Oraciones Poniéndonos en Manos del Señor

En estos tiempos tan convulsionados ¿Cómo no ponernos en Manos del Señor ante tantos problemas e incertidumbres que nos acechan? Son tantas cosas que nuestra lista quedaría corta. De allí la necesidad de recurrir a las Oraciones Poniéndonos en Manos del Señor, aunque todas varían dependiendo de las experiencias y sentimientos de cada persona.

Para ponernos en sus manos, algunos le claman directamente a Dios. Otros recurren a Jesucristo, a la Virgen María o a cualquier Santo, y así de esta forma resguardar la familia, los hijos, el trabajo, los amigos, e incluso se le puede pedir por los enemigos. En esta ocasión, les ofrecemos algunas de las más relevantes.

Índice
  1. Oraciones Poniéndonos en Manos del Señor
    1. Oración Poniéndonos en las Manos del Señor contra la Delincuencia
    2. Plegaria contra los Envidiosos en el Campo Laboral
    3. Invocación para Ponernos en las Manos del Señor por la Familia
    4. Oración para Ponernos en Manos del Señor contra los Malos Espíritus
    5. Plegaria al Señor para Poner en tus Manos a los Hijos Emigrantes
    6. Invocación al Divino Niño para Poner en Manos del Señor a los Hijos
  2. Ponernos en las Manos del Señor es Nuestro Escudo Protector

Oraciones Poniéndonos en Manos del Señor

Oración Poniéndonos en las Manos del Señor contra la Delincuencia

Oración Poniéndonos en las Manos del Señor contra la Delincuencia

¡Oh Padre Amado Protector! Hoy con esta Oración quiero ponerme en tus manos, ya que cada vez que me encamino al trabajo o salgo con mi familia de vacaciones, me aturde la delincuencia desatada por culpa de la crisis económica y social, lo cual perturba mi paz.

Por eso hoy, y sin querer ser tan obstinado por lo material, invoco tu santificada benevolencia y poder, para que apartes de mi vida a todos los delincuentes, a quienes no les interesa jugar con el dolor ajeno. Permite que tus manos interfieran y los neutralice.

Permite que nunca nos toquen o atenten contra nuestra vida. Fortaléceme mi Señor Amado, ciérrale la mirada cuando nos vean en la calle; que nunca  encuentren el camino para atacarnos, permaneciendo fiel y leal a ti que has sido mi mejor escudo.

De nuevo, mi Señor Padre te imploro por nuestra seguridad personal y por mi dulce hogar, pues todo lo que allí reposa ha sido fruto de mi esfuerzo y de mi trabajo. Me pongo en tus manos Amado Señor, para que salvaguarde todos mis bienes y no aceptes intrusión de ningún extraño a mi humilde casa.  Bendícela mi Señor, por los siglos de los siglos Amen.

Plegaria contra los Envidiosos en el Campo Laboral

Plegaria contra los Envidiosos en el Campo Laboral

¡Oh, mi Señor Bendito¡ Humilde creador que te esforzaste por obsequiarnos  nuestro mundo! Con sublime humildad clamo a ti y me pongo en tus manos milagrosas para pedirte que alejes de mi trabajo a los envidiosos que con sus energías negativas me desean el mal.

Bendíceme para poder ejercer mi trabajo dignamente, con honestidad y gallardía ya que no es fácil enfrentarse todos los días a gente maligna y a tantas máquinas y equipos complicados. No permitas que falle por mis debilidades. Guíame mi Señor Amado y permite que pueda disfrutar de toda tu bondad.

Siempre te ensalzaré con jactancia en mi trabajo frente a todos los trabajadores con los que me relaciono a diario para difundir la paz, la motivación, la armonía y muy especialmente la fe hacia tu magnanimidad, que es la que me extasía cuando te pienso y siento tu presencia en mi trabajo.

Sabes que en mi trabajo solo broten de mi corazón palabras de amor hacia tu misericordia para tratar de contagiar a los demás con tus palabras vertidas en la Biblia, pues estoy seguro que colocarás en mi boca las palabras convenientes y sin abandonarme en mi trabajo a futuro. Amen.

Invocación para Ponernos en las Manos del Señor por la Familia

¡Bendito Señor! hoy he decidido orarte para poner en tus manos a mi familia y a todas las familias del mundo. Sabes que una verdadera familia no solo está constituida por el padre, la madre, los hijos, la hermana o hermano, esposo o esposa, sino quienes alborozados y repletos de humildad creen y confían en tu poder.

Amantísimo Señor, mi necesidad espiritual acude a tu magnanimidad infinita por deseo de librarse de todos los males que afectan a mi familia..Por eso, desaparece todos los problemas que la aquejan. Otórgame tu conocimiento divino para ser un instrumento ideal en todo lo que Tú me ordenes pues soy un agradecido y convencido de cuan benevolente y capaz eres si cumplimos con Sagradas Escrituras.

Hoy en tus manos, agradezco tu protección para mi humilde familia y por las recientes bendiciones que me has dado hoy y las que recibiré en mi futuro, porque estoy seguro que nos bendecirás aún más.

Te pido también por quienes aún no tienen una familia sólida. Protégelos y cólmalos mi Señor con tu luz sanadora, irradiada por nuestro Jesucristo, por los siglos de los siglos. Amén.

Oración para Ponernos en Manos del Señor contra los Malos Espíritus

Oración para Ponernos en Manos del Señor contra los Malos Espíritus

¡Señor mío Protector! Quiero ponerme en tus manos para que no permitas, que bajo ninguna circunstancia los malos espíritus toquen, alcancen y desestabilicen emocionalmente a mi familia, quienes solo buscan debilitarnos como unidad, para satisfacer sus ambiciones malignas y detestables. Aléjalos por siempre, apártalos de nosotros.

No dejes que esos espíritus generadores del caos y la perdición afecten con su malignidad nuestra tranquilidad, alegría y entereza. Yo, con estas oraciones los enfrento siempre, pero necesito de tu poderoso poder y tu apoyo incondicional para enfrentar sus acechanzas.

¡Señor Mío Alabado! Si tú me lo concedes yo podré estar tranquilo y seguro de tu protección y estabilidad, para bien de toda mi familia, que está consagrada por completo a tu gloria, por los siglos de los siglos. Amen.

Plegaria al Señor para Poner en tus Manos a los Hijos Emigrantes

¡Glorificado Señor!, Tu que eres el Dios del amor,  a ti quiero pedirte que colmes de protección a todos mis hijos, pero sobre todo a quienes están fuera del pais, sin cuidado ni protección.

Bríndales la protección necesaria. Resguárdalos Señor donde quiera que estén. Muéstrale que tú eres su protector y permite que en sus caminos hallen  personas dadivosas y les brinden lo necesario, para que vivan con dignidad y respeto ante ti.

Con mucha fe, te suplicamos que poses tus manos sobre todos nuestros hijos e hijas. No me los abandones Padre. Ponle a su lado a Jesús para que los ampare y guie en tu nombre. Bendícelos y acompáñalos en sus senderos. Por los siglos de los siglos. Amén.

Invocación al Divino Niño para Poner en Manos del Señor a los Hijos

Invocación al Divino Niño para Poner en Manos del Señor a los Hijos

¡Oh Bendecido Divino Niño!, aquí vengo repleto de esperanzas, para suplicar tu misericordia, porque quiero que tus abundantes tesoros los derrames sobre mis hijos e hijas y los protejas, que solo desean amor y generosidad. Haz que nuestros hijos e hijas se queden siempre contigo para que se alejen del mal y se hagan semejantes a Ti, creciendo en sabiduría y gracia delante de nuestro Señor y de los hombres.

¡Nunca dejaré de adorarte mi Divino Niño Jesús! Porque tu alma pura y noble, guía a nuestros hijos e hijas y los bendice en sus pasos; concédele la gracia para mitigar la desesperación que sobrellevan en su cotidiana. Con profundo amor te pido que con tus manos prodigiosas los protejas.

Por nuestros hijos e hijas imploro tu poder y tu atención porque conoces muy bien nuestros pesares y todo te lo confío, dale la sabiduría necesaria.  No acudo a ti en vano, pues convencido estoy que eres el Unico y Verdadero, el auxilio de todos los cristianos.

Recuerda, ¡Oh mi Niño Bondadoso! Que jamás nadie te ha suplicado antes sin tu recibir tu anhelada ayuda. Por ello, totalmente repleto de amor y esperanzas, me postro de hinojos ante tus pies para que me cumplas lo que te pido: (repetir lo que se quiere obtener).

Reconfórtalos Amado Divino Niño, oye sus lamentos y dales consuelo, apóyalos, pero sobre, resguárdalos con tu misericordia infinita. Amen. (Rezar el Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria. Hacer la oración y los rezos tres días seguidos).

Ponernos en las Manos del Señor es Nuestro Escudo Protector

Ponernos en las Manos del Señor es Nuestro Escudo Protector

Es una buena oportunidad la que todos tenemos de elevar nuestras humildes Oraciones Poniéndonos en Manos del Señor. Son completamente gratuitas. Aprovéchalas al máximo y rézalas siempre a nuestro Padre Eterno antes de acostarte.

Cuando elevamos al cielo estas plegarias, lo hacemos con la convicción de que pronto todo lo malo será superado. Rézalas con dedicación y entrega, orándole siempre al Señor porque ¡Qué mejor que ponerse en las manos del Señor!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir