

Hoy amado Padre te ruego me concedas este milagro y permitas que mi querida esposa, quien ha sido declarada estéril, logre salir embarazada, como le sucedió a Sara, la esposa de Abraham, ejemplo vivo de la fuerza de su fe.

Lléname de fuerzas Dios Omnipotente, aun no soy viejo, pero mi esposa es infecunda, y se nos hecho imposible procrear un hijo. Nuestra fe imperecedera hacia ti será bendecida, al bendecir a (se dice el nombre de la esposa) para que salga embarazada, pues gracias a su fe su sueño será posible.

Sabes que somos personas fieles, respetuosas, obedientes y confiamos en tu mensaje, que siempre difundimos a los cuatro vientos; y asimismo estamos envueltos por tu causa, y con proporcionarle prosperidad a quien nos lo pide. Por los siglos de los siglos. Amén.

Oración para Rescatar mi Debilitada Fe ante las Adversidades

¡Oh mi Amado Dios y Guardia de toda mi vida!, Aprendimos que hay que recibir al que en la fe es débil, pero sin entrar en altercados, pues quien no tiene fe, no puede creer en tu grandeza. Por eso te imploro que fortalezca la fe de todas esas personas.

¡Oh Magnánimo Dios Padre! Quien es “débil” en la fe puede ser rescatado, pues no la ha perdido. Y eso se obtiene por medio de la formación religiosa y cristiana, conociendo las Sagradas Escrituras, que están basadas en tus mandamientos y afianzando en su alma tus enseñanzas, sin necesidad de disputas infecundas.

¡Oh Poderoso Dios Padre! A pesar de encontrarse esa persona débil en la fe, su corazón puede sentir la necesidad de rescatarla; por ello te suplico que la guíes sabiamente para que pueda instruirse en paz y aclararla en comunión con sus hermanos de la iglesia. Amen.

Plegaria para Rescatar la Fe contra las Dolencias

¡Oh Jesucristo Venerado! Siempre recuerdo cuando le dijiste aquel ciego Puedes irte; tu fe te ha sanado” y al momento recupero la visión y se preparó para seguir el camino de la salvación terrenal. Por eso te suplico que te apiades de tanta gente sufrida y acabes con sus enfermedades.

En medio de esta situación, con tantos enfermos a punto de fallecer ¡Puedes imaginarte los que son curados, luego de estar casi agonizantes! Eso es una muestra de que Jesucristo ha puesto e intercedido en sus cuerpos colocando sus manos para levantarlos con esas mismas palabras.

La fe puede sanar a todos los enfermos, pues aquel ciego no había visto nunca a Jesucristo ni había presenciado sus milagros. Aun así, él creyó en su poderío  y en el Mesías, el Dios transformado en su cuerpo. Amen.

Invocación al Dios Padre para Rescatar y Mantener la Fe

¡Oh Altísimo Dios Padre Omnipotente! Mi alma se alboroza en tu fe. Hoy lo he entendido al leer tus Sagradas Escrituras, ya que he sido crucificado con Jesucristo, y ahora yo ya no vivo, sino que Él vive en mí alma. Lo que vivo ahora en mi cuerpo, lo vivo por la fe en tu sacrificado hijo Jesús, quien me amó y dio su vida por mi salvación.

En esta oportunidad, te pido por aquellos que mantienen la fe, que también han sido crucificados como le ocurrió a tu hijo Jesucristo. Ya no son ellos mismos, pues Él vive en sus corazones por la fe que tienen en tu hijo amado, quien nos amó al extremo de ceder su vida para salvación de todos nosotros.

Realmente, sin fe es improbable poder agradarte, pues quien se acerca a ti tiene que creer en tu existencia y grandeza, y que recompensas a quienes te buscan y te ensalzan.

¿De qué forma sentirse uno agraciado ante Dios Padre si no tenemos Fe? Pero si la tenemos y creemos ciegamente que existes, podemos ser galardonados a través de tu sagrada misericordia. Nuestra alegría es infinita si la fe es firme e inmutable. Por los siglos de los siglos. Amen.

Oración al Dios Padre para fortalecer la Fe ante la Vergüenza

¡Oh Respetado Dios Padre! Necesito me orientes y ayudes a fijar la mirada en tu hijo Jesucristo, quien, por el regocijo que le esperaba, cargó y aguantó la cruz con fe, sin sentir la vergüenza que ella significaba para su madre María.

Pero Amado Dios Padre Alabado, ahora sabemos que está sentado al lado en tu trono. Inmenso debe ser su gozo, la alegría y la obediencia que Jesucristo le tenía a Padre, que prefirió la pesadumbre en la cruz, sin hacerle caso a la vergüenza que en esa época eso representaba para María y toda su familia y en su pueblo.

¡Oh Magnificado Dios Padre! Con su ejemplo y entrega hizo que nos perfeccionáramos en nuestra Fe, y ahora estamos conscientes que, por esa abnegación, está sentado con todos sus honores a tu lado. Eso es un prerrogativa bien ganada. Y nosotros, gracias a poder rescatar nuestra Fe, nos sentimos resguardados en el juicio final y para salvarnos. Amén.

Rescatar la Fe es reafirmar la Grandeza de Nuestro Dios Padre

No podemos asumir el rescate de la Fe de forma alegre. Es algo muy serio para nuestra protección y un regalo que cada quien lo acepta a su manera. Aquí entra el libre albedrio que el Altísimo nos ha recordado siempre, lo que no se contradice con la obediencia que le debemos mostrar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir