Salmos Bíblicos Poderosos

Desde nuestro punto de vista todos los salmos son poderosos, porque emanan del poder, de la omnipotencia de nuestro Dios Padre. En estos Salmos Bíblicos Poderosos ampliaremos aún más esta temática. Las Sagradas Escrituras son muy clara al respecto, cuando magnifican la gloria y el poder, pero por mucho que confiemos Pedro nos recuerda que debemos practicar el dominio propio y mantenernos alertas porque “el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar." (1 Pedro 5: 8).

Satanás, nuestro enemigo común, es una entidad real, con autoridad en este mundo para gobernar desde las tinieblas y promover el mal, es decir, debemos tener clara la idea de que luchamos de alguna forma contra poderes malignos. En Efesios 6: 10-18, es Pablo quien advierte que los creyentes luchan contra los planes de Satanás, cuyo poder debe ser enfrentado con un poder superior. Y ese es precisamente  el que nos concede nuestro Dios Padre, especialmente ese poder que anida en nuestros corazones.


Índice

    Salmos Bíblicos Poderosos

    Salmos Bíblicos Poderosos

    Salmos 34:14

    “Apártate del mal, y haz el bien; Busca la paz, y síguela.”

    Tal y como lo señalan estos Salmos Bíblicos Poderosos para lograr la paz, definitivamente hay que alejarse del mal, porque es como una bacteria, que, si no se ataca, contamina todo el cuerpo y mata. El mal, promovido por Satanás, el Ángel enemigo que se reveló contra nuestro Dios, no le conviene a nadie porque nos trae calamidades, tristezas, angustias y mucha desolación en nuestras almas. La Paz es lo contrario.

    Es un estado de crecimiento, de armonía, de regocijo, de progreso, de serenidad, en fin, de perpetua calma cuando nos aferramos a nuestro Dios Padre. Solo la paz debemos seguir y fomentar en nuestras comunidades para alcanzar el bienestar colectivo.

    Salmos 119:165

    “Mucha paz tienen los que aman tu ley y no hay para ellos tropiezo”.

    Las leyes y mandamientos que nos dejó el Dios Padre a través de las Sagradas Escrituras, están inspiradas todas para darnos y preservar nuestra paz. Todas se encaminan hacia ese estado de bienestar y gozo, para quienes son obedientes y siguen sus enseñanzas.

    Quien las cumpla transitará por senderos abiertos, donde los obstáculos ya no se verán. Serán caminos sin tropiezos, solo para avanzar hacia la tranquilidad y el progreso de nuestras vidas.

    Salmos Bíblicos Poderosos

    Salmos 119:9

    “¿Cómo puede un joven llevar una vida íntegra? Viviendo de acuerdo a tu palabra”.

    En la mayoría de los casos los jóvenes buscan actuar o comportarse según lo que dicte la sociedad, pero muy pocos se dedican en su cotidianidad a agradar al Dios Padre ¿Pero que es ser Integro? Significa ser honesto, justo, humilde, correcto, respetuoso, servicial y sobre todo amoroso.

    Sin embargo, la mayor muestra de integridad se complementa cuando vivimos conforme a la Palabra, vertidas en las Sagradas Escrituras. Solo así podremos alcanzar esa virtud, tan necesaria en estos tiempos difíciles para nuestros jóvenes, especialmente en aquellos que se interesan por estar al tanto de lo que Dios espera de ellos en cada situación.

    Salmos 103:1-3

    “Alaba, alma mía, al Señor; alabe todo mi ser su santo nombre. Alaba, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él perdona todos tus pecados y sana todas tus dolencias.”

    Dios siempre otorga a sus hijos sanidad espiritual y corporal. Nuestra alma se remoza si nos encaminamos en función de las bondades y bendiciones que nuestro Dios Padre nos ha dado. Bueno es siempre recordar todo lo que nuestro Dios Padre ha hecho por todos nosotros, aunque nos encontremos en medio de calamidades o dificultades.

    Tengamos siempre presente que nuestro Dios Padre Misericordioso nos regaló vida eterna. Nos concedió el perdón de todos nuestros pecados y nos bendijo con la sanidad de todas nuestras dolencias, tanto las del cuerpo como las del espíritu, porque el poder de Dios es ilimitado.

    Salmos Bíblicos Poderosos

    Salmos 107:19-20

    “En su ansiedad clamaron al Señor, y él los salvó de su aflicción. Envió su palabra para sanarlos, y así los rescató del sepulcro.”

    Bendito Dios Padre que siempre escucha nuestros lamentos y suplicas. Por ello en medio de nuestras enfermedades y dolencias, tanto físicas como espirituales, debemos acudir al Dios Padre y a Jesucristo su hijo amado para clamarle y rogarle que interceda ante su Padre para él nos escuche y nos meta sus manos milagrosas.

    En este Salmo, observamos que los israelitas recuerdan cuando nuestro Dios Padre se había sentido angustiado. Pero al clamarle a Dios, él les concedió la salvación y mucha salud. Es decir, aquí Dios envió su palabra certera y milagrosa para sanarlos por medio de alguien (¿Fue acaso uno de sus ángeles?), resguardándolos y rescatándolos de la muerte segura, pues la situación era sumamente grave. Pero para nuestro Dios Padre no hay nada imposible cuando en su corazón está la decisión de sanarlos.

    Salmos 55:16-18

    “Pero yo clamaré a Dios, y el Señor me preservará. Mañana, tarde y noche suplico angustiado, y él me escucha. Aunque son muchos quienes me combaten, él me rescata, me salva la vida en la guerra que se libra en contra de mí.”

    Hay momentos en los que no nos acordamos de clamar a Dios en medio de nuestras preocupaciones o dificultades. Nos cegamos ante las amenazas que nos rodean y por la magnitud de los problemas. Sin embargo, siempre que clamamos a Dios él nos escucha y pasa a la acción.

    Puede ser que en el momento de una enfermedad o de la guerra que nos acecha, no nos libere y la domine por completo, pero siempre nos bendice con la paz que requerimos, dándonos una nueva perspectiva de la realidad que vivimos. Estos Salmos Bíblicos Poderosos nos recuerdan que nuestras vidas están en sus manos y en nuestro amado Dios Padre y su hijo amado Jesucristo tenemos nuestra salvación eterna.

    Salmos Bíblicos Poderosos

    Salmos 85:8

    “Voy a escuchar lo que Dios el Señor dice: él promete paz a su pueblo y a sus fieles, siempre y cuando no se vuelvan a la necedad.”

    En verdad considero y creo firmemente en que nuestro Dios Padre se encuentra siempre muy cerca de nosotros como vigilándonos en medio de cualquier circunstancia. Si le presto la debida atención podré oír su voz bondadosa y sanadora.

    Debemos tener el tiempo necesario para hacer silencio ante nuestro Dios Padre y así poder oír sus palabras y su voz; pero hay que hacerlo obedeciéndole, ya que, en la obediencia, como un deber, es donde encontramos el verdadero sosiego, para que le podamos servir con todas nuestras fuerza y pasión. Con todo nuestro ser hay que servirle y transitar sabiamente nuestras vidas, viviendo acorde con su voluntad. Solo así podremos lograr que nos bendiga y cumpla nuestras plegarias.

    Salmos 116: 1-4, 8-9

    “Amo a Jehová, pues ha oído mi voz y mis súplicas; porque ha inclinado a mí su oído; por tanto, le invocaré en todos mis días. Me rodearon ligaduras de muerte, me encontraron las angustias del Seol; angustia y dolor había yo hallado. Entonces invoqué el nombre de Jehová, diciendo: ¡Oh Jehová, libra ahora mi alma! Pues tú has librado mi alma de la muerte, mis ojos de lágrimas, y mis pies de resbalar. Andaré delante de Jehová en la tierra de los vivientes.”

    Estos Salmos Bíblicos Poderosos nos relatan una acción de agradecimiento, es decir, una acción de gracias, por ser salvado el salmista de la muerte. <es este un verdadero Salmo de poder y de mucha energía que dirige su mirada al Señor, poniendo el alto su misericordia, su poder y protección.

    Salmos Bíblicos Poderosos

    Salmo 57: 1-3

    “Ten misericordia de mí, oh Dios, ten misericordia de mí; porque en ti ha confiado mi alma, y en la sombra de tus alas me ampararé hasta que pasen los quebrantos. Clamaré al Dios Altísimo, al Dios que me favorece. Él enviará desde los cielos, y me salvará de la infamia del que me acosa.”

    Se conoce este Salmo 57 como un “Mictam” o himno cantado por el Rey David, durante su huida del Rey Saul a una cueva. Este hermoso poema nos revela e instruye en como nuestro Dios Padre resguarda y salva a sus siervos y les concede la libertad de todas sus angustias. Y estos Salmos Bíblicos Poderosos lo confirman.

    Salmos Bíblicos Poderosos para Librarnos de Satanás

    Salmos Bíblicos Poderosos

    Las Sagradas Escrituras de la Santa Biblia nos hacen referencia a diferentes salmos sobre el poder, sobre la fuerza poderosa que nos viene de nuestro Dios Padre para enfrentar a diario la guerra espiritual, que enfrentamos en contra del poder del maligno. Si se cuenta con la suficiente fe y confianza en nuestro Señor Jesucristo todo será posible, y no habrá enemigo que con su poder pueda interponerse en el camino recto de un legítimo y genuino anunciador de la paz y la palabra de nuestro Dios Padre.

    En este sentido, estos Salmos son un arma de suma importancia y conocerlos a través de su lectura y correspondiente análisis e interpretación nos permite conectarnos con el mensaje de salvación que nos viene del poder misericordioso y omnipotente del Santo Padre, que está sustentado en la justicia, la solidaridad, el respeto, la felicidad, la abundancia, la igualdad, el amor, la confianza y la paz verdadera y duradera.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir